Cómo el SABF me ayudó en el estudio y en el aprendizaje

Lo grandioso del SABF es su gran Comunidad. Punto. Todo es posible gracias al arduo trabajo de muchas personas. Y el SABF también nuclea a una gran cantidad de mentes, es un “imán” que atrae a aquellos que tienen mucho por dar y recibir. Es una muy linda experiencia. Esta entrada trató de amoldarse también a los temas de entradas previas en este blog (el mentoreo y el área de aprender y resolver problemas).

Yo fui miembro del equipo organizador del SABF 2016. Algo genial es que uno cuenta con un programa de mentoreo, entre otras muchas cosas, eso es, una persona dedicada exclusivamente para hablar cosas de la vida cotidiana en general. Algo que me percato fue en no tomar provecho suficiente de tal programa. Solamente me reuní una vez con mi mentor, y si bien hice muchas preguntas y aprendí mucho, al no organizarme durante mi cursada de facultad, básicamente me fue imposible seguirme juntando. Aprendí del error y por suerte tuve una segunda oportunidad. En agosto del año pasado, durante la conferencia, los 3 días más importante del SABF, me encontré con Esteban, quien fue uno de los organizadores del SABF 2011. Él estuvo en el mismo departamento que yo, en Information Technology (IT). Le conté que estaba teniendo problemas en el ámbito de la programación, que me costaba resolver problemas de programación; pasar del problema al papel o a la computadora era mi mayor problema, no una cuestión de sintaxis. Tibi, como lo conocen, me contó que tenías ganas de realizar un programa de mentoreo, codear al lado de otra persona, y de paso también aprender por su parte. Y yo quise participar. Junto a Yemel (Yimi), uno de los inductores del departamento de IT, que también tenía ganas de organizar esto con Tibi, empecé a juntarme una vez por semana en Voltaire y aprendía cada vez más. Este aprendizaje me ayudó a sacarme el miedo que tenía en resolver problemas relacionados a la programación y encararlos con mayor facilidad, como también a aprobar la materia de programación (donde obtuve un promedio de 9,25). Voltaire es un espacio de coworking donde trabajan varias personas y start-ups. ¡Pero también es una comunidad, donde obtuve ayuda de muchos y pasé muy buenos ratos!

Unos de los mandamientos de Warren Buffett es que te rodees de aquellas personas que admiras y que quieres ser. Creo que el mentoreo es una de las mejores cosas, ya que es una retroalimentación en ambos sentidos. También, el rol que tiene la universidad es importante, ya que trata de facilitarnos el ámbito de resolver problemas (una de los campos más importantes para ser un ingeniero) y una vez más, de fortalecernos intelectual y socialmente a través de estas extraordinarias comunidades (¡y también acercándolas!) 😊

Y tú, ¿qué esperas por unirte a una organización estudiantil en tu facultad o universidad? Hay muchas universidades que tienen en su checklist “participar en alguna organización”.

La era dorada de la digitalización

Para 2030, está previsto que 2 billones de puestos de trabajo vayan a desaparecer, lo que representa aproximadamente el 50% de puestos disponibles en el planeta. ¿Qué significado tendrá esto para nosotros en sólo 13 años? ¿Será que estaremos devastados por el desempleo y la inequidad social? ¿O será que habremos entrado en una época dorada del desarrollo?

En Grecia, la época clásica (entre el Siglo 4-5 AC) implicó una explosión cultural de desarrollo en filosofía, ciencia, arquitectura, arte, teatro, literatura y la fundación del sistema político conocido como la Democracia. Fue un período de creación y producción intensa que indudablemente marco el desarrollo del mundo Occidental como lo conocemos hoy.

El catalizador que llevó a que este período pudiera surgir fue la transición de la subsistencia en base a la agricultura y que todo hombre se valga a sí mismo, al desarrollo de la cosecha moderna y el surgimiento de la clase burguesa con el comercio en forma colectiva. En este punto podemos ver como los modelos social, económico y político se diversifican en gran manera. Por sobre todo, podemos ver la creación del concepto de tiempo libre. Naturalmente, ¿cómo puede un hombre que tiene que cultivar la tierra desarrollar tiempo para observar las maravillas del mundo? Él necesitará de alguien para que trabaje esa tierra en su lugar. Analicemos el surgimiento de la esclavitud. Con todo el arduo trabajo del día completo, el hombre tiene más tiempo para organizar sus campos y considerar otras cosas. El concepto del trabajo y tiempo libre resurge y tenemos un nuevo sistema de jerarquía: los que tienen el tiempo libre, y los que no.

Ante la ausencia de una segunda etapa de esclavitud, ¿qué podría modificar nuestro sistema socio-económico de forma tan significativa que liberase a la fuerza de trabajo a tal punto? Miremos alrededor y podremos adivinar: desarrollo de Inteligencia Artificial, chatbots, autos no tripulados, tecnología de todos los días. En nuestro mundo moderno, los humanos no necesitan hacer todo el trabajo que se pueda automatizar.

Analicemos el desarrollo de los robots.

Está estimado que para 2030, habremos perdido 2 Billones de puestos de trabajo alrededor del planeta. La mayoría de estos trabajos implicarán la reducción de empleos no profesionalizados. Más y más trabajos requerirán menor trabajo humano porque un robot podrá hacerlo mejor. ¿Será esto considerado una tragedia para los trabajadores poco profesionalizados? ¿O será que haber encontrado mayor tiempo para tiempo libre reorganizará nuestro mundo para dejarnos involucrar con más pensamientos abstracto-creativos? ¿Sera que la población pasará de trabajar porque necesitamos obtener un ingreso a involucrarnos más con el modelo económico actual, o pasaremos a tener población que trabaja porque quieren y porque sienten pasión por algo, porque tienen un talento?

