#SABFersInTheWorld

Mi Punto de Partida

Nota de María Florencia Kraus, Embajadora SABF 2018.

 

Nuevamente me encuentro delante de una computadora escribiendo sobre temas que me apasionan. Esta vez tengo el honor de contarle a todo el mundo (o al menos intentarlo) lo que se vive en tres días del South American Business Forum – SABF. Quiero contarles cómo fue mi recorrido: el antes, el durante y el después de formar parte de, lo que fue para mí, LA MEJOR CONFERENCIA INTERNACIONAL QUE EXISTE (no sobra ninguna mayúscula). Por eso, voy a intentar poner en palabras lo que fueron los tres días más intensos de mi vida.

Todo era normal y rutinario. Hacía tiempo me encontraba en la búsqueda de alguna actividad diferente a la cual me pudiera presentar, pero ya había desistido. De repente, una mañana, mientras desayunaba antes de ir a trabajar, vi en televisión a una embajadora del SABF, contando qué era, y cómo había que hacer para poder participar. Sin pensarlo dos veces, ingresé al sitio web y me registré, sin leer demasiado sobre qué se trataba. Llegué a mi local de indumentaria y, en un momento de aburrimiento, pensé en evaluar en detalle a qué me había inscripto. Fue ahí que comenzó lo que he llegado a describir como un momento de pánico y alegría entremezclados, arribando a la pregunta de rigor: “Florencia, ¿en dónde te metiste?”.

Muchas veces nos enfrentamos a situaciones donde nos sentimos incómodos, donde nuestra zona de confort se ve invadida por nuestros miedos y por limitaciones que sólo existen en nuestra mente. Preguntas como “¿seré lo que buscan?” y “¿seré suficientemente bueno?” nos asedian y no nos dejan desplegar nuestros talentos. El SABF me permitió, entre otras cosas, lograr enfrentarme a ese otro yo que me limitaba, y probarme que no hay nada que pueda detenernos cuando de cumplir nuestros sueños se trata.

Fue así que empecé la escritura de mi ensayo, con muchas dudas, intentando poner en palabras todo lo que esos tópicos despertaban en mí, y, después de mucho releerlo, de usar hasta la última palabra que podía encontrar, clickeé “enviar ensayo”. Sólo quedaba esperar…

Debo admitir que las semanas de espera se hicieron eternas y, cuando menos lo esperaba, llegó el mail tan ansiado: estaba en mi casilla de correo y me felicitaba por ser una de las seleccionadas. Todo lo que vino después fue alegría y ansiedad. Empezaba a tener contacto con los chicos de “students”, a conocer participantes y, entre reservas de hotel, compra de pasajes, y armado de valija, llega el día en que me encontraba sola viajando a Buenos Aires y, aunque otra vez las preguntas asedian, en esta ocasión no tenía miedo, porque era parte de algo más grande, algo increíble.

Llega el primer día de conferencia y no podía creer que estaba ahí. Desde el comienzo, fui conociendo a gente con la que sólo había tenido contacto “virtual”. Casi sin que me dé cuenta, las historias y los speakers dieron lugar a que miles de ideas surjan con fluidez y no pude dejar de pensar en cómo aplicarlas cuando vuelva a mi ciudad. El segundo y tercer día de conferencia estuvieron llenos de experiencias académicas y culturales, que me enriquecieron enormemente.

El ambiente es creado por un equipo organizador que está en todos los detalles a pesar del cansancio, y que hace de esta experiencia un mundo de conocimientos, sensaciones, emociones y sueños. Y aunque sabía que en algún momento se iba a terminar, deseé que dure para siempre. Sabía que había abrazos que iba a tardar en volver a disfrutar porque ya no eran sólo “sabfers“: eran amigos, que iban a durar en el tiempo, sin importar las distancias.

Si me detengo y pienso qué cambió en mí después del SABF, no puedo elegir una sola cosa: me hizo entender que los jóvenes somos el cambio, y que sólo podemos lograrlo trabajando en nuestro propósito compartido, que es el de un mundo mejor. También entendí que, aunque seamos distintos, con diferentes nacionalidades, culturas, idiomas y personalidades, todos nos igualamos siendo humanos, y que no hay excusas para no mirar al otro y trabajar a la par, respetando ideas y construyendo siempre en pos de lograr un mundo mejor.

