Internet ¿Derecho Humano?

En posts anteriores hemos hablado de telecomunicaciones, estudiando su impacto en la sociedad y las nuevas oportunidades que brindan a las nuevas generaciones así como la necesidad urgente de parte de los distintos gobiernos, de acortar distancias de acceso a la información entre distintos tipos de sectores socioeconómicos.

Y todo esto, nos lleva a la base del acceso a las telecomunicaciones. La información.

Sea utilizada para informarse de la actualidad, para aprender de nuevas ciencias, debatir sobre ideas o simplemente organizar un partido de fútbol, el transporte de la información es vital en cualquier sociedad del mundo. Mientras que hace siglos, el acceso a un libro era para clases altas de la sociedad, hoy en día millones de publicaciones, ideas u opiniones son accesibles fácilmente a través de la red.

Este fluído intercambio de ideas genera mayor conocimiento y una mejor heterogeneidad del mismo entre los ciudadanos, favoreciendo las ideas básicas del Republicanismo. La igualdad entre los ciudadanos se alcanza solamente cuando sólo nos diferenciamos por nuestras virtudes; y los gobiernos deben darnos la misma igualdad de oportunidades para poder superarnos en ellas.

Pero es también importante que este acceso a la información no esté limitado. La prensa ha sido llamada “el cuarto poder” ya que a través de la emisión de cierta información puede modificar sensiblemente la percepción del ciudadano, cambiando su opinión. Esto puede ser mucho más fuerte que cualquier otro poder del Estado y beneficiar a algunos grupos privados a favorecer sus intereses; algo que ha sucedido a lo largo del tiempo, debido a que la creación de un medio de prensa requiere inversiones importantes, costos continuos y por supuesto, la autorización gubernamental.

Sin embargo, el Internet nos brinda otra herramienta distinta a las establecidas, que claramente revoluciona ese establecimiento del cuarto poder. Al no existir un claro lineamiento de que se puede escribir o no en la red, con servidores distribuidos globalmente evitando controles de un solo gobierno y con costos bajos para los que comienzan, las distintas opiniones pueden ser vertidas y todos los puntos de vistas reflejados.

Solamente a través de la libertad de la información, el ciudadano será capaz de recibir, reflexionar y concluir sus ideas, sin necesidad que ningún interesado le diga que o como pensar.

Aunque varias corrientes filosóficas aún discuten su verdadero significado, la “verdad” es algo buscado por todo ser humano y entiendo que para alcanzarla, es necesario el acceso a cualquier medio de información posible.

“Veritas liberabit vos” o “la verdad os librerará” en castellano, es una prima máxima que contempla lo valioso que es conocerla, y para ello, poder acceder a la información que nos dirija hacia la misma. Algo que muchos gobiernos saben, y por ello, intentan que sus ciudadanos, no la alcancen.

El acceso a Internet es la fuente más democrática y fácil de acceder a la información y con ello, liberar al ciudadano del intento constante de interesados en guiar su atención a puntos en particular. En esta época, deberíamos comenzar a verlo como un derecho FUNDAMENTAL.