Gallup ha estado midiendo el compromiso laboral de los empleados en los Estados Unidos desde los años 2000 y ha notado números consistentes cuando se refiere a empleados activos, entusiastas y comprometidos con su trabajo. Ese número es 32%, con un porcentaje global de solamente un 13%. El resto de los empleados, el otro 68-87% son significativamente menos productivos, pero igualmente pagos con respecto a sus colegas altamente productivos y motivados.

Los empleados poco felices no son solamente disruptivos en sus ámbitos laborales, sino que también generan presión en nuestros sistemas de salud. Estudios estadísticos de campo de la Universidad de Carnegie Mellon ha por primera vez demostrado evidencia que estar bajo un estrés psicológico continuo contribuye significativamente a más altos porcentajes de atracción de enfermedades porque el Sistema inmunológico del cuerpo humano pierde su capacidad de respuesta.. ¿Qué pasaría con nuestros sistemas de salud si pudiéramos reducir el número de personas que reciben tratamientos por cuestiones de estrés laboral?

Preparándonos para el mundo digital, Finlandia ha comenzado a evaluar un ingreso universal donde selecciono al azar 2000 ciudadanos desempleados para que reciban un subsidio de supervivencia. Ellos continuaran pagando este importe aun si estas personas encuentran empleo.

En el World Government Summit en Dubai, Elon Musk advirtió que los gobiernos necesitaran comenzar a mirar seriamente el ingreso universal a medida que más trabajos se automaticen. A pesar de esto, el expreso preocupación que el mayor desafío será que las personas encuentren significado en un mundo donde mucho de nuestro propósito sale de nuestro empleo.

Estamos ante un punto de inflexión. Trece años nos separan de la potencial perdida de 2 billones de puestos de trabajo. En un nuevo tiempo, que requiere cambios y adaptaciones de los sistemas políticos, económicos y sociales del mundo entero. ¿Responderemos asertivamente? ¿Abrazaremos nuestro tiempo libre y adaptaremos nuestros sistemas socio-políticos para que se acomoden a nuestras vidas? ¿Ajustaremos lo que tenemos o pondremos en proceso nuevas ideas? ¿Si nuestra tecnología está desarrollándose de forma improcedente, que nuevas innovaciones descubriremos a lo largo del tiempo que tendremos para crear?

Tal vez estamos en las puertas de una nueva explosión cultural. Camino a 2030, el amanecer de la próxima época dorada de nuestra generación.

La era de la desinformación

Imaginá la siguiente situación: es martes, es tarde, y recién llegás a tu casa. El día fue largo, durísimo, así que decidís entrar a tu red social preferida para desconectarte un rato. Tus noticias están llenas de lo mismo de siempre: chistes acerca del último político mediático, videoclips de algún artista pop, memes acerca de un chef turco y una avalancha de fotos de bebés y recuerdos de aniversario de casamiento. Bajás, bajás y bajás en la página, hasta que encontrás un video de un gato. Ahora sí, a relajarse.

Este comportamiento no es sorprendente. El exceso de información crea una saturación de nuestros receptores, causando que bloqueemos nuestros sentidos. Hay tanta, que realmente es un esfuerzo asimilar todo. Tendemos a absorber sólo la información que está preprocesada, lo fácil. Esto puede estar fuertemente ligado a que la pereza es un rasgo evolutivo en los humanos[1]. Estamos diseñados para ahorrar energía en un entorno donde las calorías disponibles son limitadas. Por supuesto, esa no es nuestra realidad actual, pero el rasgo evolutivo sigue siendo parte nuestra.

Esto nos lleva a las mayores causas de la desinformación: la falta de diversificación y la falta de verificación de fuentes. Continuar leyendo…

El éxito y el poder de un mentor

“Y pregúntale a cualquier persona exitosa cómo llegó a donde está hoy, las chances son que te contarán sobre un mentor que tuvieron en algún momento a lo largo del camino.” – Barack Obama[1]

Las personas somos seres complejos pero en gran parte nos definimos por nuestro entorno y aspiraciones. Tener claras nuestras aspiraciones, es el primer paso hacia el éxito, porque a partir de ese momento uno puede trabajar para cumplir aquellos anhelos.

Hoy, mirando hacia atrás, habiendo recorrido una carrera universitaria y con mis primeras experiencias profesionales, estoy convencida que un mentor puede ayudar a derribar obstáculos.  La primera vez que me encontré con un mentor formalmente fue durante mi participación en el equipo del SABF y siempre voy a estar agradecida por su dedicación.

Un mentor es una herramienta para mejorar las habilidades personales y profesionales.  Ayuda a ser consciente sobre las fortalezas y debilidades personales para poder alinearse hacia sus objetivos. Te inspira y da más confianza para afrontar los desafíos. Lo más importante es estar abierto a recibir consejo y estar dispuesto a trabajar sobre ello.

Lo esencial para encontrar un mentor es animarse a acercarse a las personas y, para tomar el mayor provecho de la relación, uno tiene que ser sincero respecto a sus objetivos personales y profesionales.

Sin lugar a duda, si buscás el consejo de un mentor ganarás oportunidades para conocer personas interesantes y enriquecer tus experiencias. Siempre está abierto a dispensar consejo, las personas son sorprendentes!

