Opinión

La fruta prohibida

Estás en un mercado. A la derecha una manzana de color rojo reluciente,  con la dureza justa y que a todas luces asoma ser de un dulzor ideal. A la izquierda, una manzana más bien amarillenta, con dejos de tierra, y que en ciertos sectores da la sensación de estar más bien paposa. Obviamente estás allí porque, en plena moda naturista, querés cortar el día con algo dulce… ¿Cuál elegís? ((Ah, me faltó hablar del precio. La manzana roja reluciente está $4, la que es medio amarillenta cuesta $7)).

Claro, si no estuvieras sospechando “¿dónde está la trampa?”, no tengo dudas de que, en la verdulería, todos elegiríamos la manzana roja, que no sólo luce mejor sino que también es la más barata. Podríamos decir entonces -algo vagamente por cierto- que los dos factores que priorizamos cuando estamos por consumir algo son: 1-el grado de satisfacción de nuestras necesidades, 2-el grado de satisfacción de nuestro bolsillo.

Ya con nuestra reluciente manzana en mano, volvemos a la universidad y nos ponemos a discutir con nuestros compañeros y amigos sobre sustentabilidad: “Las grandes corporaciones están arruinando el planeta. El grado de contaminación es insostenible, los empresarios –egoístas inescrupulosos- en vez de fijarse únicamente en sus intereses deberían velar por el cuidado de los recursos que son de todos”.

Si, el discurso es muy lindo, ¡bravo! Podés juntarte con los jóvenes que defienden la diversidad cultural, y los otros tantosfruta-prohibida-1 queatacan al capitalismo mientras se toman una cerveza Quilmes. Sin embargo me parece necesario advertir la inconsistencia entre a) elegir la manzana por apariencia/precio, y b) echarle la culpa a las grandes corporaciones. El punto es que no hay que menospreciar el rol de los consumidores, que somos quienes indirectamente le damos lugar a las corporaciones para que actúen de la manera en que lo hacen. ¿Qué lugar ocupa la variable “respeto por el medio ambiente” en tu decisión de consumo?

Alto precio y baja oferta van de la mano con poca demanda: el tema está en quién mueve primero.

Dejando a un costado a las que mienten sobre el origen de sus productos, lasotras tantas cuyas actividades atentan contra la salud de las comunidades locales, y los largosdebates acerca de las reglamentaciones vigentes,  me cuesta responsabilizar exclusivamente a las empresas por no producir productos más amigables con el medioambiente.

Si ahora un empresario se pusiera la bandera ecologista y afirmara: “Voy a producir manzanas de modo sustentable” sin dudas recibiría una gran ovación. Todos lo aplaudiríamos y diríamos que es un gran ejemplo para la sociedad. Sin embargo, al momento de ir al supermercado, me temo que muy pocos le comprarían sus manzanas. Veríamos que además de estar más amarillentas son vendidas a un mayor precio, por lo que confiadamente seguiríamos optando por las manzanas rojas que más se parecen a nuestra imagen mental de “la manzana en sí”. Es más, probablemente elegiríamos las manzanas orgánicas de la India, que llegan a la Argentina en bicicleta; o hasta nos quedaríamos con esas manzanas perfectas que, expuestas sobre una bandeja de telgopor y envuelta en papel film, dicen ser sustentables.

Luego, nuestro antiguo héroe defensor del medioambiente se vería obligado a cerrar sus puertas, dando lugar a que el sistema continúe exactamente de la misma manera: los empresarios maltratando el medio ambiente y nosotros consumiendo los mismos productos por los que tanto protestamos.

Ok, el tema es complejo, tiene varias aristas y múltiples enfoques. En este caso sólo quiero referirme a uno, el rol de consumidor, y decir lo siguiente: No puede haber productores responsables sin que haya consumidores responsables. Dicho lo cual, la próxima vez que un empresario se arriesgue por un camino realmente sustentable –aunque vaya a saber uno lo que eso signifique– ni nos gastemos en aplaudirlo o publicarlo en los cielos. Si realmente les parece que es el camino adecuado, simplemente demuéstrenlo al momento de consumir.

fruta-prohibida-2

El potencial emprendedor en Latinoamérica

Latinoamérica es una región privilegiada pues cuenta con abundantes reservas de agua, bosques y cuantiosos recursos energéticos. “El ascenso de las economías emergentes de Asia ha reforzado nuestro papel de exportadores de materias primas, rol al que nos hemos sujeto sin internalizar la importancia de diversificar lo suficiente hacia actividades intensivas en conocimiento y tecnología”, siendo estas donde se generan más y mejores oportunidades de empleos estables, adecuados a los niveles de preparación académica y mejor remunerados para una juventud con ambiciones.

