Tecnología

La revolución tecnológica: ¿Libertad o servidumbre?

Vivimos en la actualidad un periodo de aceleración del tiempo y complejización del espacio. Un momento de formación de un nuevo tipo de sociedad que se plasma en las transformaciones constantes tanto desde el punto de vista macro, a nivel estatal y del orden global, así como en lo micro, con actitudes o modos de hacer de la vida cotidiana de miles de millones de seres humanos.

La aplicación del avance tecnológico encierra múltiples ventajas pero asimismo varios desafíos. Dentro de lo primero podemos enumerar un sinfín de novedades que han simplificado, mejorado e incluso prolongado la vida humana. En cuanto a lo segundo los riesgos de esta cuarta revolución no son sólo desafiantes sino también peligrosos.

La aplicación de la revolución tecnológica al mercado laboral representa un serio desafío para la calidad de vida de millones de trabajadores como así para la concentración de la riqueza en manos de una minoría global. Hoy en día vivimos en un mundo estructuralmente desigual, donde un grupo de cien personas concentran el mismo porcentaje de riqueza que la mitad de la humanidad, es decir 3500 millones de personas.

Los desarrollos tecnológicos y sus beneficios concentrados en pocas manos no harán más que llevar al fin de la sociedad tal cual la conocemos ya que tales condiciones de inegualidad no podrán sostenerse en el mediano y largo plazo. La tecnología ha incrementado la brecha de forma sustantiva. Ha dejado a muchos fuera de los beneficios que produce ya que se concentran en pocas manos los frutos de la misma.

La concentración de la riqueza y los altos niveles de desigualdad son contrarios al estado liberal democrático vanagloriado en occidente. Pero esto no es lo único que afecta al Estado tal cual lo conocemos. Otro ejemplo de lo mismo es la tecnología aplicada a los negocios  que ha posibilitado el desarrollo de negocios de plataforma global que ven a los límites estatales como meras jurisdicciones donde se desempeñan.

El verdadero desafío de esta nueva revolución es considerar al hombre en el centro de la misma. El avance científico y el desarrollo de la tecnología no tiene sentido si no se encuentra al servicio del ser humano y si lo transforma en siervo.

Es por ello fundamental el rol que la gobernanza,tanto local como internacional, desempeñe para encauzar las transformaciones en beneficios de todos y así posibilitar el desarrollo sustentable a mediano y largo plazo. De ello depende el éxito de la transformación que vivimos.

Finalmente haciendo un análisis de nuestra situación actual y prospección somos poco alentadores en el corto plazo dado las estructuras globales y la efectividad del estado para la reasignación de recursos de forma eficiente. Quizás la complejidad del mundo actual y el resurgimiento de elementos antisistemas y extremistas pueden entenderse frente al agotamiento de un modelo que no da respuestas a las necesidades del hombre y su relación con el cambio constante producto de este proceso de aceleración de la historia que denominamos cuarta revolución. 

En las políticas que se adopten a nivel regional y global veremos si los desafíos se transforman en peligro o en oportunidades para vivir en un mundo no solo más eficiente sino también más justo. El fruto de la innovación es patrimonio de toda la humanidad.

La era dorada de la digitalización

Para 2030, está previsto que 2 billones de puestos de trabajo vayan a desaparecer, lo que representa aproximadamente el 50% de puestos disponibles en el planeta. ¿Qué significado tendrá esto para nosotros en sólo 13 años? ¿Será que estaremos devastados por el desempleo y la inequidad social? ¿O será que habremos entrado en una época dorada del desarrollo?

En Grecia, la época clásica (entre el Siglo 4-5 AC) implicó una explosión cultural de desarrollo en filosofía, ciencia, arquitectura, arte, teatro, literatura y la fundación del sistema político conocido como la Democracia. Fue un período de creación y producción intensa que indudablemente marco el desarrollo del mundo Occidental como lo conocemos hoy.

El catalizador que llevó a que este período pudiera surgir fue la transición de la subsistencia en base a la agricultura y que todo hombre se valga a sí mismo, al desarrollo de la cosecha moderna y el surgimiento de la clase burguesa con el comercio en forma colectiva. En este punto podemos ver como los modelos social, económico y político se diversifican en gran manera. Por sobre todo, podemos ver la creación del concepto de tiempo libre. Naturalmente, ¿cómo puede un hombre que tiene que cultivar la tierra desarrollar tiempo para observar las maravillas del mundo? Él necesitará de alguien para que trabaje esa tierra en su lugar. Analicemos el surgimiento de la esclavitud. Con todo el arduo trabajo del día completo, el hombre tiene más tiempo para organizar sus campos y considerar otras cosas. El concepto del trabajo y tiempo libre resurge y tenemos un nuevo sistema de jerarquía: los que tienen el tiempo libre, y los que no.