La encrucijada europea: ampliación y Brexit

El proceso de incorporación de un Estado a la Unión Europea es complejo y prolongado. La salida parecería serlo, de igual modo, aunque no existe precedente alguno. La admisión requiere la aplicación de los criterios de Copenhague que se resumen en instituciones democráticas estables, estado de derecho, economía de mercado y la aceptación de la legislación europea. Tales requisitos no parecen fáciles de cumplir por muchos de los candidatos. Por más obvio que parezca la admisión de un nuevo Estado requiere que el mismo sea europeo. Antecedente de esto es la fallida solicitud de adhesión del Reino de Marruecos en 1987 a la Comunidad Europea.

Dentro del actual universo de candidatos a la incorporación como miembros debemos hacer una diferencia entre los candidatos oficiales que se encuentran en proceso de negociación o a la espera de iniciarlas, como lo son Turquía (que cumple pocos de los requisitos del compromiso por lo cual su candidatura avanza a paso glacial desde 2005 y que vista la realidad política actual no puede vislumbrarse un cambio de la situación en el corto o mediano plazo), Montenegro (desde 2005), Serbia (desde 2012), Macedonia (desde 2005) y Albania (desde 2003) y candidatos potenciales con o sin solicitud formal presentada como Bosnia y Herzegovina y Kosovo.

La Unión Europea ha recorrido un largo y complejo camino desde la Comunidad Europea del carbón y el acero de los años 50 hasta el tratado de  Lisboa generando una reglamentación estricta y necesaria para su continua ampliación. Pero esto no debe ser lo único a tener en cuenta.

No debe de perderse los valores fundacionales de la Unión cuyas bases constituyen el alma de la Europa de hoy en día. La Unión Europea fue concebida más allá de la integración económica desde un criterio moral y a partir de las cenizas de dos guerras mundiales que cambiaron la historia y configuración del mundo. Son los principios humanistas y democráticos de Konrad Adenaeur, Jean Monnet, Alcide de Gasperini, Robert Schuman entre muchos otros los que deben guiar el devenir de la Unión.

La Unión Europea representa un caso único de integración en la historia mundial que ha establecido paz y prosperidad en un continente golpeado por las luchas de predominancia y hegemonía en los últimos 500 años.

La salida del Reino Unido es asimismo una nueva oportunidad para avanzar hacia una integración más plena y un concepto de Europa más integral. La misión de la Unión no debe verse limitada frente al criterio de incorporación de miembros ni disminuida en cuanto a objetivos en base a la falta de compromiso de los estados actuales o potenciales miembros.

La Unión Europea es una entidad abierta a los estados europeos pero no tiene por ello una misión ecuménica en el viejo continente. Quienes puedan comprometerse con los valores fundacionales de la Unión y quieran correr el riesgo de una integración plena serán aquellos que deberían gozar de los beneficios y virtudes que 50 años de integración han cosechado.

El futuro de Europa depende de ello. De no perderse ante el paradigma de creer que más cantidad es mejor sino que quienes puedan comprometerse convencidamente con los principios y valores europeos sean aquellos llamados a ser parte de la integración europea.

Lo que un día fue una utopía hoy es una realidad. Su futuro depende de la integridad con los principios de su alma fundacional, aquellos sembrados en la cenizas de la Segunda Guerra Mundial, y presentes en el imaginario de todo los europeos desde mucho tiempo antes.

“Un día llegará en el que las bombas serán reemplazadas por el venerable arbitraje de un Senado soberano que será para Europa lo que la Asamblea es para Francia. Un día vendrá en que habrá dos grupos inmensos, los Estados Unidos de América y los Estados Unidos de Europa, situados uno frente al otro y se tenderán la mano sobre el mar. En el siglo XX habrá una nación extraordinaria que tendrá por capital París pero no se llamará Francia, sino Europa. Se llamará Europa en el siglo XX y en los siguientes y aún transfigurada se llamará Humanidad”.

Victor Hugo, Congreso de Paris de 1849. Discours d’ouverture, congrès de la paix

Progreso social superficial

¿Qué tal si todo nuestro progreso relacionado con derechos humanos, racismo, igualdad de género y derechos de las minorías de las últimas décadas fuese una gran mentira? Se me ocurre que tal vez lo sea. Siempre me consideré como alguien que ve el vaso mitad lleno, que vio a nuestra raza en constante progreso y mejora. Esto puede ser cierto, pero sólo a nivel muy superficial.

El verdadero cambio no se nota en lo que vemos y expresamos. Es más complicado, no puede ser medido por estadísticas de ONGs o entidades privadas o gubernamentales. El progreso real es algo intangible. Sólo se lo puede medir en nuestras propias conciencias, es nuestra voz interna que nos dice qué está bien o mal. Es aquello en lo que realmente creemos, lo que nos hace aceptar o amar a personas de diferente raza, género o preferencia sexual sin importar qué, porque son un ser humano como uno.

Es por esto que nuestro progreso es, en gran medida, superficial. No digo que no se haya hecho un progreso real, por supuesto que se hizo. Sin embargo, ciertos eventos nos muestran lo superfluo que fue: cómo cambiamos solamente la ética en nuestras sociedades, el código que dice qué está bien y qué está mal. Si sos racista, la gente te va a despreciar. Si golpeás a tu esposa o acosás sexualmente a tu secretaria, vas a ir preso. Pero eso no es un cambio real. La mentalidad no cambia, sólo cambia la noción de qué está bien o mal para la sociedad, y ese es el gran problema.