Los países latinoamericanos que poco han hecho por superar el reto de la diversificación productiva han tenido una creciente ausencia de oportunidades representada en un ambiente poco propicio para los negocios, que junto a pocas expectativas de cambio, ha incentivado a jóvenes en su mayoría profesionales a acudir en búsqueda de mejores puestos de trabajo y calidad de vida más allá de las fronteras de sus países, dejando una tierra rica en recursos naturales, pero que a causa de políticas erradas, se ha vuelto infértil en incentivos para el emprendimiento y la auto superación.

Continuar leyendo…

¿Quién engañó a Roger Rabbit?

Escenario 1. Un grupo de expertos realizan un arduo trabajo de investigación, recabando numerosas fuentes de datos y utilizando complejas técnicas estadísticas. Tras un exhaustivo análisis llegan a la siguiente conclusión: Brasil tiene el 48,5%de probabilidades de ganar el mundial.

Escenario 2. El mismo grupo de expertos realiza un arduo trabajo de investigación, recabando numerosas fuentes de datos y utilizando las mismas (y complejas) técnicas estadísticas. Tras un exhaustivo análisis llegan a la siguiente conclusión: El precio del Oro será de $1,050.

Por algún suceso misterioso, que no logro descifrar, mientras que al escenario 1 lo miramos con desconfianza -o como si fuera un juego-, al escenario 2 lo tomamos en serio. Claro, me dirán, no se necesita ser un experto para decir que Brasil tiene muy altas chances de ganar el mundial (de hecho es lo que la mayoría espera); mientras que para pronosticar el precio del oro sí se requiere de un conocimiento especializado. Para quienes crean en este argumento, los invito a leer nuevamente el Escenario 1 y el Escenario 2.

Continuar leyendo…

La educación del siglo XXI

adrianamendezLa educación en el siglo XXI nos marca un enorme desafío en cambiar ciertos paradigmas ya obsoletos y limitantes por otros más útiles y potenciadores. Desde mis experiencias como docente para adultos en el idioma inglés y en comunicación humana, formando docentes, directivos y líderes en cualquier ámbito, me pregunto ¿cómo se encuentra el actual sistema educativo?; ¿Cuáles son sus objetivos? ¿Qué se espera de los alumnos? ¿Los prepara realmente para este mundo actual? ¿A qué se debe el alto índice en algunos países como en la Argentina de “fracaso escolar” y/o deserción? ¿Por qué los niños al entrar en el nivel primario van perdiendo sistemáticamente la creatividad y curiosidad innata?

Con este artículo no tengo intención de analizar la educación desde un punto de vista estructural y/o político, especialmente en la Argentina.

Mi aporte es invitarlos a pensar juntos qué es lo que significa hoy enseñar y aprender más cercanamente a lo “natural” o “cerebro-compatible”. En los últimos 20 años del siglo XX las neurociencias marcaron y seguirán aún marcando el rumbo en distintas áreas y niveles.  Gracias al desarrollo tecnológico por imágenes, se ha podido comprobar, rectificar y aprender más sobre el funcionamiento del cerebro – que es la estructura biológica más avanzada de nuestro mundo – y cómo éste aprende.

Además de las neurociencias, y en particular, la neuropedagogía, la PNL (Programación Neurolingüística) son algunas de las disciplinas que contribuyen a entender mejor cómo es el proceso de enseñanza-aprendizaje. El comprender y ser conscientes de los procesos (o sea el “cómo se aprende/enseña”) es independiente de las distintas áreas de conocimiento. Estos procesos muchas veces no se incluyen en la currícula por ser quizás una obviedad o quizás por desconocimiento. El propósito de este artículo es lograr un pequeño aporte para mejorar la calidad del proceso de enseñanza-aprendizaje. Este es un proceso sistémico y complejo. Sin embargo, muy posible de realizar.