El cambio no se realiza desde la queja sino desde el movimiento. Esa fue la premisa que me llevó a aplicar, y es la misma que me mueve hasta el día de hoy. Para empezar, siempre es necesario un primer paso y formar parte del SABF fue el mío, mi punto de partida. Puede ser el tuyo también.

#SabfersInTheWorld: Enterate en qué están otros Sabfers y compartí tus historias con nosotros!

#SabfersInTheWorld: Conocé a Tulio Dávila

Tulio es de esos Sabfers que entienden que el SABF no es sólo un foro de 3 días, sino mucho más. Se mantuvo conectado con otros Sabfers y encontró en el SABF el estímulo de su actual trabajo y vocación. Es venezolano, egresado de Economía de la Universidad de Carabobo y participante del SABF en dos ocasiones, 2013 y 2014.

El hilo conductor de su experiencia es, sin dudas, el liderazgo y la inquietud social. Es fundador de la ONG “Fundación Cuenta Conmigo”, y fue seleccionado para representar a la juventud iberoamericana como orador en la Cumbre de Vanguardia Iberoamericana en Panamá; además es becario del Programa “Lidera” de la Fundación Futuro Presente y del encuentro Child and Youth Finance International (Naciones Unidas). Participó del World Future Congress en San Francisco y es voluntario del programa “Economía para Jóvenes” del Centro para la Divulgación para el Conocimiento Económico (CEDICE).

El foco en la colaboración multisectorial

La situación venezolana es muy crítica. El mapa de conflictividad social abarca casi todo el país. No hablamos de eso. Pero como muchos jóvenes venezolanos, Tulio está movilizado por la situación. Se preocupa, se ocupa. Ante la pregunta por los retos actuales, menciona “la necesidad de fomentar la colaboración entre el sector privado, el sector público y el tercer sector”. Trabaja en eso, con la implementación del primer Distrito de Mejora Empresarial en Venezuela para recuperar zonas comerciales que se encuentren en estado de deterioro. En su blog personal, elvaloragregado.com, Tulio escribe llamando a la acción “Los empresarios pueden lograr acuerdos con el sector público para mejorar sus empresas mediante el desarrollo de Distritos para la Mejora de Negocios en su zona […], tomando en cuenta que cada vez se hace más necesario la revitalización de espacios de nuestra ciudad para que podamos disfrutar de ella como lo merecemos”.

Desde España, Tulio visita instituciones públicas, universidades y empresas, contribuyendo a la colaboración multisectorial, trabajando como coordinador de Spamex, un programa del Instituto Iberoamericano de Movilidad Internacional avalado por el gobierno de México .

Conocé más sobre Tulio en este video y si querés sumar tu experiencia al ciclo #SabfersInTheWorld, escribínos a clara.antonio@sabf.org.ar.

#SabfersInTheWorld: Enterate en qué están otros Sabfers y compartí tus historias con nosotros!

 

Llegar a ser un Sabfer

Nuestras experiencias en SABF son siempre inolvidables. SABF reúne a 100 destacados estudiantes universitarios y 40 líderes de negocios, académicos y políticos durante 3 días en Buenos Aires. Desde que el SABF comenzó en 2006, más de 1000 estudiantes han sido parte del Foro procedentes de todo el mundo.

Fui parte del SABF en 2011 y 2013 y tuve la oportunidad de discutir y debatir temas de importancia mundial, encontrarme con líderes increíbles y aprender de ellos. Para mí, SABF fue el comienzo de una vida académica y profesional llena de oportunidades.

Si querés vivirlo, aplicá! Quedan sólo 6 días para el cierre de aplicaciones! No te lo pierdas! Así es como se llega a ser un Sabfer.

Convertirte en Sabfer te permite entrar a esta comunidad diversa, rica y creativa de personas que comparten una pasión por contribuir a hacer del mundo un lugar mejor.