Ante la ausencia de una segunda etapa de esclavitud, ¿qué podría modificar nuestro sistema socio-económico de forma tan significativa que liberase a la fuerza de trabajo a tal punto? Miremos alrededor y podremos adivinar: desarrollo de Inteligencia Artificial, chatbots, autos no tripulados, tecnología de todos los días. En nuestro mundo moderno, los humanos no necesitan hacer todo el trabajo que se pueda automatizar.

Analicemos el desarrollo de los robots.

Está estimado que para 2030, habremos perdido 2 Billones de puestos de trabajo alrededor del planeta. La mayoría de estos trabajos implicarán la reducción de empleos no profesionalizados. Más y más trabajos requerirán menor trabajo humano porque un robot podrá hacerlo mejor. ¿Será esto considerado una tragedia para los trabajadores poco profesionalizados? ¿O será que haber encontrado mayor tiempo para tiempo libre reorganizará nuestro mundo para dejarnos involucrar con más pensamientos abstracto-creativos? ¿Sera que la población pasará de trabajar porque necesitamos obtener un ingreso a involucrarnos más con el modelo económico actual, o pasaremos a tener población que trabaja porque quieren y porque sienten pasión por algo, porque tienen un talento?

Gallup ha estado midiendo el compromiso laboral de los empleados en los Estados Unidos desde los años 2000 y ha notado números consistentes cuando se refiere a empleados activos, entusiastas y comprometidos con su trabajo. Ese número es 32%, con un porcentaje global de solamente un 13%. El resto de los empleados, el otro 68-87% son significativamente menos productivos, pero igualmente pagos con respecto a sus colegas altamente productivos y motivados.

Los empleados poco felices no son solamente disruptivos en sus ámbitos laborales, sino que también generan presión en nuestros sistemas de salud. Estudios estadísticos de campo de la Universidad de Carnegie Mellon ha por primera vez demostrado evidencia que estar bajo un estrés psicológico continuo contribuye significativamente a más altos porcentajes de atracción de enfermedades porque el Sistema inmunológico del cuerpo humano pierde su capacidad de respuesta.. ¿Qué pasaría con nuestros sistemas de salud si pudiéramos reducir el número de personas que reciben tratamientos por cuestiones de estrés laboral?

Preparándonos para el mundo digital, Finlandia ha comenzado a evaluar un ingreso universal donde selecciono al azar 2000 ciudadanos desempleados para que reciban un subsidio de supervivencia. Ellos continuaran pagando este importe aun si estas personas encuentran empleo.

En el World Government Summit en Dubai, Elon Musk advirtió que los gobiernos necesitaran comenzar a mirar seriamente el ingreso universal a medida que más trabajos se automaticen. A pesar de esto, el expreso preocupación que el mayor desafío será que las personas encuentren significado en un mundo donde mucho de nuestro propósito sale de nuestro empleo.

Estamos ante un punto de inflexión. Trece años nos separan de la potencial perdida de 2 billones de puestos de trabajo. En un nuevo tiempo, que requiere cambios y adaptaciones de los sistemas políticos, económicos y sociales del mundo entero. ¿Responderemos asertivamente? ¿Abrazaremos nuestro tiempo libre y adaptaremos nuestros sistemas socio-políticos para que se acomoden a nuestras vidas? ¿Ajustaremos lo que tenemos o pondremos en proceso nuevas ideas? ¿Si nuestra tecnología está desarrollándose de forma improcedente, que nuevas innovaciones descubriremos a lo largo del tiempo que tendremos para crear?

Tal vez estamos en las puertas de una nueva explosión cultural. Camino a 2030, el amanecer de la próxima época dorada de nuestra generación.

La era de la desinformación

Imaginá la siguiente situación: es martes, es tarde, y recién llegás a tu casa. El día fue largo, durísimo, así que decidís entrar a tu red social preferida para desconectarte un rato. Tus noticias están llenas de lo mismo de siempre: chistes acerca del último político mediático, videoclips de algún artista pop, memes acerca de un chef turco y una avalancha de fotos de bebés y recuerdos de aniversario de casamiento. Bajás, bajás y bajás en la página, hasta que encontrás un video de un gato. Ahora sí, a relajarse.

