Economía

Escenario político-económico de Argentina de cara al 2015

Esta semana, en el marco de las ExpoEfi, distintos economistas y politólogos presentaron sus perspectivas sobre la situación Política Económica Argentina. Mediado por mi subjetividad, va un breve resumen de los puntos más salientes que en conjunto conforman un claro escenario de lo que le espera a la Argentina en los próximos años.

Plano Económico

El denominador común de los expositores era el tono de preocupación. La discusión no pasaba por establecer el mejor programa para continuar el desarrollo de la Argentina, sino que se planteaba de qué modo convendría sobrellevar un escenario económico complicado. En ese sentido, la expectativas eran comunes: nos esperan dos años difíciles. Tanto Miguel Kiguel (Director de Econviews), como Daniel Artana (Economista Jefe de Fiel) y Carlos Melconian (Director de M&S Consultores) planteaban como preocupación principal que el país “llegue a 2015” sin una crisis profunda (hiperinflaciones, megadevaluaciones, tarifazos, default, etc). Es decir, la atención principal estaba en que la situación económica no descarrile y permita un cambio de gobierno ocurra de manera ordenada. Como diría Melconian: “No chocar es negocio”. De todos modos, tampoco hay que alarmarse (al menos no del todo). A su manera, cada uno dejó entrever cierta dosis de optimismo. En palabras de Kiguel: “Lo importante es llegar al 2015, y eso va a ocurrir. Siempre al borde del precipicio, pero sin caernos”.

Para arribar a dichas conclusiones, los focos principales estuvieron puestos en la inflación, el tipo de cambio y las reservas; y entre ellos había un acuerdo unánime: lo primero que debe hacerse es combatir la inflación. Como sentenció Hernán Lacunza: “Si no bajamos la inflación, las alquimias cambiarias y financieras van a tener efectos temporales”. Profundizando este punto, Lacunza (Gerente General del Banco Ciudad) aportó una mirada interesante al buscar alejarse de las interminables discusiones teóricas que se suscitan últimamente en Argentina en torno a las causas de la inflación: en lugar de seguir discutiendo cómo se podría bajar la inflación, haríamos bien en poner sobre la mesa cómo seguro NO la vamos reducir. No la vamos a reducir con control de precios, no la vamos a reducir con una emisión al 30%, no la vamos a reducir con un déficit fiscal del 4 – 5%, no la vamos a reducir con subsidios en el orden del 5%. Sobre este punto también se pronunció Diego Giacomini, quién comenzó su exposición con la provocadora frase: “Un poco de inflación no es bueno”. La cuestión es que para este 2014 la mayoría de los expositores pronosticaron una en torno al 35%.

A nivel macro, una de las grandes consecuencias de la inflación es que “se come la competitividad”. De este modo, podemos esperar que altos niveles de  inflación generen presiones para devaluar la moneda. Para que todos entendamos qué significa esto, podemos pensar que una inflación del 30% significa salarios 30% más altos. Si el tipo de cambio se mantiene, eso implica que los salarios sean un 30% más altos en dólares; cosa muy perjudicial para nuestros exportadores, ya que siguen vendiendo al mismo precio. Para que los mismos recuperen la competitividad necesitarían aumentar los ingresos en dólares y disminuir sus costos en pesos; es decir, necesitarían que el peso valga menos (lo que equivale a una devaluación del peso).

Toda esta intrincada red de interrelaciones entre variables y conceptos excesivamente técnicos deriva en un dato clave: el nivel de reservas. Si queremos saber cómo va a terminar la película, un buen indicio es seguir este valor. En este sentido el panorama es desalentador. Los gráficos con la variación de las reservas muestran que en los últimos años (2012-2013) las mismas cayeron a un ritmo vertiginoso.  Como bromeó Kiguel, la línea que muestra la caída del nivel de reservas es tan empinada que, si fuera un tobogán, tendría miedo que su hijo se tire.