Intuyo que es por esto que ganó Donald Trump. Sí, un tipo racista, misógino, homofóbico, y probablemente con carencia de pensamiento crítico por negar el cambio climático. Entre otras cosas, pasó el Brexit, el partido neonazi entró al parlamento en Grecia y en Austria, y Le Pen es la candidata preferida en Francia. Estos eventos sucedieron gracias a la genialidad de la gente detrás de ellos, que entendió lo antes explicado y lo usó en su ventaja. Ellos apuntaron a las masas que sólo habían modificado sus posiciones a nivel superficial. Estas personas convirtieron a lo no ético en ético nuevamente.   

Todos aquellos que creyeran en algo pero no lo pudiesen expresar por nuestro progreso superficial pudieron alzar sus voces nuevamente gracias a estos personajes. Y entonces el racismo, sexismo, homofobia, islamofobia y xenofobia inundaron nuevamente nuestras sociedades y nuestras calles.

Mi madre una vez me contó que hay una famosa frase que dice “Cada pueblo tiene el gobierno que merece”. Luego, la corrigió: “Cada pueblo tiene el gobierno al que se le parece”. Y tenía razón. El Brexit y Donald Trump nos mostraron que un gran porcentaje de nuestra sociedad nunca dejó de discriminar y estar lleno de odio hacia el prójimo. Todos estos eventos nos muestran cómo el nacionalismo populista sigue siendo una gran manera de ganar elecciones, cómo el odio es una herramienta poderosa para mover multitudes.

Otro problema que facilita que extremistas de ultraderecha tengan tal cantidad de poder alrededor del mundo es la población apolítica. Por ejemplo, en EEUU el 43% del padrón electoral decidió no votar. En el Reino Unido un 28% del padrón también se abstuvo. Podría pensarse que a una gran cantidad de los adultos no les importa el futuro de su país. La gran diferencia de porcentaje entre el Reino Unido y EEUU se debería a que EEUU sufrió del fenómeno de votar al “menor de dos males”, aumentando el margen de no votantes. ¿Cómo puede ser que esto suceda en el siglo 21? Teniendo internet e información al alcance de la mano, podemos buscar fácilmente qué candidato se alinea mejor con nuestros intereses y nuestra manera de pensar. Podemos ver sus declaraciones, su agenda política, su equipo político, hasta incluso qué dijeron 10 años atrás y cómo cambiaron sus puntos de vista y por qué.

Es un hecho conocido, gracias a muchas entidades de estadísticas, que las tasas de discriminación en escuelas y los mensajes de odio hacia miembros de las comunidades musulmana y LGBT tuvieron un pico durante la campaña de Trump. Sí, durante la campaña, antes de que ganara. Esto muestra cuánto impacta el discurso de un candidato, e incluso más el de un presidente, a la población. La inestabilidad económica y la recesión utilizan a líderes políticos como chivos expiatorios. Éstos son una ilusión, una respuesta imaginaria a problemas complejos. Esto no es noticia, a lo largo del siglo 20 oradores populistas han generado odio en muchos países a través de la creación de enemigos imaginarios para que la gente pudiera odiarlos y así olvidarse de otros problemas reales. Hitler tenía a los judíos, Chávez a EEUU. ¿Por qué no podría entonces Trump tener a los musulmanes, los mexicanos y China? ¿A quién no le gustaría que nuestros problemas más complicados se resolvieran con alguna de estas simples soluciones que aportan los oradores populistas? Lamentablemente, el mundo no funciona así.

Sólo 492,306 de 3,806,471 personas entre 18 y 24 años de edad votaron en el referéndum para el Brexit de la UE. ¡Eso es sólo un 36%! Las ideas son cruciales para efectuar un cambio real, pero la ejecución es el factor clave. Las personas que tienen entre 18 y 29 años conforman el 20% de los votantes, eso es un gran porcentaje. Definitivamente deberíamos usar nuestro poder de voto. Fuimos criados en una sociedad más avanzada, con menos xenofobia, racismo y homofobia. Los jóvenes tienen que entender cómo pueden hacer un cambio con sólo presentarse. ¿Por qué perder entonces a este gran 20%, que puede pelear contra todos esos aspectos negativos? No podemos permanecer sentados.

¿Estamos entonces condenados? ¿Deberíamos abandonar nuestros ideales de progreso real y aceptar esta ola de odio que está inundándonos? Absolutamente no. Este es el mejor momento, mejor que antes jamás, para recordar un pensamiento clave: ningún candidato presidencial, ni diario, ni ley contra la inmigración, ni partido extremista de ultraderecha puede determinar cómo vivimos nuestras vidas. No representan a la totalidad de nosotros, son sólo leyes y gente que fueron votadas en un sistema fraudulento, que van a cambiar en cuestión de años. Vivimos con un gobierno representativo que muchas veces es confundido con la democracia que fuera establecida 2500 años atrás en la Grecia antigua, pero ese va a ser un tema para otra ocasión. Este Odio sólo se refleja en nuestras vidas diarias si lo dejamos pasar, si optamos por ignorarlo cuando nos rodea. Recuerden que siempre pueden elegir entre aceptar lo que venga, o combatirlo con empatía.