Este comportamiento no es sorprendente. El exceso de información crea una saturación de nuestros receptores, causando que bloqueemos nuestros sentidos. Hay tanta, que realmente es un esfuerzo asimilar todo. Tendemos a absorber sólo la información que está preprocesada, lo fácil. Esto puede estar fuertemente ligado a que la pereza es un rasgo evolutivo en los humanos[1]. Estamos diseñados para ahorrar energía en un entorno donde las calorías disponibles son limitadas. Por supuesto, esa no es nuestra realidad actual, pero el rasgo evolutivo sigue siendo parte nuestra.

Esto nos lleva a las mayores causas de la desinformación: la falta de diversificación y la falta de verificación de fuentes. Continue reading…

El desafío de las marcas para llamar nuestra atención en la era del mobile

Si te preguntan qué papel desempeña el smartphone en tu vida diaria, ¿qué dirías? Si la respuesta es “Me ayuda a organizar mis cosas”, “Es mi salvavidas”, o “No me puedo despegar de él”, no te sientas el único porque estas fueron las frases que varios utilizaron cuando se les consultó acerca de su relación con el teléfono para un estudio de Google. ¿Formas parte de ese 30% que admite sentirse “ansioso” si no lleva el celular consigo (1) o eres uno de aquellos (68%) que también asegura revisar su celular dentro de los primeros 15 minutos después de despertarse por la mañana? (2)

No es ningún secreto que los dispositivos móviles cambiaron nuestro comportamiento y hábitos diarios. Están presentes en cada instante y su función final ya no es sólo para comunicarnos con otros, sino que también nos facilitan y entretienen la vida. Durante el día realizamos muchas actividades con nuestros smartphones, como enviar un e-mail de trabajo antes de sacar plata en un cajero, publicar una foto en alguna red social mientras almuerzas o mandarle un mensaje a un amigo para avisarle que llegarás tarde. Pero estas interacciones son personales y cuando las realizamos no buscamos participar con las marcas. Si una marca intentara entrometerse con un mensaje poco relevante, lo más probable es que terminaría eliminado.

En Argentina, un usuario promedio suele revisar 224 veces al día su celular dedicándole 177 minutos, significando que nuestras sesiones en el teléfono no promedian más de dos minutos, pero lo hacemos varias decenas de veces al día (3). Hay mucha oportunidad para las marcas en estas interacciones y su tarea es diferenciar cuáles son los momentos en que más estamos dispuestos a conectarnos con ellas y que nos transmitan su mensaje. Para Tim Bayne, ECD de la reconocida agencia creativa BBDO en New York, el desafío central de las marcas en esta nueva era mobile es saber contar una historia y que los usuarios no sientan que están viendo un anuncio, sino un relato atractivo y se recuerde la marca inconscientemente. (4) Continue reading…

La era digital y la educación

La nueva era digital ha hecho que en los últimos años el uso de las tecnologías en la educación crezca notablemente.

Muchos de los estudiantes en el mundo prefieren estudiar con libros electrónicos o haciendo búsquedas en Internet, mientras que institutos educativos han adoptado el uso de pizarras digitales para dar clases y plataformas Moodle para seguir asignaciones de los profesores, y, a todo esto,  no olvidemos que hasta es posible estudiar carreras Online. Es toda una revolución de la era digital que poco a poco va dejando atrás las bibliotecas y hemerotecas donde solíamos pasar horas buscando información para repasar para el próximo examen.

Continue reading…

Más ideas, menos mascotas

Vivimos en tiempos de cambios radicales. Hoy las personas usan la tecnología para intercambiar información de un modo nunca visto antes. La conectividad a Internet ha alterado el significado geográfico de la distancia. Y todo y cada uno es “conocido” gracias a Google.

Pero, quizás, el cambio más grande es el advenimiento de las redes sociales. Las redes sociales y las tecnologías móviles han acelerado el ratio para que estas relaciones se desarrollen; la información es compartida y la influencia adquiere protagonismo. Las personas ahora usan la tecnología social para ayudar a darle forma a los eventos mundiales y sus culturas

Continue reading…

El costo ético de la tecnología

La cuestión de lo correcto e incorrecto nunca es blanca y negra, y el público general asocia la cuestión de la ética en la misma categoría. Si buscas en Google “correcto e incorrecto”, el buscador automáticamente genera “ética correcta e incorrecta”. No hace mucho tiempo alguien me preguntó, “¿Cuál es la diferencia entre la moral y la ética al tomar decisiones?”. Según el Diccionario de Oxford, ética es “el conjunto de principios morales que gobiernan el comportamiento de una persona o de un grupo de personas” y moral es “el conjunto de normas de comportamiento o de creencias que una persona tiene acerca de lo que ésta considera aceptable o no hacer”. Después de investigar sobre este tema llegué a la conclusión que la moral cambia la ética. La ética es la derivada de la moral. Cuando la tecnología es introducida a la cuestión ética, se agrega una nueva dimensión a analizar.

