SABF Author

Nicolás Berneman

SABF Blog

University
Universidad Torcuato Di Tella
Degree
Licenciatura en Economía
Country
Argentina

Archive

¿Cuánto pesan las expectativas en la inflación?

Hace años que cada vez que me encuentro con Lito, un gran amigo, discutimos exactamente lo mismo: ¿Cuánto viene por expectativas? No por reiteración el tema pierde vigencia ni tampoco relevancia. Dados los extraordinarios niveles de inflación con los que venimos conviviendo desde hace casi 10 años, el rol de las expectativas podría –y parecería- ser clave. Y más aún ahora, a las puertas de un (gradualista) programa anti-inflacionario.

 

Lo divertido de las charlas es que cada uno tiene su posición bien marcada: para mí, las expectativas pesan poco y nada; para él, mucho y todo. Cuando empezamos la discusión, hará unos 8 años, las posiciones eran aún más extremas, pero como buenos contrincantes ambos fuimos tendiendo hacia el centro. Hoy en día, diría que para mi las expectativas pesan no más del 30%; para Lito, no menos del 70%.

En lo que sigue, voy a defender mi posición de que las expectativas pesan realmente poco, mucho menos de lo que se dice. Para eso, muy simplificadamente (y sólo para el propósito de nuestra discusión), podemos pensar que la inflación depende de (1) las expectativas inflacionarias más (2) la solidez del plan económico -el cuál podemos pensarlo en términos de consistencia entre las variable económicas “fundamentales”, tanto fiscales como monetarias (tasa de interés, tipo de cambio, emisión monetaria, déficit fiscal, niveles de deuda, etc).

Dejando de lado el factor suerte, que nunca hay que subestimarlo, podríamos decir que la inflación se genera o bien por expectativas, o bien por manejo económico.  Expuesto de este modo la pregunta es clara, si vemos que la inflación sube 30%, ¿Cuánto de ella está causada por las expectativas  y cuánto por factores económicos?

Continue reading…

Buenos vecinos

La trampa Malthusiana

Las ideas malthusianas están siempre presentes. El aporte del gran economista inglés Sir Thomas Malthus fue simple: las poblaciones pueden crecer infinitamente, la producción de alimentos quizás también, pero lo hará mucho más lento. Luego, cómo el alimento es necesario para la existencia, va a haber una lucha incansable por los recursos. Es decir, si bien la producción de alimentos puede crecer continuamente en el tiempo, como la reproducción humana es más rápida, la cantidad de personas va a terminar superando los alimentos disponibles. Así, constantemente nos vamos a enfrentar con lo que se conoce como “la trampa malthusiana”: los aumentos de productividad –que incrementen la producción de alimentos- van a ser carcomidos por aumentos de personas, por lo que deberíamos esperar que a lo largo del tiempo los niveles de producción per cápita (la cantidad de alimentos por persona) se mantenga estable.

Continue reading…

Causalidad en tiempos de Excel: la relación entre emisión e inflación

Cada hoja de Excel está diseñada para procesar 17 billones de datos (17 mil Columnas x 1 millón de filas). Estando la posibilidad de poder abrir más de mil hojas por archivo, estaríamos hablando de que cada documento Excel es capaz de procesar una cantidad de datos mayor a 17.179.869.184.000. Ciertamente es una cantidad de datos impensable, que nos aleja de la problemática tradicional de: “Faltan datos” y nos enfrenta a la nueva problemática: “¿Y con todos esos datos qué hago?”

Continue reading…

Israel-Palestina: ¿Matar o morir?

¿Qué harías si, desde el edificio de enfrente, unos tipos están disparando contra tu casa, en donde vive tu familia (esposa, hijos, hermanos, padres, abuelos, sobrinos, etc)?

Para quienes pensamos que lo primordial es siempre vivir en paz, respetando la vida y las decisiones del prójimo, esa pregunta nos enfrenta a un dilema ético muy fuerte. Si no hago nada, no solamente muero, sino que dejo morir a mis hijos. Si respondo, voy en contra de mis principios –y de los que considero universales-, ya que como decía Gandhi: “La humanidad no puede liberarse de la violencia más que por medio de la no violencia”. ¿Qué hago entonces, protejo a mi familia, o soy fiel a mis ideales?