Ahora más que nunca debemos forzar a nuestras mentes a hacer un cambio realmente consciente para lograr un progreso real. Debemos luchar contra este pasado de extremismos y odio que vuelve a perseguirnos nuevamente. Creo que la historia humana no es tan cíclica como algunos piensan, y esta ola de odio puede ser dejada atrás, así como se olvidan las viejas noticias, para lograr un futuro más próspero y brillante. Steven Pinker, un famoso psicólogo, escribió un libro titulado “Los Mejores Ángeles de Nuestra Naturaleza: Por qué Decayó la Violencia (The Better Angels of Our Nature: Why Violence Has Declined)”. Este libro estudia que el rasgo más importante que marcó nuestro éxito como raza fue la colaboración colectiva. La mente humana descubrió miles de años atrás que es más fácil entender, colaborar y amar que odiar y discriminar. Entonces… ¿por qué molestarnos con este sinsentido?

Lanzamiento del SABF 2017

El viernes 16 de diciembre la comunidad del SABF se reunió con el fin de celebrar el lanzamiento de una nueva edición y presentar al nuevo Equipo Organizador que estará a cargo de llevarla a cabo.

Matías Buscaglia y Sofía Fraga, Co-directores del SABF 2016, recibieron a todos los invitados y dieron inicio a la presentación. A través del relato de la historia de la organización y el video de cierre de la edición pasada, se ilustraron los objetivos y la trayectoria de la organización.

Recibimos a Yemel Jardi, Organizador del SABF 2010 y 2011, actual Chairman del SABF Council. Compartió con nosotros su experiencia, destacó el compromiso que el nuevo equipo organizador asume y cómo su paso por el SABF afectó a su vida personal y profesional. Les dejó un mensaje muy especial a los padres y amigos de todos los miembros del Equipo nuevo en el que enfatizó cómo su apoyo es esencial para cada uno de los organizadores a lo largo del año de trabajo.

Luego, se presentó a Federico Cimini y Federico Verrastro, los Federicos, Directores de la 13a edición. A su vez, se introdujeron los esperados temas de la próxima conferencia:

Tema central: En busca de un propósito compartido

En la realidad en que vivimos, es fácil perderse en el momento, rodeados de estímulos que requieren nuestra constante atención. Pero, ¿nos tomamos el tiempo para pensar hacia dónde vamos? O mejor aún, ¿hacia dónde queremos ir? Para empezar a hallar respuestas a estas preguntas debemos primero conocer dónde estamos, entender cuál es la realidad que nos rodea y de qué manera nos afecta. Sumergidos en un mar de información, debemos aceptar el desafío de revelar nuestras realidades sesgadas. Sin embargo, entender el contexto no es suficiente si no logramos examinar nuestra propia realidad desde una perspectiva más cercana. Resulta indispensable conocernos a nosotros mismos. Desarmar nuestra identidad para discriminar lo esencial de lo descartable, entender por qué elegimos ciertos caminos e incluso explorar aquellos que podrían llevarnos hacia la felicidad. Finalmente, es preciso encontrar la forma de construir nuestro futuro. Tomando a los individuos como principal inspiración, el diseño empático nos permitirá cuestionar los pilares de nuestra sociedad. Mediante el rediseño de lo que suponemos inmutable, podemos crear un futuro a medida que nos permita generar un verdadero propósito compartido.  

Realidades sesgadas:

Vivimos en un tiempo inédito de nuestra historia, estamos inmersos en información y sin embargo no podemos afirmar que hemos adquirido mayor conocimiento sobre nuestra realidad. En un mundo lleno de datos, ¿cuánto se transforma en conocimiento verdadero? ¿Cómo reconocemos la verdad en una sobrecarga de información, de infinitas fuentes y sin ninguna autoridad de control? Por otro lado, en muchos casos el problema no es sólo la falta de conocimiento, sino de su distribución. En la solución de estos problemas está la clave para entender el mundo en el que vivimos, libres de ideas erróneas. Resultará imposible cambiar nuestra realidad si no salimos de las realidades sesgadas en las que nosotros mismos nos hemos encerrado.

Desarmando la identidad:

Visibilidad, movilidad e inestabilidad. Una de las cosas que permitieron los tiempos modernos es el descubrimiento y la difusión masiva de distintas culturas, idiomas, historias y perspectivas. Vivimos en una sociedad donde los trasfondos culturales ya no se confinan en pequeñas cajas independientes a lo largo del planeta y donde las nuevas tecnologías permitieron dar increíble visibilidad a distintas maneras de concebir el mundo y de entender las experiencias compartidas. Es inevitable entonces que resurja el interrogante ¿Quién soy yo? ¿Qué me diferencia del resto? La colisión incómoda entre personas con distintas realidades nos obliga a cuestionar las nuestras. Es un llamado a desarmar el concepto de identidad, redefinir los valores que son importantes y así construir un concepto con verdadera validez en la realidad que compartimos.

Diseño empático:

¿Cómo podemos diseñar algo para alguien que no conocemos? ¿Cómo sabemos qué es lo que realmente necesita esa persona? Desde un producto de uso cotidiano hasta el funcionamiento de una ciudad moderna, el diseño empático tiene como fin la creación del diseño óptimo que cumpla con las verdaderas necesidades del usuario. ¿Pero puede este concepto extrapolarse del ambiente empresarial hacia el día a día de nuestras vidas? Mejores métodos de educación, ambientes laborales diferentes e innovadores, o incluso herramientas gubernamentales más representativas que fomenten la inclusión. Creemos que este concepto es la puerta de entrada hacia una nueva manera de pensar y crear, una manera disruptiva de concebir el diseño. Al tomar al portador final como principal fuente de inspiración y creatividad, cambiamos las reglas del juego. Finalmente, al ver el diseño a través de la empatía, a través de los ojos de gente real, podemos diseñar y construir nuestro propio futuro.