Reservas BCRA

Optimismo a la vista

Si bien había un panorama compartido de que nos esperan dos años complicados, no debemos preocuparnos (al menos no por demás). Si alzamos la vista y miramos hacia el horizonte, el paisaje está teñido de grandes oportunidades. En este punto también había un gran acuerdo, post 2015 la expectativas son prometedoras. Como explicó Claudio Zuchovicki (Gerente de desarrollo de la Bolsa de Comercio de Bs As) los inversores, el mercado y el mundo perciben a la Argentina peor de lo que está, lo cual abre una puerta de optimismo para cuando las expectativas se condigan con la situación real. A ese enfoque adhirió Artana, quién además de señalar a la abundancia de recursos naturales no convencionales como una fuente de riqueza a explotar, resaltó que la gran oportunidad Argentina está en “volver a la normalidad”. Sucede que si vemos los distintos índices, la Argentina se ubica muy lejos del promedio de la región. Para poner un ejemplo, Argentina tiene un riesgo país similar al de Ucrania y cerca del de Venezuela, muy por encima de países como Uruguay, Ecuador, Brasil o Perú. Lo mismo sucede en índices como competitividad, libertad económica y corrupción, entre otros. A partir de allí es claro apreciar que, una vez que la Argentina alcance un comportamiento similar al de sus países vecinos, las oportunidades de inversión y crecimiento se vuelven prometedoras.

Plano Político

Como ya ahondé demasiado en el plano económico me gustaría dejarles un simple y sugestivo gráfico que resume de manera clara el panorama político de cara a las próximas elecciones presidenciales del 2015. Dicha imagen la armé a partir de una nota en la que Lucas Llach  expresa su interesante opinión respecto al panorama resultante de las últimas elecciones. Hoy, pasado medio año, los principales analistas políticos están considerando ese mismo escenario. Quizás sea preciso hacer dos aclaraciones. (1) Las categorías Derecha-Izquierda solo están ahí porque entiendo que la sociedad discute en esos términos. Por mi parte, creo que esos términos  tienen un significado cada vez más confuso. Quizás haríamos mejor si donde dice “Izquierda” leemos: “Mayor tamaño e incidencia del estado en los aspectos económicos”, y donde dice “Derecha” leemos: “Menor tamaño e incidencia del estado en los aspectos económicos”. (2) Para el cuadrante Peronista-Izquierda, donde sólo aparece Scioli, Rosendo Fraga sugirió una idea interesante: no hay que descartar la posibilidad de que el kirschnerismo aporte un candidato para pelearle al actual gobernador en las primarias (o en una interna). Si bien aún es prematuro para arriesgar el nombre, ciertamente es una posibilidad a tener en cuenta; sobre todo considerando que ninguno de los actuales presidenciables posee una ventaja clara.

Dato de color: si el próximo presidente es peronista, cuando lleguemos al 2019 vamos a encontrarnos con que el peronismo va ha haber gobernado 28 de los últimos 30 años. Evidencia suficiente para denotar la debilidad del sistema político argentino. De todos modos prefiero no adelantarme. Para las próximas elecciones falta más de un año, y al igual que en la vida, en el plano político un año es una eternidad.

Presidenciables 2015

 

Día Internacional de la Colaboración

Hoy jueves 16 de enero, se celebra en más de 40 ciudades de 4 continentes el Día Internacional de la Colaboración, creado para destacar el aporte de los espacios compartidos de trabajo, coworking.

Las últimas décadas han traído un crecimiento continuo en todas las áreas asociadas a la acción colectiva. Hace tan solo 20 años, la colaboración se encontraba en segundo plano, pero hoy día ha logrado introducirse en todos los estratos de nuestra sociedad, desplazarse hacia el centro de la escena global y transformar las prioridades estratégicas de todas las organizaciones.

16 de enero - Día Internacional de la Colaboración - No faltes!

Continuar leyendo…

EMPRENDER: una herramienta efectiva contra la pobreza

DSC_0224

En casi todos los países de América Latina, y Argentina no es la excepción, existe una gran segmentación del mercado laboral. Esto implica que poder migrar de un empleo informal y/o poco calificado a un empleo formal y/o profesional que signifique mayores ingresos es muy complejo, especialmente para las personas de más bajos recursos.
Continuar leyendo…

Riesgo país en América Latina: imprevisible

Incluso hablar de riesgo país en los países de América Latina es imprevisible. Pese a que las agencias de calificación de riesgos prevén un mejor panorama económico para la región durante este año y el próximo, el contexto político de muchos países lo ponen en duda.