 

Una vez Sabfer, siempre Sabfer

Después de nuestra experiencia en SABF pasamos a formar parte de un nuevo grupo de amigos con los que debatir, compartir ideas, desafíos, trabajo, viajes y más. Quienes fueron parte saben de lo que estoy hablando.

Hay muchas maneras de mantenerse en contacto con Sabfers, aplicar una segunda o tercera vez al SABF o a alguna otra student-run conference, trabajar en red con otros Sabfers, ser embajador, etc. Ya sea para tu desarrollo professional, oportunidades, programas de becas, consejos de viaje, nuevas conferencias o actividades post-SABF, un Sabfer siempre está listo para ayudarte. Es por eso que ser un Sabfer es un privilegio. Donde quiera que estés, las puertas se abren. Y, al mismo tiempo, es un compromiso emocionante.

 

Finalmente #SabfersInTheWorld

Mientras pensaba en el tema de esta entrada del blog, me preguntaba por qué no construir una sección donde podamos seguir historias de Sabfers de todo el mundo: lo que están haciendo y dónde su vida los ha llevado. Sea cual sea su campo, cualquiera que sea su trabajo y estudio, SABF es esencialmente un mundo lleno de historias, de los miles de estudiantes que han pasado a formar parte de esta comunidad. Creo que en el apuro de la tecnología y las interconexiones, compartir experiencias y mantenerse en contacto sigue siendo tan importante como siempre. Por eso me gustaría saber acerca de #SabfersIntheWorld: lo que están haciendo, lo que han hecho, y estoy segura de que nuestra comunidad Sabfer también querrá saber.

 

Compartí tu historia con nosotros! Si sos un Sabfer y te gustaría compartir tu experiencia / historia / proyectos con nosotros, escribí a Clara.antonio@sabf.org.ar

 

#SabfersInTheWorld: Meet Alan Bidart

 

Conocí a Alan en SABF 2013, en donde presentó su ensayo sobre Pink Floyd y el Emprendedurismo. Rockstar y fanático de las matemáticas (dos perfiles que no suelen verse muy unidos). Después del SABF se reunió con otros Sabfers para crear NeoStudents, una plataforma desde donde se ofrecían oportunidades de becas y conferencias para jóvenes. Un trabajo que los llevó directamente a sumarse al equipo organizador de Pangea, una conferencia cuya finalidad es empoderar a jóvenes de todo el mundo. De ahí, logró ingresar en la Universidad de Harvard para estudiar matemáticas. No se quedó quieto dentro de la Universidad, la música lo llevó a fundar The Harvard School of Rock, organización que hoy copreside.
Conocé más sobre Alan ..

 

Guido Weber: Mejor miembro del Mundo de JCI

Guido Weber tiene 23 años y es rosarino. Estudia Administración de Empresas y trabaja como Business Developer en Oh!Studio. Este participante del SABF 2008 se autodefine como emprendedor. Dentro de esa faceta, se incluye su trabajo en JCI Rosario. JCI, la organización sin fines de lucro con 200.000 miembros jóvenes de entre 18 y 40 años en más de 100 países de todo el mundo, está enfocada al desarrollo de líderes y emprendedores locales para generar un impacto global. El 6 de noviembre, Guido recibió la noticia: JCI Rosario había ganado el premio a la Mejor Organización Local del Mundo en el Congreso Mundial JCI Osaka 2010. Sin embargo, otra sorpresa llegó a sus oídos: él había sido elegido como el Mejor Miembro del Mundo de JCI. Una vez enterado de la noticia, confiesa que no reaccionó sino hasta hablar con su papá. Fue entonces cuando la emoción lo superó, y lloró. Además, se tomó unos minutos para reflexionar sobre el premio y agradecer a sus amigos y compañeros desde su blog personal.

En esta ocasión, entrevistamos a Guido para que nos cuente un poco más sobre su experiencia como agente de cambio en SABF y JCI.

¿Cómo conociste JCI? ¿Qué te motivó a ser parte de la organización?