Estos temas serán tratados en la conferencia del 2017 que tendrá lugar durante los días 3, 4 y 5 de agosto. El período de inscripciones estará abierto desde el de 6 febrero hasta el 16 de abril del 2017.

Finalmente, los Directores agradecieron al SABF Council, el Board of Trustees y al Equipo Organizador. Antes de presentar a los nuevos miembros, les dejaron un último mensaje: disfrutar y aprender no sólo de los logros sino también de los errores, y aprovechar de las nuevas experiencias que los esperan juntos.

A continuación, el equipo de la 13a edición del SABF:

Fundraising: Luciana Montivero (Head), Vanesa Camila Nicora y Marcos Diehl.

Information Technology: María Candelaria Zangari (Co-Head), Lautaro González (Co-Head) y Eliseo Parodi.

Media and Communication: Thomas Segovia (Head), Sofía Altrui, Bautista Blacker y Andrea Ambrosoni.

Speakers: Guillermina Bond (Head), Roberto Santiago Chá y Agustina Soriano Sergi.

Student Relations: Luciano Blachman (Head), Luisina Busso, Nicolás López Llovet, María Agustina Cuello y Nicolás Rainuzzo.

Equipo Organizador de la 13a edición del SABF.

¡Felicitaciones al nuevo equipo organizador y les deseamos un excelente año lleno de aprendizajes y crecimiento!

#SABF2016 – Día 3

El último día del SABF inició con una clase de tango y los #SABFGames, espacios de espíritu lúdico que invitaron a los participantes a en diferentes sentidos: juegos de preguntas y respuestas en equipo y un desafío especial, el eggnology. El objetivo fue generar un ambiente distendido para que los participantes pudieran interactuar, mientras trabajaban en equipo para resolver problemas de varios tipos. WhatsApp Image 2016-08-07 at 11.02.01

Marcos Peña, Jefe de Gabinete de Ministros del Gobierno de la Nación Argentina, presentó la primera plenaria de la mañana. Al iniciarla, destacó la posibilidad que tuvo de viajar por el mundo cuando era un joven estudiante de Ciencia Política y a partir de esto, señaló que hay una diferencia clave en la nueva generación que está llegando al poder, que “piensa globalmente y entiende que el mundo es parte de la solución y no el problema”. En el caso de Argentina, hay otro factor interesante: “Por primera vez en nuestra historia llegamos al poder personas que votaron desde jóvenes”, resaltó. Estas características influyen en el modo de encarar las soluciones a los problemas de la sociedad. Peña decidió asignar la mayor parte del tiempo a preguntas de los participantes, que abarcaron temáticas coyunturales y de la realidad argentina, además de su propia trayectoria política y profesional.

Por la tarde, llegó el espacio de Dalia Mogahed (Directora de investigación – Institute for Social Policy and Understanding), quien comenzó su presentación interpelando al público: “¿Qué piensan cuando me ven?”. Se definió entonces como una mujer que practica el islamismo, pero contrariamente al “born this way” de Lady Gaga, lo hace por decisión propia. Eligió “usar un pañuelo en su cabeza”, porque entendió que la moderación es el modo de la religión y no la radicalización, lo que grupos como el ISIS (Estado Islámico) tratan de destruir. Refiriéndose al caso concreto de la política calificó a Donald Trump como un empresario que generó un producto para todos los desencantados con el sistema. Sin embargo, opinó que lo preocupante no es el “producto” Trump, sino el oxígeno que lo alimenta, resultado de una conjunción de factores: la aceptación a la conformidad, al autoritarismo y a los prejuicios, generados por el miedo y la islamofobia.  

WhatsApp Image 2016-08-07 at 14.29.15Hubo lugar entonces para criticar el rol de los medios de comunicación, que no exponen la realidad cruda de su propuesta sino que se quedan apenas en entrevistas suaves, que no comprometen al candidato republicano. La sociedad necesita cooperación y cohesión entre personal a nivel de consciencia, pero la alternativa no es la asimilación forzada. Se necesitan individuos que se conviertan en embajadores de cambio para amalgamar las distintas perspectivas.

Hacia el final del tercer día, se realizó el SABF Manifiesto. Bajo la filosofía de sintetizar los temas e ideas discutidos durante estos tres días, los participantes realizaron un ejercicio siguiendo la modalidad de World Café.  Discutieron sobre diversos temas: la crisis de refugiados, emociones, prejuicios, terrorismo y fanatismo, acceso a internet, gobierno, educación emocional y soluciones tecnológicas. A medida que sucedían las discusiones, los participantes fueron escribiendo sus ideas y contribuyendo a generar inteligencia colectiva. Ésta será recolectada en un documento que resumirá lo logrado durante la 12ma edición del SABF.

 

WhatsApp Image 2016-08-07 at 18.29.05

Rob Britton – Consultor Estratégico y de Marketing – Airlearn

Rob Britton, supporter del SABF, tuvo por quinta vez consecutiva la gran tarea de realizar las notas de cierre. Agradeció por la oportunidad de participar en el foro donde nuevamente, según sus palabras, recibió mucho más de lo que él aportó. Subrayó la importancia de tomar el control de lo que sucede, pasar del pensamiento a la acción y así, llevar a cabo todas las buenas ideas con las que se trabajó durante estos días. “Necesitan hacerse preguntas, y sólo pueden generarlas si tienen una educación amplia”, resaltó. Para tener éxito, además “es necesaria la calidad humana, la pasión y la persistencia en lo que se hace”, como también tener en claro nuestros objetivos y lograr un “balance entre la vida profesional y laboral”. Invitó a todos los participantes a ser líderes, guiando con el ejemplo y siendo potenciadores del cambio.
Finalmente, Sofía Fraga y Matías Buscaglia (directores de esta edición) cerraron oficialmente el SABF, con palabras de agradecimiento para todos los participantes y equipo organizador.

