Mi experiencia como SABFer por América: Capítulo II

A continuación, me encontré con mi compañero de viaje, Javier “el flaco” Díaz Camblor. Él sería mi socio en el emprendimiento y con quien llegaríamos hasta México luego de largas horas en bus, avioneta, ferris y algunas lanchas por el mar del Caribe.

Cumplimos el primer objetivo. Llegamos a Bolivia, luego de una travesía de veintiséis horas en bus. Fumos por las sierras del Sur de Bolivia hasta llegar a Cochabamba. Si les cuento que el bus contaba con asientos a noventa grados y no tenía baño, no van a saber de lo que les hablo. Fue una experiencia difícil, una aventura digna de vivir una vez en la vida. Pero sólo una vez. Pero de esa manera viajan día a día cientos de personas que trabajan en las canteras y minas de Potosí y alrededores…Debía quitarme el velo de los prejuicios, y fielmente lo hice.

Allí fui a visitar a Daniel “Dani” Ponce Gandarillas. Buen amigo, ingenioso. Es uno de los creadores de REAC, estupenda persona y muy emprendedor, al igual que su familia y sus amigos. En las ciudades de Cochabamba y la Paz descubrí una cultura muy diferente a lo que imaginaba de Bolivia hasta ese momento. Me pareció motivador e interesante el proceso social y político que está ocurriendo en el país desde hace algunos años con la política de identidad cultural y de integración de clases sociales. Sin apoyar ni desmerecer el plan de gobierno del Sr. Morales, noté la grave tensión en las relaciones sociales entre las clases de aborígenes, que representan el 60% de la población del país, y de la aceptación por parte de las clases medias y altas en su interacción sociocultural.

En Bolivia, he visto extrema dualidad. Miseria y riqueza. Pobreza y abundancia. Trabajadores y familias desprotegidas en un escenario de transición que considero que encontrará estabilidad, crecimiento y desarrollo sociocultural en los próximos años. Luego de conocer paisajes de ensueños, como la Isla del Sol, las sierras del sur y centro, la historia de las minas de Potosí y del Salar de Uyuni, decidí colaborar con Geraldine “Gery” Paredes,  como voluntario en su ONG, WHY BOLIVIA. Pero el verdadero responsable de mi decisión ha sido el SABFer Nicola Magri. Nicola es un gran aventurero italiano, además de ser un gran amigo en la actualidad. Él, antes de participar en el SABF 2008, fue voluntario en WHY BOLIVIA y colaboró en la Isla del Sol.

Luego de mi experiencia como voluntario, volvimos a encontrarnos con Nicola en Honduras. Allí, encontramos un lugar lleno de riesgo y peligros, crisis y transición democrática que empañan su desarrollo comercial regional e internacional y, por supuesto, su estabilidad social y política. Pero esta es otra historia.