Mientras escribía sobre este tema, me preguntaba sobre el costo de cada búsqueda que realicé en Google para buscar información. Actualmente,etica-tecnologia cada vez que el público usa Google, acepta entregar información a ese buscador para que sea la utilizada para algún fin comercial. No puedo recordar el número exacto de búsquedas en Google que hice hoy, pero estoy seguro que fue más de cincuenta. Si cada vez que lo utilizo Google almacena información sobre mi búsqueda, ubicación, idioma, enlaces en los que haya hecho click, tiempo permanecido en cada enlace, y quién sabe qué más; eso me hace un cliente valioso. Lo más interesante es que estoy completamente de acuerdo con esto, porque acepto utilizar este servicio gratis a cambio de mi información. Encuentro fascinante que mi información sea, en su propia manera, un tipo de moneda. No sólo mi información concreta es valiosa, sino que mis opiniones proveen otro conjunto de información. Incluso si mis opiniones cambian luego de un mes, mi opinión en ese instante ayuda a crear información que alguien encontró valiosa.

Continue reading…

La innovación en red

redinnova3La Red Innova tuvo otra oportunidad para congregarse y dar lugar a lo más vibrante de la escena emprendedora argentina y latinoamericana. El 23 y 24 de mayo en el auditorio del Buenos Aires Design la filial argentina de la red que funciona como punto de encuentro de la industria digital y tecnológica,desplegó todos sus recursos para demostrar qué se trae el mundo emprendedor local.

Muchos de los planteos que el SABF tiene preparados para esta edición fueron centrales en los discursos de quienes tomaron el escenario. La colaboración, desde el networking, el aprovechamiento de los conocimientos y los contactos, la coordinación y el enriquecimiento de las ideas a partir de la interacción, fueron recurrentes tópicos. La creatividad y el pensamiento disruptivo se tornó un cuasi mandamiento, incluso con espacios para explorar el arte.

Continue reading…

¿Cómo las impresoras 3D están revolucionando las aulas?

Cada vez se conocen más iniciativas relacionadas con la educación y que apuntan a hacer una revolución en este campo. Los avances en tecnología y el acceso cada vez más fácil a más información y de mayor calidad, hacen que ya desde hace unos años se esté replanteando la forma en que el sistema educativo debe ser pensado.

Dentro de estas iniciativas, con la impresión 3D tenemos una herramienta realmente interesante para las escuelas y universidades. En este artículo vamos a ver cómo las impresoras 3D pueden ser utilizadas por profesores y alumnos, qué es lo que está pasando hoy y cuáles pueden ser sus impactos en el futuro.

Continue reading…

Bitcoin en boca de todos

El pasado miércoles 9 de mayo se llevó a cabo la primera jornada del ciclo de charlas pre-SABF, destinadas a la comunidad y abiertas al público. El tema central fue el Bitcoin y su importancia en la actualidad como elemento disruptivo en distintos órdenes: el tecnológico, el económico y el geopolítico. Este tema tiene una muy cercana relación al tópico central de la conferencia de este año: la colaboración. Si estás interesado en participar en la 10ma edición del foro y todavía no pudiste inspirarte, quizás este resumen de lo que fue la Jornada Bitcon te dé una mano.

 

El Bitcoin

JornadaBitcoin 1La primera disertación estuvo a cargo de Manuel Aráoz, quien actualmente trabaja como desarrollador de BitPay, una plataforma líder de pagos online que utiliza esta moneda en transacciones en línea o personales. Aráoz presentó a un público nutrido y heterogéneo el quid de la cuestión dura del Bitcoin: ¿qué soluciona? ¿para qué sirve? ¿por qué es seguro?

Las características principales que Aráoz enunció dicen mucho acerca de la revolución que impulsa el Bitcoin. Funciona como un “efectivo digital o electrónico”, utilizando tecnología open source y emitida de manera descentralizada. Es decir, no responde a una entidad central de emisión, sino que se legitima en el trabajo en red: cada nodo o computadora almacena toda la cadena de transacciones hechas en la historia de la moneda (unos jóvenes cinco años), y así, puede y debe verificar de manera simultánea la trayectoria que permite cada nueva transacción. Continue reading…