Publicaciones etiquetadas colaboración

Las 3 preguntas más importantes que hacerse sobre las metas de cada uno

Todos queremos que el mundo sea un lugar mejor, de una manera u otra. Estamos recibiendo una gran educación, ponemos este conocimiento para utilizar la solución de problemas del mundo real, y estamos utilizando el hecho de estar en una posición muy privilegiada para servir un buen propósito. Somos siete mil millones de personas dispuestas a cooperar y colaborar con el fin de resolver la mayoría de los problemas más grandes del mundo.

Continuar leyendo…

Dar o no dar, he ahí el dilema

donarSi tuvieras bastante dinero disponible para hacer una buena acción, ¿qué harías? ¿Lo donarías a una persona que lo necesita? ¿O a una organización que persigue una causa de tu interés? ¿Quizás formarías una propia? Dejemos de lado por un rato la posibilidad de iniciar una empresa social y elegí alguna entre las miles de fundaciones, asociaciones e iniciativas que hay en nuestro país y que estarían más que felices de aceptar tu aporte. ¿Por cuál te decidirías? Y lo más importante… ¿qué querrías que hicieran con tu colaboración?

Hace un par de semanas me encontré con una recomendación en el inicio de Facebook, un poco tardía. Una charla TED de 2013 a cargo de Dan Pallotta que plantea algo sobre lo que muchas veces he reflexionado, una idea a la que de alguna manera me había arrimado. Acá pueden verla. Es una buena charla y no quiero que la dejen pasar, así que sólo les apunto el tema que más me llamó la atención. Pallotta plantea que hay una presión social sobre las organizaciones para que no inviertan en acciones de marketing los recursos que consiguen, porque cualquier dólar que no sea destinado al trabajo en campo pareciera ser que es un derroche superfluo. Esto obliga a que dejen de lado muchas tareas que les permitirían explotar y multiplicar sus recursos, sólo para no perder el beneplácito de la sociedad que las apoya y que les brinda la legitimidad necesaria para erigirse como representantes en una cuestión.  Continuar leyendo…

Bitcoin en boca de todos

El pasado miércoles 9 de mayo se llevó a cabo la primera jornada del ciclo de charlas pre-SABF, destinadas a la comunidad y abiertas al público. El tema central fue el Bitcoin y su importancia en la actualidad como elemento disruptivo en distintos órdenes: el tecnológico, el económico y el geopolítico. Este tema tiene una muy cercana relación al tópico central de la conferencia de este año: la colaboración. Si estás interesado en participar en la 10ma edición del foro y todavía no pudiste inspirarte, quizás este resumen de lo que fue la Jornada Bitcon te dé una mano.

 

El Bitcoin

JornadaBitcoin 1La primera disertación estuvo a cargo de Manuel Aráoz, quien actualmente trabaja como desarrollador de BitPay, una plataforma líder de pagos online que utiliza esta moneda en transacciones en línea o personales. Aráoz presentó a un público nutrido y heterogéneo el quid de la cuestión dura del Bitcoin: ¿qué soluciona? ¿para qué sirve? ¿por qué es seguro?

Las características principales que Aráoz enunció dicen mucho acerca de la revolución que impulsa el Bitcoin. Funciona como un “efectivo digital o electrónico”, utilizando tecnología open source y emitida de manera descentralizada. Es decir, no responde a una entidad central de emisión, sino que se legitima en el trabajo en red: cada nodo o computadora almacena toda la cadena de transacciones hechas en la historia de la moneda (unos jóvenes cinco años), y así, puede y debe verificar de manera simultánea la trayectoria que permite cada nueva transacción. Continuar leyendo…

5 días de colaboración pura en torno a la Educación

edicatonLas soluciones generadas en común por algún motivo son superadoras: cuando uno piensa, opina y analiza, primero lo hace desde su subjetividad; y subjetividades, como personas y experiencias, hay infinitas. Sólo en el encuentro entre varios puntos de vista podemos asegurar que existe  una complejidad mínima que asegura la diversidad e, idealmente, un acercamiento más exhaustivo a la solución.

