Mi experiencia como delegado

“Es impresionante como tres días pueden cambiarte la vida” es una de las tantas expresiones usadas por aquellos que han sido participantes del SABF. Me identifico totalmente con esta frase y me incluyo en el grupo de personas que la han usado.

Todo empezó en el año 2011, cuando navegando por la red apareció un anuncio referente al SABF. Me llamó mucho la atención porque hasta ese momento desconocía la existencia de este tipo de eventos. Empecé a indagar un poco más y a llenarme de todo aquello que implicaba el foro, lamentablemente las aplicaciones para la séptima edición del evento habían culminado días atrás; sin embargo mi entusiasmo por ser parte del SABF no desistió, por lo contrario se acrecentaba con el pasar de los meses, en los que la expectativa por el lanzamiento de la octava edición era cotidiana.

El día tan ansiado llegó, las aplicaciones para la octava edición del South American Business Forum habían empezado. Con mucho entusiasmo comenté dentro de mi grupo de amigos todo aquello que conocía referente al SABF, con la expectativa de motivar e incentivar la participación de mis allegados. Con el pasar de los días de a poco iba completando mi aplicación, siendo muy cuidadoso en cada detalle, con la firme esperanza de poder ser parte del evento del cual tanto había leído. Pasaron algunas semanas y empezó un nuevo ciclo académico universitario en Ecuador, y fue entonces que tuve la iniciativa de promover el evento dentro de mi universidad, y al requerir los permisos pertinentes pude realizar la presentación del SABF en cada clase a las que en ese entonces me encontraba inscrito. Al finalizar cada presentación me daba cuenta, que la acogida, no era la que yo esperaba, las preguntas eran pocas y se notaba en el ambiente poca curiosidad sobre el foro. Sin embargo seguí adelante en la promoción del evento a través de las redes sociales.

Concluido el periodo de aplicación para la octava edición del South American Business Forum, se informó por parte de los organizadores que los resultados serían expuestos en los primeros días del mes de Junio, me sorprendió mucho que la información fuera revelada el primer día del mes. Era viernes, había sido un día bastante agitado, y luego de una larga jornada, llegué a casa y me dispuse a revisar mi correo electrónico como de costumbre, y fue entonces cuando supe que yo formaba parte de los 100 asistentes seleccionados del SABF. La alegría me inundó, no se puede expresar con palabras lo realizado que me sentía por haber sido seleccionado. Posteriormente llevé a cabo todos los trámites pertinentes para que mi presencia en el foro se haga efectiva. Y fue así, que el 2 de agosto, arribé a Buenos Aires y los días 3, 4 y 5 sin duda alguna han sido los más relevantes en mi vida; fueron jornadas muy intensas en las que estuve rodeado por personas excepcionales, con las cuales hasta la actualidad guardo contacto, días que cambiaron mi vida, días en los que potencie mis sueños y en los que aprendí que querer es poder. Al finalizar el evento y al empaparme un poco más del programa de delegados del SABF, mi interés en promocionar el evento se acrecentó y fue de este modo que luego del lanzamiento del SABF 2013 “Replanteando las reglas del juego” realicé las instancias necesarias para ser parte del programa de delegados, para de este modo incentivar la participación de más jóvenes en el evento.

Dentro de mi institución de momento he brindado tres conferencias denominadas “Atrévete a soñar” en las cuales hago referencia a todo lo que implica ser parte de SABF y cómo aquellos que tengan ideas y propuestas para cambiar realidades adversas de nuestra región pueden tener un espacio para compartir y debatir estas ideologías con un grupo muy distinguido de personas. Adicional a esto, he brindado charlas informativas de cómo postular y ser parte del South American Business Forum en su novena edición, es un cambio tremendo ver la acogida y el entusiasmo de muchos estudiantes por ser parte del foro, y esto se debe a que el haber vivido la experiencia SABF me brindó las herramientas necesarias para llegar de mejor manera a las personas.

Al inicio de este post, empecé mencionando como llegué a ser parte del foro, y creo que es importante, porque confío en que muchos de los participantes se identificarán con el hecho de promover el SABF incluso sin haber asistido al evento, de esta manera puedo concluir que ser delegado del SABF es ser delegado del cambio, es romper fronteras, es querer un mundo mejor, es darse cuenta que no estamos solos, y que hay más que al igual que nosotros quieren cambiar positivamente al mundo.

One Response

  1. Martin Signori 28/04/2013 at 10:16

    Excelente nota!!!

Leave a Reply