Llegar al SABF: Mi experiencia

Orlin Edgardo Chávez es un ingeniero industrial graduado de la Universidad Católica de Honduras. Fue participante del SABF 2008 y en este artículo relata su experiencia a la hora de buscar fondos para poder realizar el viaje de Honduras a Buenos Aires. Agradecemos a Orlin por haberse tomado el tiempo en relatarnos su historia y esperamos que sirva como inspiración para todos aquellos que deseen participar en la edición 2009!

orlin1Que interesante es poder desafiar las distancias y el tiempo, distancias que una vez sobrevoladas se convierten en metas cortas y en sueños alimentados; una vez que uno sale de casa hacia otro lado la mente se despeja y ya para uno cualquier lugar ya no es problema si no más bien es cuestión de pretender soñar menos. Recuerdo muy bien que el primer viaje que hice fuera de mi país fue a El Salvador con el fin de participar en un evento académico, evento al que asistí totalmente patrocinado, tanto por empresas como por personas naturales, y después de ese viaje corto ya mi visión era totalmente diferente respecto a cruzar fronteras.

Al paso del tiempo se me ha dado la oportunidad de conocer varios países a nivel Latinoamericano con el fin básico de asistir y participar en una serie de eventos educativos. Después de El Salvador asistí a un congreso a la ciudad de Quito-Ecuador en el año 2006, en la cual se dio la coyuntura de que una empresa textilera llamada “PRODUTEXTI” me invitara a participar en su organización para realizar unos Manuales de Calidad durante tres meses, oportunidad que aproveche hasta principios del 2008 y previo a ello estuve en la ciudad de Santa Cruz – Bolivia en el 2007 en otro evento para el desarrollo de mi formación profesional, no está de más mencionar que a todos estos eventos logré asistir completamente patrocinado desde boleto aéreo hasta hospedaje y alimentación.

La razón fundamental por la cual estoy escribiendo en este espacio es para contar mi experiencia en lo que fue mi asistencia en el South American Business Forum “SABF 2008”. Realmente no fue nada fácil, pero no imposible, conseguir el patrocinio necesario que me llevara hasta la preciosa ciudad de Buenos Aires, Argentina. Mi trayectoria comenzó con una Fundación Alemana llamada Frederich Ebert que se encarga de becar jóvenes para formarlos en su programa llamado Agentes de Cambio (tema central del SABF 2008) el cual fue rechazado por falta de fondos, pero sin embargo de ahí me dieron una serie de nombres a la cual podía acudir con el mismo objetivo, siendo entre ellos El Instituto Nacional de la Juventud en Honduras que después de varios días de insistencia me patrocinaron con 200 dólares. A todo esto, todas las instituciones tardaban mucho en contestar de manera que cada día que pasaba era una posibilidad menos de que asistiera al evento, pero creo que mi persistencia en las cosas, mi perseverancia y por supuesto mi fe puesta en Dios no me permitían de manera muy segura desistir ante la meta que me había propuesto. Luego de mucho tiempo de aguardo y de un sinfín de notas que mande a cientos de empresas e instituciones y después de que todas las empresas habían dado una respuesta negativa a mi petición, sólo tenía el apoyo de I.N.J. y a pocos días del evento regrese a COPA AIRLINES que estuvo dentro de la numerosa gama de empresas a la que acudí y que ya me habían dado una respuesta totalmente negativa, me costó durante cuatro días encontrar al Gerente General, pero el día que lo ubiqué me avoqué directamente con él esta vez, ya que la vez anterior fui atendido por su asistente, le volví a plantear la situación y sin vacilar precisamente una semana y media antes del evento, decidió patrocinarme con todo el boleto ida y vuelta aterrizando en la ciudad de Córdoba – Argentina y de ahí viajar por tierra hasta Buenos Aires. Por supuesto que con 200 dólares no podía cubrir todo mi viaje así que seguí con la solicitud de patrocinio alcanzando de esta manera presupuestarme con todo lo que necesitaba.

Espero de manera muy personal que todo este comentario sirva para animar a todas aquellas personas que creen que este tipo de cosas son imposibles, realmente allá afuera en el mundo real, hay personas que desean ayudar y colaborar pero todo está en la transparencia y sinceridad con la que uno planteé la situación y por supuesto mostrarse agradecido una vez que lo han apoyado a uno, con el fin de dejar las puertas abiertas para otra oportunidad que se presente.

Leave a Reply