Continuar leyendo…

Economía Positiva Vs Economía Normativa

Una cosa es lo que es, y otra lo que debería ser.
Lo que debería ser es subjetivo, depende de lo que piense cada uno. Lo que es, es. Punto.
Hasta acá supongo estaremos bastante de acuerdo. Además creo que a muchos les pasará lo mismo que a mi: nos choca mucho ver que lo que es (está siendo) es muy distinto a lo que pensamos que debería ser (a lo que nos gustaría que sea).

Me explico. Vivimos en un mundo de gran desigualdad, en un mundo donde los niveles de pobreza asustan, existen armas, bombas nucleares, millones de personas se mueren de hambre, otras se matan, hay atentados, etc, etc. A mi criterio esto no debería ser así. Todas estas barbaridades no deberían ocurrir. La gente debería respetarse, ayudarse, amarse, cuidarse, etc.
Continuar leyendo…

Capitalismo Indie

No hace falta revisar muchas estadísticas o gráficas, tampoco ser un genio para darse cuenta de que varios de nuestros sistemas, como el económico, el educativo y el social, se encuentran obsoletos. Los jóvenes de hoy en día nos hemos dado cuenta de que es necesario un cambio, y que las cosas ya no pueden seguir de la misma manera, tal y como siguen estando actualmente.

“No pretendamos que las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo” – Albert Einstein.
Continuar leyendo…

Déficit Fiscal

¡No me digas que en el estado enfrentan el mismo problema que en casa!

Hasta ahora hemos hablado bastante sobre la inflación, una de las mayores problemáticas que han acechado a nuestra economía a lo largo de la historia –y que en estos últimos años ha vuelto a resurgir. En esta ocasión me gustaría detenerme en lo que considero la causa primera de los problemas económicos de la argentina, como también el principal problema de las economías hogareñas y el de muchas otras economías mundiales.
Básicamente a lo que me refiero, es al temita que surge cuando queremos gastar más de lo que tenemos (cosa que en casa se lo conoce como “paremos la mano, estamos ajustados de presupuesto” y a nivel macro, se lo conoce como “tengamos cuidado, está creciendo el déficit fiscal”). Así como todas las casas tienen un ingreso determinado en base a lo cual deciden realizar o no ciertos gastos o ciertas actividades, el estado también cuenta con ingreso a partir del cual decide qué cosas realizar.
Continuar leyendo…

No sé bien cuánto valen…

Hace unas semanas me enteré por La Nación que el precio de las acciones de Apple bajó abruptamente tras darse a conocer que en la empresa se prevé una caída en las ventas. Esto me hizo reflexionar mucho. Apple tenía los mismos bienes, los mismos empleados, todo igual; pero un día se despertaron, y la empresa valía considerablemente menos que el día anterior. El mismo bien pasó a valer menos. Lo que cambió no fue el bien en sí mismo, sino la expectativa que se tenía acerca de él.
Continuar leyendo…

Maoísmo de mercado: la paradoja del gigante

La herencia Idealista del gran Mao, en oposición a la eficiencia de Smith, es el tópico de inflexión que resuena en los confines del enorme Congreso Popular Chino. Las decisiones que tome hoy el gigante, marcarán la trayectoria política y económica en la que el país se embarcará por las próximas décadas. ‘Qué camino escogerá’ es la disyuntiva que entumece al mundo, en cuanto se juega más que simple política económica. Estamos ante una guerra fría, interna y silenciosa, la decisión de crecer liberalizando el sistema, o desacelerar manteniendo el status quo.
Continuar leyendo…

Medidas para pensar en dólares… ¡Digo, en pesos!

En el artículo anterior nos hemos ocupado de entender porqué los argentinos tenemos esa gran “atracción” hacia el dólar. Partimos de la pregunta ¿por qué la gente piensa en dólares? y concluimos que vamos a estar mucho más cerca de entender el problema si, en vez de eso, nos preguntamos ¿porqué la gente no piensa en pesos?
Y la respuesta a esta última, dijimos, es sencilla: porque desconfiamos del peso.

Vimos también cómo dicha desconfianza responde fundamentalmente a factores económicos. Nuestra historia mucho no ayuda (altísimas inflaciones entre el 75 y el 90, hiperinflaciones en el 89 y 91 y la mega-devaluación del 2001), y además hay que sumarle los sucesos político-económicos que están ocurriendo en estos momentos, en los cuales me quiero detener en este artículo.
Continuar leyendo…