Hijos del Rigor

Siento la necesidad de escribir este post, quizá pensando que las cosas importantes se dejan para último instante,  porque siempre especulamos con el tiempo. Pero uno nunca sabe si lo habrá.  Además, vivimos en un mundo que se caracteriza por la fugacidad y, así, nunca terminamos de disfrutar  la vida.  Somos universitarios o trabajamos  y eso es sinónimo de escasez de momentos para hacer todo lo demás.  ¿Alguien leyó un libro sobre cómo aprovechar cada minuto del día? Siempre quise leer sobre esa temática pero me falta tiempo ¿Por qué  no decretan  un día de 36 horas para que terminemos de rendir al 100%? Creo que aunque se alargue media jornada más, siempre estaremos rindiendo menos porque  siendo Hijos del Rigor, creo que nunca llegaremos a ser lo eficientes que queremos ser.

Algunos comienzan el día de mal humor, sin ganas de seguir con la rutina, pero es conveniente adquirir hábitos para capacitarnos en  aprovechar el tiempo.  Y en este caso concreto, si tenemos que estudiar  o trabajar, nuestra obligación para que la región Latinoamericana crezca, es tratar de ser los mejores, no por vanidad u orgullo, sino porque el progreso necesita de cada uno de nosotros, en realidad, de cada individuo del planeta.

Para eso hay que aumentar las horas dedicadas al conocimiento, y  tener hábitos de estudio.  Primer propósito: ser hijos de la eficacia o anti hijos del rigor.  Puede ser que ni siquiera tus familiares se den cuenta si estudiaste de una manera correcta o sólo para aprobar,  pero en tu interior sabrás que hiciste lo correcto. Y  aprender con anticipación tiene sus beneficios, por ejemplo, terminar antes de estudiar y  poder dedicarte a otras cosas, y además, podrás optar si quieres quedarte despierto la noche anterior. Dicen que los que descansan  las ocho horas de sueño y se relajan, memorizan mejor lo que han aprendido ese día. Ocho horas es un lujo, ya lo sé, pero es lo que recomiendan los médicos.

El segundo consejo es tener una agenda con los horarios y planes de todo el cuatrimestre, para anticipar y prever problemas a futuro. Siempre hay cosas imprevistas, de eso se trata la vida.  Pero si todo es sorpresa y nos enteramos 48 horas antes de  lo que tenemos que estudiar,  nos volvemos histéricos y  estresados.

Último consejo, define tus prioridades, lo que no esté entre ellas,  descartala (no en tu vida sino en el período de exámenes), por algo no están primero, pero  a veces, somos incoherentes y las terminamos priorizando, me refiero a chatear con medio país o dedicarle horas a las redes sociales, cuando ni siquiera tenemos leído el  primer módulo de la bibliografía.

Si pensás aplicar al SABF y escribir el ensayo, no seas  Hijo del Rigor, sumate, las inscripciones cierran el 06-05-12. Para más información: www.sabf.org.ar

Deja un comentario