Siguiendo esta línea, la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) en su capítulo argentino, llevó a cabo en la semana del 31 de marzo al 4 de abril el Educatón, una instancia de participación y debate enteramente online en torno a soluciones educativas que involucren a la tecnología. Fue organizado en el marco del Proyecto en Educación y Nuevas Tecnologías (PENT) y en asociación con el portal educativo de la Organización de Estados Americanos (OEA). Continuar leyendo…

Personal branding en el juego de la colaboración

En nuestro diario vivir nos encontramos con que todo producto o servicio en el comercio posee una marca detrás que la caracteriza y distingue de los otros, además de estar enfocado para cierto segmento de la población.

Piensen en un producto, el primero que se les venga a la mente e instantáneamente podrán identificar: logo, características, a qué público va dirigido o quiénes son sus potenciales clientes, valor agregado, entre otros aspectos. Podrán darse cuenta que cada marca es la identidad misma del producto.

También es posible llevar lo anterior al ámbito del capital humano. El marketing lo ha conceptualizado como  “personal branding” o “marca personal”, el cual actúa bastante parecido a las marcas comerciales, ya que permite el desarrollo personal mediante la proyección y promoción hacia los demás. De esta forma identificamos las características que nos hacen sobresalir y distinguirnos con respecto a otros.

Continuar leyendo…

Si nos conviene, te ayudo

El Siglo XVII estableció un quiebre. La ilustración enalteció el valor de la razón. Basta de tiranías, superstición y mandatos divinos; animémonos a pensar por nosotros mismos (¡Sapere Aude!).  Al poco tiempo, la revolución francesa puso a la libertad como valor primario e innegociable, seguido inmediatamente por la igualdad y la fraternidad. Fueron años dorados para el intelecto humano. Valores tan centrales como la razón y la libertad estaban de la mano con la idea de prosperidad y fraternidad.

Fue en ese entonces, gracias a la combinación de estos tres pilares esenciales -Razón, Libertad y Prosperidad-  que se sentaron las bases del liberalismo clásico. Era algo magnífico. Los tres ideales estaban plenamente interconectados: La razón impulsaba a que las sociedades se desarrollen libremente, y su libre desarrollo las conducía al progreso, que a la vez reafirmaba la importancia de la razón.

En ese espíritu de época, hijo del iluminismo escocés, es donde aparece el gran Adam Smith –considerado por muchos el padre de la economía. Uno de sus grandes aportes está en añadir un toque mágico a esta hermosa combinación entre Razón, Libertad y Prosperidad: la colaboración. Sucede que, a partir de la razón y la libertad individual se llega al progreso colectivo. Es decir, cada uno siguiendo su propio interés –su propio bienestar- contribuye al bienestar social. Así lo expresa su tan famosa frase:

“No es la benevolencia del carnicero, del cervecero o del panadero la que nos procura el alimento, sino la consideración de su propio interés.”

Es un mensaje muy fuerte. Si no te generó nada es porque estabas distraído, así que lo repito con un poco más de entusiasmo. ¿Estás preocupado por la pobreza? ¿Querés hacer algo por el prójimo? Bueno, lo que tenés que hacer es lo que más te convenga a vos, punto.

Vean qué tremendo es esto para quienes promueven constantemente la importancia de la colaboración: La mejor forma de colaborar con el otro es haciendo lo mejor para uno.

 Hoy en día muy pocos creen fehacientemente en eso (pronto hablaremos de ello), y en gran parte se lo debemos a un gran matemático estadounidense, John Nash. Cuenta la historia que una noche, tomando una cerveza con sus “amigos”, se encontró frente a un grupo de señoritas y se iluminó. Las saludó cordialmente -en señal de agradecimiento- y se retiró a su habitación a escribir su gran idea. Resultaba que, si cada uno seguía su propio interés –encarar a la más linda-, iban a fracasar todos; y para colmo las amigas, al ver que se quisieron levantar a la otra, tampoco les darían la hora (a nadie le gusta ser la segunda opción). En cambio, si armaban un plan conjunto y cada uno elegía a una de las amigas –bellas todas por cierto-, entonces todos iban a pasar la noche acompañados. (Sugerencia: si todavía no viste Una mente brillante ya sabés lo que hacer esta noche. Mientras tanto podés ir viendo estos 4 minutos).