#SABF2016 – Día 2 [Parte 2]

Luego de una mañana con varias actividades, la tarde comenzó con las mesas redondas: espacios que apuntan a generar la mayor interacción entre los disertantes y los participantes.

Imanol Arias (AIESEC) destacó la necesidad de ejercer el liderazgo en pos de lograr los cambios a los que aspiramos. En la liderada por Rick Dow, se habló sobre los objetivos que cada uno tenía y diversas problemáticas mundiales. “En la vida, es importante que siempre seamos curiosos y agradecidos. Si puedes ser ambos, nunca cometerás errores”, subrayó quien se desempeña como Director de The DOJO Group.

WhatsApp Image 2016-08-06 at 14.45.07

Laura Zommer – Chequeado

Marcela Ricillo, en tanto, hizo hincapié en diferenciar la inteligencia artificial de la completa inteligencia artificial. Mientras que la última genera conciencia, la otra no tiene esta capacidad y depende de un hombre que lo programe y como tal puede tener errores, por lo que no representa un peligro para el ser humano.

Laura Zommer, de Chequeado, detalló las diferentes iniciativas que llevan a cabo en la organización dedicada al fact-checking para incrementar el costo de la mentira y aumentar la calidad del debate público, a partir de la contrastación de declaraciones y otros hechos con la realidad que imponen los datos. “Queremos ser populares, pero los datos no lo son, por lo que buscamos presentarlos de la manera más atractiva posible”, explicó Laura. La misión de Chequeado, en tanto, va más allá del portal: “Buscamos hacer del chequeo de datos una cuestión cultural: que todos queramos verificar un dato antes de compartirlo como cierto”.

Félix Peña contó sobre su experiencia luego de trabajar 55 años en Relaciones Internacionales enfocándose en el mensaje de que como país, nación o en comercio exterior siempre debemos desarrollar la fuerte capacidad de saber qué queremos y de qué somos capaces de lograr: “Para los que trabajamos en esta temática, es importante saber que lo que el otro quiere y lo que el otro puede hacer siempre importa”.

José Luis Dvozark contó su experiencia en Médicos Sin Fronteras, luego de explicar que la organización ya convertida en movimiento tiene como pilar el involucramiento político por medio de las denuncias de las injusticias sociales, y que se destacan por trabajar en el sistema público de la salud. Terminó la mesa contando cómo su experiencia en la organización lo transformó: “Médicos Sin Fronteras me cambió mi perspectiva de la realidad, empecé a valorar mucho más lo que antes daba por sentado”.

La jornada concluyó con cuatro actividades dinámicas interactivas que buscaron accionar diferentes iniciativas en línea con la conferencia.

WhatsApp Image 2016-08-06 at 17.42.04

Taller de Ashoka

María Mérola, de Ashoka Argentina lideró un taller para encontrar soluciones escalables a diferentes problemas planteados por los estudiantes como prioritarios, a partir de la estructura del Business Model Canvas. A partir de las palabras de María, “Todos podemos ser agentes de cambio”, los mismos participantes utilizaron estas herramientas para crear soluciones, en un trabajo colaborativo en equipos.

Por otra parte, ADA (Asociación de Debate Argentina), enseñó a los estudiantes los pasos básicos de toda sesión de debate, que luego fueron puestos en práctica en cuatro sesiones en simultáneo, sobre diferentes argumentos relacionados a la temática de la conferencia. Los participantes fueron alentados a juntos para preparar sus posturas: “Ganar un debate es un trabajo de equipo, ustedes pueden tener un orador brillante pero si del otro lado hay tres muy buenos trabajando juntos, nueve de cada diez casos terminan a favor del último equipo”, explicó Delfina Vildósola de ADA.

Ana Torres Adell, de Wikimedia Argentina, destacó la relevancia de que en un mundo interconectado, podamos acceder a la información y editarla en una plataforma que incentiva la colaboración y el intercambio. Hoy Wikimedia es el punto de encuentro entre el usuario y su búsqueda, y tiene varios objetivos en este sentido, como el de aumentar la cantidad de mujeres editoras. El taller invitó a todos los participantes a editar artículos de Wikipedia, incluido el del SABF.

La cuarta actividad fue liderada por Jóvenes Ciudadanos y consistió en una simulación del proceso de debate del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Los participantes pudieron entre todos llegar al acuerdo generalizado y así aprobar su resolución.

 

[Leé la primer parte del segundo día acá]

 

#SABF2016 – Día 2 [Parte 1]

El segundo día del SABF se caracteriza por la intensa actividad y los diversos formatos y espacios de interacción que presenta.

La primera instancia, la de Ponencias Estudiantiles, permite que los estudiantes con ensayos destacados presenten sus ideas y las confronten con el resto de los participantes.