En primer lugar resulta imprescindible un autoconocimiento tanto por parte de los docentes como de los alumnos. Uno de los cambios paradigmáticos es que ya el docente no debe ser visto como el “dueño” de los conocimientos o verdades sino como el facilitador, o líder, del proceso de enseñanza-aprendizaje. Es la persona que ayuda a desarrollar a sus alumnos, es quien les plantea desafíos adecuados. A pesar que esta idea puede llegar a ser acordada por muchos docentes, todavía algunos muestran modelos mentales limitantes que pueden generar miedo, frustración y trabas en sus alumnos. Cuando planteo el autoconocimiento, me refiero específicamente al dominio de las emociones y creencias hacia el proceso de enseñanza-aprendizaje. Entre otras cosas, es necesario desarrollar la resiliencia, manejar el enojo, cómo dar y recibir feedback; saber cuándo valorar a los alumnos y alentarlos; de qué forma hacerles ver sus posibles errores y cómo “corregirlos” y aprender de ellos; fomentar la risa y la diversión como elemento motivador, entre otras cuestiones.

Para ello, se necesita crear un ambiente natural o cerebro-compatible para que los alumnos, de cualquier nivel y/o área, se sientan a gusto para iniciar así el proceso.

Pensemos:

¿Qué significa “enseñar”?

Enseñar es…:

–       …instruir?

–       …transmitir conocimientos?

–       …exponer distintos temas?

–       …proveer los desafíos correctos?

–       …comunicar habilidades, ideas que los docentes poseen y que luego los alumnos las hagan suyas aplicándolas en algún momento determinado?

–       … lograr que los alumnos se desarrollen emocional, cognitivo y físicamente?

¿Qué significa “aprender”?

El aprendizaje es el proceso a través del cual se adquieren o modifican habilidades, destrezas, conocimientos, conductas y/o valores como resultado del estudio, la experiencia, la instrucción, el razonamiento y la observación.

El desafío reside en cómo hacer lo que describe esta definición.

“Yo no puedo enseñarte nada, sólo puedo hacerte pensar.” Sócrates

Cada cerebro/mente es único y posee un estilo de aprendizaje particular y distinto. Este es un concepto que quizás compartan tanto alumnos de cualquier área y nivel como docentes. La pregunta es, ¿se enseña y se aprende teniendo en cuenta este concepto? ¿De qué forma aprende un alumno? ¿De qué forma enseña un docente?

Las personas percibimos la información del entorno a través de los sentidos y codificamos esta información en distintos sistemas de representación o canales de comunicación: Visual, Auditivo y Kinestésico. Este último se refiere a las sensaciones, el gusto, el tacto y el olfato. Cada persona, por lo general  usa uno de estos sistemas como el preferido y a partir de allí se “desatan” distintas maneras de prestar atención a distintos elementos. Es decir, las personas van filtrando lo que perciben de distintos modos. Por ende, el formador o docente debe conocer la existencia de estos sistemas para poder entonces apelar a ellos, y así asegurarse de llegar a todos sus alumnos. Por lo tanto, si un alumno percibe más lo visual, va a dejar de lado los elementos orales. Le pasará lo mismo a aquella persona que perciba más a través del canal auditivo o el kinestésico. Por lo tanto, los temas abordados deben contener material de todos los sistemas para así asegurar que llegue a todos los cerebros.

Por lo general, los docentes enseñan de la forma que ellos aprenden y el desafío se encuentra en que enseñen de la manera en que sus alumnos aprenden.

Por último, es importante cuestionarse los siguientes aspectos reales de hoy día:

  • la estructura actual de la educación sigue centrada sólo en la transmisión de conocimientos
  • el silencio en clase es lo que prima
  • la posición de los bancos siempre es en hileras, y el centro de atención es el docente

Muchas veces se deja de lado, especialmente en adolescentes y jóvenes, la transmisión y entrenamiento en áreas que no están incluidas en la currícula y que, desde mi punto de vista, deberían estar presentes abiertamente desde que el niño ingresa en el sistema educativo y que son las habilidades comunicacionales, las habilidades emocionales o el alfabetismo emocional, los valores y los modelos mentales.

Un buen maestro no es quien ya conoce las respuesta y tiene las soluciones, sino quien es capaz de formular preguntas válidas y dirigir el proceso de aprendizaje.” Robert Dilts

El avión que me llevó al “resto de mi vida”

fundacionbotinLos 40 más brillantes”, “Los 40 mejores de Latinoamérica”, “El talento personificado en 40 jóvenes”… me causaba gracia que estos fueran los saludos de buenos días que recibíamos durante dos meses en el Programa para el Fortalecimiento de la Función Pública que imparte la Fundación Botín de España. Sabía que el formar parte de la segunda edición era un logro importante, pues competí contra más de mil estudiantes de todo Latinoamérica con fuerte vocación al servicio público. Pero la verdad es que nunca me sentí así como me etiquetaban.