El hecho es que, a partir de los aportes de Nash, la teoría económica ya no cree que el autointerés conduzca -sin más y en todos los casos- al bienestar colectivo. Los resultados de las acciones de uno dependen de cuáles sean las acciones de los otros, por lo que muchas veces para alcanzar un buen resultado se requiere del diseño de un mecanismo –o una institución- que coordine esas decisiones en simultáneo. (De hecho, los premios Nobeles de economía en 2007 se lo dieron a tres economistas estadounidenses por decir algo parecido).

Egoísmo vs Altruismo

Hecha esta breve introducción quiero decir lo siguiente: Ok, estoy de acuerdo en que la búsqueda del bienestar individual no conduce necesariamente al bienestar colectivo. Para eso es importante la colaboración, el trabajo conjunto, etc. Hasta acá todos felices. Pero también me gustaría que aceptásemos lo siguiente: Nadie realiza acciones que contribuyan al bienestar colectivo cuando las mismas van a en contra de su bienestar individual. Pensalo un segundo a ver si estás de acuerdo. Bien, ahora respondé lo siguiente: ¿los altruistas son (1) aquellos que dejan de lado su bienestar personal en pos del bienestar ajeno, o son (2) aquellos para los cuales su bienestar personal está precisamente en el bienestar ajeno? Quiero decir: ¿La fuerza que moviliza una acción altruista es (1) el bienestar del prójimo, o es (2) su propio bienestar, que en ciertos casos toma la forma del bienestar ajeno?.

Si te inclinaste por (1) el altruista sería una especie de masoquista (al menos en potencia), alguien dispuesto a hacerse daño a sí mismo en pos de otro desconocido. Si te inclinaste por (2) no podrías decir que el “altruista” es aquel que prioriza los intereses del prójimo por sobre los suyos. Simplemente sucede que (a veces) tiene intereses que consideramos más nobles, pero sin embargo, en cuanto a la priorización de intereses, sigue siendo igual de egoísta que todos nosotros.Altruismo

Los someto a reflexión y votación, esperando que esta entretenida y ociosa discusión no sea un obstáculo para las buenas acciones. Mientras tanto, y antes que pregunten, voy a darle un voto a (2)… ¿Acaso colaborar con el otro no es también seguir nuestros propios intereses?

 

Entre los datos y la web 2.0.

Durante algún tiempo nos hemos preguntado si se puede construir ciudadanía desde una computadora conectada a internet. Las nuevas tecnologías junto a las redes sociales facilitaron la formación de un terreno extremadamente fértil para el debate político y lo acercaron al ciudadano medio, que generalmente se demuestra apático o desafectado hacia la actividad tradicional. El anonimato, sin embargo, siempre generó suspicacias al momento de plantear que este tipo de participación era viable o siquiera fortalecía la democracia y los canales de comunicación entre los gobernantes y los gobernados.

 

2014-03-01 11.32.02Esta desconfianza ha menguado con el avance de las plataformas 2.0 y el surgimiento de nuevas oportunidades de interacción que sí demuestran ser útiles. Los gobiernos, por un lado, están admitiendo el poder de las redes y la importancia de brindar información, como un requisito indispensable para la transparencia de sus actos y la rendición de cuentas. Los portales de datos abiertos y otras apuestas en innovación pública son respuestas cada vez más comunes a las demandas de una ciudadanía que exige esa conversión y reconocimiento.

 

Por otro lado, el periodismo también tuvo que adaptarse, aunque su transición fue más paulatina. Tanto en su vertiente ciudadana, alentada por las redes sociales y los nuevos gadgets, o en el uso de la big data por parte de periodistas incluso veteranos, la tecnología aparece como un elemento disruptivo y revolucionario. Ahora, demandas clásicas de participación ciudadana y hacia el gobierno encuentran nuevos canales para ser satisfechas. Continuar leyendo…