Estaba en mi camino. Una amiga de mi papá me comentó que su hija participaba, así que le pedí que se contactara conmigo porque me interesó. En 2006, asistí a la primera reunión junto con otras tres personas más, y a los quince minutos estaba convencido de que quería formar parte de JCI Rosario. En la charla informativa, dada por el Presidente y el Vicepresidente de la organización en ese momento, supe que JCI era lo que estaba buscando. La facultad no me alcanzaba. Por mi personalidad, necesitaba estar en movimiento, y las capacitaciones y conferencias fueron el motivo principal de mi interés. Tenía la necesidad de desarrollarme y aprender en el día a día. Pronto, conocí en profundidad la organización y tomé los valores y principios que ésta promueve.

¿Cuál es tu trabajo en JCI Rosario?

No existe un trabajo puntual por ser parte de la organización. Como miembro de JCI, asistimos a capacitaciones, conferencias, prácticas de debates y oratoria. Además, organizamos reuniones para planificar y gestionar programas institucionales. En mi caso, desde el primer día me involucré, al asumir un desafío importante: la dirección del Ciclo de Capacitación para Emprendedores 2006, que fue ideado ese mismo año por el equipo de trabajo y ha ganado premios desde entonces. Al año siguiente, participé del Consejo Directivo como Auxiliar de Recursos Humanos. En 2008, año en el que participé en el SABF, fui Director de Negocios. En 2009, me desarrollé como Director de Relaciones Públicas, y durante 2010 trabajo como Revisor de Cuentas. En todos mis trabajos, busqué promover JCI en mi entorno y en la sociedad. La clave está en comprometerse con la realidad del mundo actual y trabajar en conjunto para generar cambios positivos a través de la sinergia.

¿Cómo crees que impactó el SABF en tu vida?

Para mí significó muchísimo. Me sentí privilegiado de poder estar entre los 100 jóvenes elegidos como participantes, porque me mostró que fuera de JCI hay muchas personas y organizaciones que contribuyen al cambio positivo a nuestro alrededor. Casualmente, la temática del 2008 fue “Fortaleciendo Agentes de Cambio”. Asistí en busca de soluciones y volví con muchas, pero con muchas más preguntas que antes también. Supimos que el mundo está en una situación muchísimo más compleja que la que pensaba, y que tenemos que encontrar soluciones a problemas trascendentales como agua y energía. En ese momento, lo que se me cruzaba por la cabeza era “¿Qué puedo hacer yo al respecto?” Lo primero que hice fue ser portavoz. Comunicar esta realidad a la mayor cantidad de jóvenes posibles, incluyendo a todos los miembros de JCI Rosario. Pero quería hacer algo que impacte a muchos más jóvenes y que muestre lo que el SABF me mostró a mi. Este año surgió la oportunidad para hacerlo: dirigí, en el marco de la Conferencia JCI de las Américas 2010, el “Foro EXITOSA|MENTE – Jóvenes Protagonistas del Cambio” donde intenté volcar todo lo aprendido en el SABF para casi 500 asistentes de todo el continente americano. También quiero mencionar las personas que conocí en el SABF y una iniciativa que armamos con algunos amigos sabfers, REAC – Red de Emprendedores y Agentes de Cambio. Por último, debo agradecerle al SABF mi participación en el SELA Summit en abril de este año. Fue por un sabfer que me enteré del evento y decidí aplicar, lo que muestra lo fuerte que es la red que se genera entre sabfers y las oportunidades que se presentan. No fue casualidad que en un evento para 25 personas haya 4 sabfers. Sin lugar a dudas el SABF impactó positiva y exponencialmente en mi vida. Atribuyo el premio de JCI en parte también, dado que me brindó montones de experiencias y aprendizajes que pude capitalizar con el paso de los años y aplicar en JCI.

¿Qué querés decirle a todos aquellos que estén leyendo esta entrevista?