Shinelle Bayrd – “La felicidad – un tema para conversar”

Maximilian Keuch (Universidad de Colonia, Alemania), invitó a reflexionar acerca de las ideas que motivaron la conformación de la Unión Europea y las contradicciones que existen con el escenario actual, donde los límites entre países están en el centro de la discusión por la cuestión de los refugiados. “Nací en una época donde asumíamos que los límites eran meras líneas entre países, y a partir de la cuestión de los refugiados se instalarán controles. Si no tomamos acción en esto, perderemos el gran logro que supimos conseguir con la Unión Europea”, argumentó Keuch.

Mientras tanto, Shinelle Bayrd (Universidad de Guyana, Guyana) explicó en su ponencia que la felicidad no es un destino, sino un camino, y principalmente consiste en darse al otro. Está en nosotros elegir seguirlo. Generalmente, medimos conceptos relevantes, como el desarrollo sostenible, pero la felicidad no aparece en esos cálculos. 

Florencia Corvalán (UBA, Argentina) expuso que para los seres humanos es imposible circunscribir las decisiones al aspecto analítico, por lo que fortalecer la inteligencia emocional es clave para llegar a mejores decisiones. 

Mientras tanto, Agustín Hernández (UADE, Argentina), defendió la idea de que el Estado debe garantizar el desarrollo de las empresas, generando una sinergia que hoy es incipiente, y ser un promotor de la educación.

Jan Zarske (Université Saint Gallen, Suiza), habló sobre la situación actual de los refugiados sirios y qué debemos hacer para prevenir y erradicar esta problemática. Él considera que el pilar fundamental es la educación para que la gente entienda desde el comienzo esta crisis y se pueda generar un debate con una base sólida en el tema.

Francisco Hansen (ITBA, Argentina), explicó su perspectiva de la vida materializada en una pirámide imperfecta, en la cual para alcanzar el éxito, es necesario previamente atravesar distintas etapas. Se preguntó si es posible alcanzar la cima sin renunciar a los valores e ideales personal. Tras el debate con los participantes, se llegó a la idea de que el éxito no es un fin en sí mismo, sino que son momentos y que retroceder no necesariamente lleva a un fracaso, sino que puede representar un impulso. 

WhatsApp Image 2016-08-06 at 11.19.53

Sam Potolicchio – “Liderazgo efectivo en un mundo cada vez más complejo”

La mañana del segundo día cerró con las Clases Interactivas, donde destacados exponentes lideran un espacio de debate y aprendizaje en torno a una temática específica.

Fernando Johann (Monits) invitó a reflexionar acerca de qué es un buen feedback y cómo hacerlo de la mejor manera y cómo afecta a la creatividad. El feedback funciona cuando existe un objetivo, se centra en especificidades y no es conceptual. “El hombre no es lo que piensa que es, sino lo que esconde”, explicó. Cada uno se oculta detrás de lo que piensa la mayoría para no ser vulnerable y afectado emocionalmente, lo que evidencia las consecuencias de un mal feedback.

En la mesa centrada en liderazgo, Sam Potolicchio (Georgetown University) comenzó pidiéndole a los participantes que definan qué es el carisma. Luego de mencionar que esta palabra se dice de forma similar en muchos idiomas, señaló que el mejor líder en estos tiempos es quien es carismático. Debemos preguntarnos cuáles son las herramientas a desarrollar para llegar a serlo y cómo uno se hace indispensable para el resto. Para ello, dio muchos consejos para entrenar y desafiar al cerebro y así resolver problemas de una manera innovadora. “Estamos acostumbrados a discriminar, a rechazar lo diferente, pero debemos abrazar lo diverso para ser verdaderamente creativos”, explicó. Aconsejó dejar de creer en las casualidades, tener más hobbies, salirse de la rutina, no ser narcisistas, aprender cosas a cada minuto, no sabotearse y enfocarse siempre en un sólo objetivo: “Cuantas más actividades realices fuera de tus facultades, más desearás ganar un Nobel”.

Jason Beech (UdeSA) afirmó que la educación es determinante porque conforma nuestra visión del mundo, nos moldea de tal forma que nos transforma en argentinos o alemanes. Nacemos en un mundo sin fronteras. “Detrás de toda visión del mundo hay una visión de poder”, subrayó. Esto se evidencia en los mapas, que siguen mostrando una configuración de poder eurocentrista, típica del momento de la colonización y expansión territorial. Hoy vivimos en un mundo cosmopolita y el secreto para la mutua convivencia es la aceptación y la tolerancia.

Santiago Urrizola (FluxIT) destacó que hoy hay más datos que los que podemos valorar. Hace  algún tiempo, el único generador de datos digital era la computadora, y ahora, también lo hacen las personas y las cosas. Se estima que el 90% de la información que existe se creó en los últimos dos años y Big data es este contexto en donde estamos parados, caracterizado por el volumen, velocidad y variedad de datos que se requieren procesar. Esto genera un gran desafío y oportunidad, además de crear una nueva disciplina, la ciencia de datos.

La mesa redonda en torno a las neurociencias tuvo a los especialistas Adolfo García (CONICET) y Agustín Ibáñez (INCYT), como protagonistas. Comenzaron definiendo a las emociones como cambios conductuales, fisiológicos y neurocognitivos, factores integrados en estado de ebullición y explicaron que las personas somos máquinas de comunicar incluso cuando no queremos hacerlo. Las neurociencias permiten ver que algunas emociones tienen bases cerebrales difusas, y muestran que estamos pre-cableados para cooperar. Las emociones son subconscientes, dóciles, contagiosas, entrometidas, y delatoras: un factor determinante en la toma de decisiones sociales.

[Leé la crónica de la tarde acá]