Y es que desde mi adolescencia siempre estuve inserta en el mundo de la acción social, ya fuere asistiendo a Misiones Católicas,fbotin2 compartiendo desayunos y comida con gente que habitaba en las calles, dando clases en distintas materias a niños de colegios con riesgo social. Ya más grande, formé parte de proyectos sociales y fundaciones como Directora de Comunicaciones, pues al ser periodista y comunicadora social, me apasionaba desde mi área poder informarle a la gente nuestras actividades y planes, entre otras funciones.

Pero todo cambió cuando recibí el email en junio del 2011 que me informaba que había sido seleccionada para ser parte del programa de la Fundación Botin. Yo sabía que esta oportunidad era única y que habría un antes y un después en mi vida luego de asistir. Pero para ser sincera, jamás pensé que influiría tanto en formar y guiar lo que es mi vida hoy en día.

Este programa de dos meses reúne a 40 jóvenes universitarios de Latinoamérica con buen expediente académico, experiencia y participación en asociaciones sociales y políticas. No sólo los lleva a Estados Unidos, España y Bélgica – a importantes instituciones internacionales, donde los capacitan y potencian su talento, convirtiéndolo en riqueza social, cultural y económica para la región – sino que les da una experiencia de vida única. Comparten cada segundo de los 60 días con 39 almas, convirtiéndose más que en meros amigos, sino que en verdaderos hermanos.

Trabajar en equipo en las noches de las montañas del Valle del Nansa al norte de España, hacer actividades grupales y de liderazgo mientras se recorre el Camino de Santiago de Compostela, visitar el Parlamento Europeo y la sede de la OTAN, asistir a clases de política en la prestigiosa Universidad de Brown, tener coaching personal y grupal, contar con exponencias de ex presidentes de la región y grandes personalidades del mundo político son sólo algunos de los beneficios que el programa brinda. Todo siempre está enfocado a generar fuertes lazos entre los becarios con la acción social, motivando a que los mejores se interesen firmemente en, finalizados sus estudios universitarios, dedicarse a lo público. Otro de los objetivos es impulsar el desarrollo de la región por medio de la creación de esta potente red de servidores públicos con alta capacitación y verdadero compromiso con el interés general.

Sé de varios becarios que sí decidieron seguir adelante por el camino del servicio público, poniendo todos sus talentos y habilidades para fortalecer las instituciones de sus respectivos países. Por mi parte, estoy eternamente agradecida con todo lo que el programa me entregó. Me dio orden y dirección en mi vida, aprovechando al máximo mis fortalezas y haciéndome ver mis debilidades tanto personales como profesionales.

fbotin1Me atrevo a decir que “el resto de mi vida” comenzó cuando me subí al avión que me llevó a España en octubre del 2011, donde conocí, viví y experimenté momentos que parecían sueños, abriendo mi mente al mundo, conociendo otras realidades y culturas, visitando y palpando con mis propias manos la diferencias de Latino e Iberoamérica. Sin duda alguna modificó mis objetivos en la vida, impulsando a apasionarme por el emprendimiento y la tecnología, entregándome los networks iniciales para postular y ser seleccionada a toda una seguidilla de aventuras, conferencias y programas internacionales en los años venideros. Es así como hoy me encuentro viviendo y trabajando en otro país en lo que más me gusta. Sé que le debo a la Beca toda la energía y motivación a dar este gran paso en mi vida, pues reestructuró mi forma de ser, ver y vivir.

Se puede decir que el programa ha sido todo un éxito. Este año ya está reclutando a los estudiantes para su quinta edición. El 2013 se postularon 7.600 alumnos, subiendo considerablemente la competencia cada año. Somos ya más de 150 jóvenes beneficiados con la experiencia Botin y, cada vez que puedo, recomiendo a aquellos que tienen vocación al servicio público o interés en potenciar sus habilidades y conocimientos en lo social y/o político, postulen a esta iniciativa. Además de ayudarlos en lo profesional y darles formación académica, les hará tener la experiencia más grandiosa y completa existente, haciéndolos llevarse a casa aprendizajes y momentos inigualables y, lo más importante, amigos y hermanos para toda la vida.

Turismo lado B

Un  corto viaje a Río de Janeiro, la capital del Carnaval, me permitió conocer a una comunidad cuya imagen es objeto de múltiples prejuicios, y simultáneamente, una interesante perspectiva de negocios

Jon Lee Anderson, maestro de periodistas, asegura que no puede creer cómo la mayoría de los reporteros brasileros no conocen la favela, siendo que ésta es una parte tan importante y central de la sociedad del país. No fue a causa de su consejo que lo hice, pero sin dudas puedo  confirmar la relevancia de la experiencia para quien pueda aprovecharla: vivir en una favela en Río de Janeiro es una de las mejores maneras de sumergirse en la idiosincrasia latina.