“Empiecen haciendo lo necesario, después lo que es posible, y de repente estarán haciendo lo imposible”. Es una frase de San Francisco de Asís que me acompaña hace años. En 2010 logré muchos imposibles: viajar a Estados Unidos, el premio de JCI… Esta frase aplica también a los grandes cambios que como miembro de JCI y sabfer quiero ver en el mundo. Hay 200.000 miembros de JCI y más de 600 sabfers que quieren lograr esto. Empecemos, cada uno desde su lugar, a “ser el cambio que queremos ver en el mundo”como dice Gandhi. Sumemos, desde lo personal, a la generación de sinergia colectiva para “hacer que las cosas sucedan”. Los imposibles sólo tardan un poco más…

Desde el blog del SABF agradecemos a Guido por compartir con nosotros su experiencia, e incentivamos a todos a tomarlo como ejemplo, y participar como agentes de cambio.

Mi experiencia como SABFer por América: Capítulo VI

América del Norte

Luego de salir de Honduras y atravesar Guatemala y sus bellezas naturales, llegué finalmente a Cancún. Allí, empecé a trabajar como abogado para un despacho outsourcing, y es donde, desde entonces, estoy aprendiendo a vivir y superar cambios, fortaleciéndome como un agente de cambio día a día. Al ser un lugar donde el ritmo de vida es extremadamente veloz, y luego de vivir nuevas aventuras por muchos países durante casi un año, esta ciudad no deja de sorprenderme con el ritmo de los negocios y de las relaciones interpersonales

México es un país muy castigado por el narcotráfico, por grupos terroristas y por el tráfico de personas hacia Estados Unidos. Se suma a esto el ingreso ilegal de cubanos a las regiones del Sur, como Cancún y la Riviera Maya, que pese a ser una región con una belleza sorprendente en sus costas y con una mezcla de culturas de todo el mundo, vive en un clima de inseguridad en las calles. Además, reina la falta de compromiso político para revertir la situación, debido a los altos índices de corrupción de sus funcionarios.

Conclusión

El SABF, más allá de ser un foro internacional de negocios, fue capaz de reunir a cientos de personas que comparten valores y visiones comunes. El hecho de haber participado en el SABF y de aún continuar siendo delgado de esta organización hizo posible que pudiera lograr ciertas metas personales que tenía en mi vida y confío en que lo seguirá haciendo. Hoy en día, me siento orgulloso de haber sido parte del foro y haber conocido grandes amistades en todo el mundo. Por supuesto que de ello nacerion, y nacerán, grandes proyectos de negocios.

Te sugiero que apliques y no dejes de insistir, pues tu futuro después del SABF tomará un giro positivo e inesperado.  Ser un sabfer significa mucho más que haber asistido a un foro de negocios. Significa que eres parte de una organización internacional que te apoyará para lograr tus metas en negocios y emprendimientos. Además, conocerás verdaderos amigos para toda la vida. Yo valoro mucho la voluntad de los miembros del SABF y alumnos del ITBA que hicieron y hacen posible la realización del evento, como Caro, Martín, Georgina, Vale y todos los demás. Les doy las gracias y les brindo todo mi apoyo incondicionalmente.

Mi experiencia como SABFer por América: Capítulo V

Panamá

En Centro América es donde realmente cambió el escenario para dar un giro de 360 grados.  Si bien Panamá tiene regiones de grandes desarrollos económicos, también posee zonas realmente peligrosas, con mucha droga y prostitución en las calles. Además, cuenta con haber sido invadida por EE.UU hace algunas décadas. Hasta hoy, en la vieja Panamá, esto se refleja en los escombros y edificios destruidos por los vestigios funestos de esa invasión del gobierno de EE.UU.,  para erradicar el gobierno de el comandante Noriega. Os recomiendo conocer la historia oculta que existe detrás de esos ataques, allá por los años ´80.

Costa Rica: Pura vida

En este país, me encontré con Guilleaume Henry, mi ex roommate en SABF. La República de Costa Rica es el país que más comprometido se encuentra en América con procesos de desarrollo sustentable, conservación de biosferas, protección ambiental, Derechos Humanos y poseedor de bellezas naturales vírgenes asombrosas.

Nicaragua

Este país sufre el hecho de ser uno de los países más pobres de América Central y lucha contra el rechazo de sus vecinos “ticos” por la inmigración por cuestiones laborales. Managua, la capital de ese país, es un lugar altamente riesgoso para salirse del circuito turístico, lo cual hicimos ( no lo recomiendo). Al igual que en Honduras, donde he vivido los escenarios de mayor riesgo y tensión, en Nicaragua he interactuado con familias de muy bajos recursos y sufrido las penas que ellos me transmitían y así como también he compartido sus sueños de crecimiento y desarrollo.

Honduras

El escenario de Honduras es muy diferente al de cualquier país de América. Allí, me encontré con Nicola Magri, otro SABFer de nacionalidad italiana, quien trabajó para Naciones Unidas en Tegucigalpa y Comayagua. Conocí personalmente la situación del país tras el golpe de Estado, y la fragmentación social que vive el pueblo de Honduras. También nos encontramos con Orlin Chavez, otro SABFer, y salimos a recorrer la ciudad y a comer. A modo personal, considero que el pueblo de Honduras deberá resolver la cuestión de la fragmentación social tras el golpe, con el que se han formado dos grandes bloques entre golpistas y no golpistas, pues el clima de tensión e inseguridad que he vivido en ese país me ha sorprendido.

Mi experiencia como SABFer por América: Capítulo IV

Ecuador, un SABFer oculto.
Al continuar por Ecuador precisamente por Quito ocurrió algo curioso pues yo sabía que existía un SABFer en la ciudad pero la verdad es que no lo conocía personalmente o mejor dicho no lo recordaba, solamente nos comunicamos por mail y teléfono. Este SABFer Luis Felipe Dueñas “Lucho” fue sin dudas una de las mejores amistades que hice en todo el viaje, pues lo increíble es que sin conocerlo personalmente y con el solo hecho de haber participado en SABF nuestra confianza y química fue sorprendente. Me alojó en su casa junto con mi amigo y me presento a sus muy buenas amistades y a su familia, que hoy son parte de muy buenos recuerdos y momentos vividos. A Ecuador lo sentí muy familiar, sus costumbres, la buena simpatía de la gente lo convierte en uno de los países a cual quisiera volver algún día.

Colombia: El riesgo es que te quieras quedar.
Al salir de Ecuador y viajar hacia Medellín, Colombia para encontrarme con mi “paisa” Gabriel Cárdenas, quien fue uno de mis motivadores de mi viaje, pues es una persona muy entusiasta, un muy buen y fiel amigo al cual aprecio mucho. Él y su familia nos atendieron a mi amigo y a mí de manera excelente. En este país, desde que crucé la frontera sentí el vértigo de América del Sur, pues ya conocemos la historia que tiene Colombia en cuanto a narcotráfico, FARC e inestabilidad política. Yo considero que el pueblo de Colombia está compuesto por ciudadanos muy educados culturalmente, comprometidos con el proceso político y social, también poseedores de excelentes universidades donde tuve el agrado de asistir a una clase de economía dictada por otro SABFer el Sr. Juan Fernando Palacios donde nos hizo participar a Gabriel y a mí en la charla “bases del capitalismo”. Colombia es un país con muchas bellezas, muy buena comida, además culturalmente fue donde he encontrado gente muy capacitada y comprometida con los procesos actuales que vive el país. En lo personal en cuanto a la sensación de seguridad no he tenido inconvenientes, únicamente en el norte en la frontera con Panamá, debido al control militar a raíz del narcotráfico que existe en esas regiones.

Continuar leyendo…

Mi experiencia como SABFer por América: Capítulo III

Al reencuentro con mis ex roommates José y Guilleaume.


Luego de Bolivia pasé  a Lima, Perú para encontrarme con José Díaz (derecha) quien fue junto con Guilleaume Henry (centro) mi roommate en SABF ´08.

Con José  y su familia recibí el año nuevo 2010. También me encontré con otros SABFers del Perú entre ellos Felipe Valencia Dongo, Desiré Quinteros y Lola Wong, todos ellos geniales compañeros y grandes personas con valores e ideas sorprendentes, los cuales llevan entre otros, un proyecto llamado Convergencia que recomiendo que conozcan.