Mi llegada al barrio fue de cierta manera azarosa, sin mucha premeditación. Pude contactarme de casualidad con Elliot Rosenberg, un norteamericano de Los Ángeles que gentilmente me ofreció a mí y a un amigo alojamiento en su hogar.  Una única salvedad: este quedaba en la favela, y no en cualquiera, sino en Rocinha.

Rocinha3.jpgEs la más grande de la ciudad carioca, esa meca del turismo que ofrece playas, cultura e infinitas oportunidades, a la vez que un panorama certero de la bipolaridad del Brasil. La calle que atraviesa toda Rocinha, Estrada da Gávea, comienza en el exclusivo barrio del mismo nombre y culmina en la entrada de São Conrado, otro vecindario que ostenta departamentos de lujo y hasta un centro comercial de nivel internacional. Pero la favela se impone desde lo alto, como un gigante agazapado que observa atento el frenesí de la ciudad desde la ladera del morro. Aunque, en realidad, ahí dentro el tiempo discurre de una manera también agitada pero totalmente diferente al del centro urbano donde está la mayoría de las atracciones turísticas.

El ritmo es otro: el funk, ese sonido cortado que desde la favela se fue expandiendo en las preferencias de fiesta de gran parte de la sociedad, reina inmanente las 24 horas. Cuando no se escucha, se siente. Su beat se asemeja al marcapasos invisible de la comunidad. Fue prohibido por ley y, por supuesto, volvió y con fuerza. O nunca se fue, en realidad. Continuar leyendo…

Reflexión: El valor del tiempo

La_Persistencia_de_la_MemoriaComo licenciada en administración, me veo repetidas veces intentando darle valor a las cosas intangibles. No hablo de un valor monetario, o en especias, sino de un valor algo más abstracto: el valor que subjetivamente le damos a las cosas.

Especialmente, me da curiosidad las discrepancias en el valor que le damos al tiempo, cada uno de nosotros: hombres, mujeres, argentinos, tailandeses, europeos, campesinos, empresarios, deportistas, políticos. Todos y cada uno de nosotros, damos al tiempo valores tan diversos como personas hay en el mundo.

Continuar leyendo…

La prueba PISA y la calidad educativa en la Argentina

pisaEl Pro­gram for In­ter­na­tio­nal Stu­dent As­sess­ment (PI­SA) es la más pres­ti­gio­sa prue­ba pa­ra eva­luar a los es­tu­dian­tes a ni­velin­ter­na­cio­nal. Son apli­ca­das ca­da tres años y exa­mi­nan el ren­di­mien­to aca­dé­mi­co de alum­nos de 15 años en tres áreas te­má­ti­cas cla­ve: lec­tu­ra, cien­cias y ma­te­má­ti­cas.

El úl­ti­mo PI­SA que fue publicado se to­mó en 2009 y sus re­sul­ta­dos fue­ron de pú­bli­co co­no­ci­mien­to en el mes de Di­ciem­bre del año 2010. Par­ti­ci­pa­ron to­dos los paí­ses miem­bros de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coo­pe­ra­ción y el De­sa­rro­llo Económico (OC­DE), y paí­ses aso­cia­dos.

Continuar leyendo…

La Paradoja de los Dioses

Hace ya más de 200 años que el ser humano se ha vuelto completamente racional. Hemos acordado, o han acordado, o de alguna forma se estableció que los Dioses no existen. Entre todos nos pusimos de acuerdo en que lo único que sería válido sería aquello que fuese puramente demostrable por la ciencia. Aquello que pudiésemos ver, tocar, oler y sentir. Nuestros Dioses pasaron a ser los científicos, y además nuestros sentidos. Todo aquello que estuviese fuera de este campo denominado el “real”, no existe. O no es posible, salvo que esté explícitamente demostrado, y funcione en la práctica. Como el magnetismo claro. Aunque nos acalora un poco, ya que no podemos verlo con los ojos.
Continuar leyendo…

El desafío de la innovación

Creo que para todos los lectores de este post algo que escuchamos con bastante frecuencia es que el mundo demanda de nosotros —los jóvenes— un cambio; y muchas veces no sabemos de dónde conseguir aquellos recursos para hacer frente a este tipo de exigencias. Por lo tanto, quisiera empezar por abrir un debate y preguntarnos, ¿cómo hacemos frente a esta problemática?
Continuar leyendo…