Por esas casualidades del destino o como quieran llamarlas, estando en Costa Rica me encuentro en las playas del Pacífico en la ciudad de Tamarindo con mi otro roommate Guilleaume Henry, que es de Quebec, Canadá, un muy buen amigo y excelente persona. Con ellos en el SABF nos prometimos volver a encontrar en algún lugar del mundo y fiel a la promesa lo volvimos a hacer.

Mi experiencia como SABFer por América: Capítulo II

A continuación, me encontré con mi compañero de viaje, Javier “el flaco” Díaz Camblor. Él sería mi socio en el emprendimiento y con quien llegaríamos hasta México luego de largas horas en bus, avioneta, ferris y algunas lanchas por el mar del Caribe.

Cumplimos el primer objetivo. Llegamos a Bolivia, luego de una travesía de veintiséis horas en bus. Fumos por las sierras del Sur de Bolivia hasta llegar a Cochabamba. Si les cuento que el bus contaba con asientos a noventa grados y no tenía baño, no van a saber de lo que les hablo. Fue una experiencia difícil, una aventura digna de vivir una vez en la vida. Pero sólo una vez. Pero de esa manera viajan día a día cientos de personas que trabajan en las canteras y minas de Potosí y alrededores…Debía quitarme el velo de los prejuicios, y fielmente lo hice.

Allí fui a visitar a Daniel “Dani” Ponce Gandarillas. Buen amigo, ingenioso. Es uno de los creadores de REAC, estupenda persona y muy emprendedor, al igual que su familia y sus amigos. En las ciudades de Cochabamba y la Paz descubrí una cultura muy diferente a lo que imaginaba de Bolivia hasta ese momento. Me pareció motivador e interesante el proceso social y político que está ocurriendo en el país desde hace algunos años con la política de identidad cultural y de integración de clases sociales. Sin apoyar ni desmerecer el plan de gobierno del Sr. Morales, noté la grave tensión en las relaciones sociales entre las clases de aborígenes, que representan el 60% de la población del país, y de la aceptación por parte de las clases medias y altas en su interacción sociocultural.

En Bolivia, he visto extrema dualidad. Miseria y riqueza. Pobreza y abundancia. Trabajadores y familias desprotegidas en un escenario de transición que considero que encontrará estabilidad, crecimiento y desarrollo sociocultural en los próximos años. Luego de conocer paisajes de ensueños, como la Isla del Sol, las sierras del sur y centro, la historia de las minas de Potosí y del Salar de Uyuni, decidí colaborar con Geraldine “Gery” Paredes,  como voluntario en su ONG, WHY BOLIVIA. Pero el verdadero responsable de mi decisión ha sido el SABFer Nicola Magri. Nicola es un gran aventurero italiano, además de ser un gran amigo en la actualidad. Él, antes de participar en el SABF 2008, fue voluntario en WHY BOLIVIA y colaboró en la Isla del Sol.

Luego de mi experiencia como voluntario, volvimos a encontrarnos con Nicola en Honduras. Allí, encontramos un lugar lleno de riesgo y peligros, crisis y transición democrática que empañan su desarrollo comercial regional e internacional y, por supuesto, su estabilidad social y política. Pero esta es otra historia.

Mi experiencia como SABFer por América: Capítulo I

Marcelo Gross, ex participante del SABF 2008, viajó por América y nos va a contar anécdotas de su viaje y cómo el SABF le ayudó a lograr su objetivo. Los invitamos a descubrir su historia en seis capítulos que iremos publicando en las próximas semanas.

En 2008, fui seleccionado para participar del South American Business Forum, junto con otros 99 estudiantes de todo el mundo. Sinceramente, hasta ese momento no comprendía la magnitud y el sentido que el evento tendría en mi vida. El tópico fue “Fortaleciendo agentes de cambios” y sin duda alguna hoy me siento un agente de cambio. Hoy puedo, con toda certeza, decir que mi último año ha sido un ciclo de cambios constantes donde he aprendido a convivir con ello (y aún lo sigo haciendo). Continuar leyendo…