Continue reading…

Primera gran movida en el frente electoral argentino

Lo que hasta ahora venía perfilándose como una pelea a cuatro frentes –dos con chance, dos en el horno-, dio paso a un escenario tripartito -en principio, los tres con chances. Con buen tino, las fuerzas minoritarias se miraron al espejo y se sinceraron: o cada uno muere con la suya o luchamos juntos. En lo que representa una rareza para la Argentina, esta vez no se impusieron las diferencias.

Las elecciones legislativas 2013 nos había dejado un escenario que podía simplificarse en las discutibles categorías Izquierda-Derecha y Peronismo–No Peronismo. Quedaba algo así:

escenario2015-1

Continue reading…

La inflación, problema resuelto

Las discusiones y palabrerías que giran en torno a la inflación abundan y redundan. Muchos debates que hace tiempo fueron superados vuelven a aparecer en escena como si fuesen novedosos o problemáticos (…que no está claro si la inflación es tan mala, que es difícil determinar qué niveles son peligrosamente altos, que aún no se sabe cómo combatirla/prevenirla, etc., etc.) Pareciera entonces que hay un problema en la teoría económica, que aún no logró dar respuestas a estas y otras preguntas en torno a la inflación.

Sin embargo, si recorriésemos las discusiones económicas que se suscitan actualmente en cualquier universidad o banco central del mundo, nos encontraríamos con que este tema no figura en ninguna mesa. Así es, en ningún país del mundo se está discutiendo las causas de la inflación ni se piensa la posibilidad de que inflaciones altas puedan traer consecuencias favorables para la economía (para evitar ambigüedades, digamos que al menos no hay duda de que una inflación que alcanza 2 cifras es alta y peligrosa).

Continue reading…

“Me muevo para aquí, me muevo para allá” – Dólar Blue

Esta semana, los ciudadanos argentinos asistimos a un suceso económico revelador. El precio del dólar, con sus subidas y bajadas, mostró su verdadera esencia: es impredecible, no hay manera de saber hacia dónde se moverá el día de mañana. Va de nuevo y en negrita, por si estaban distraídos. No hay manera de saber hacia dónde se moverá el precio del blue el día de mañana.

En este contexto, lo ocurrido en el espacio público merece nuestra atención. Tras una semana de fuerte caída, una gran cantidad de economistas salieron a explicar por qué bajaba. Luego, tras el rebote de esta semana, otros tantos salieron a explicar por quPronósticos Económicosé volvía a subir. Claro, con el diario del lunes todos podemos dar explicaciones (de lo sucedido). Lo curioso es que la mayoría de las opiniones revelan una pretensión de conocimiento extraordinaria. Por la forma en que se lo explica, pareciera obvio (“natural”) que el dólar haya seguido el camino que siguió.

En este marco me parece necesario insistir una vez más con lo que dije al comienzo: NO HAY MANERA DE SABER CUÁL VA A SER EL PRECIO DEL DÓLAR EN EL FUTURO (se los dejo en forma de poesía por si lo quieren enmarcar). Pero esperemos un segundo.

Continue reading…

SABF 2014 – Resumen de la mañana 7/8

El acto de apertura de la 10ma edición del South American Business Forum comenzó con un mensaje de bienvenida por parte de las Co-Directoras, Florencia Ravenna y María Laura Varela, quienes felicitaron a los 103 estudiantes universitarios seleccionados provenientes de 27 países por haber sido seleccionados para participar de esta nueva edición del foro. Agradecimientos fueron dirigidos a los disertantes, al Board of Trustees, al Board of Members, al equipo de jurados, a los embajadores, al Blog Team, a los 31 patrocinantes y a las 13 organizaciones sin fines de lucro, y finalmente al equipo organizador del SABF 2014.

José Luis Roces, Rector del Instituto Tecnológico de Buenos Aires, subió al estrado para expresar unas palabras respecto a la Era de la Colaboración, tema central de esta edición de la conferencia. Principalmente destacó que la colaboración no es un concepto innovador, sino algo que siempre existió, pero hoy más que nunca la necesitamos para poder desarrollarnos como sociedad.

1era Plenaria: Alexander Laszlo

laszloAlexander Laszlo, Co-fundador y Presidente de Syntony Quest, estuvo a cargo de la primera sesión plenaria del día. Su presentación “From collective intelligence to collaborative action: the role of systemic change agents in an independent world”, se puede sintetizar en un concepto: el individuo tiene que poder ser individuo y al mismo tiempo ser parte del todo, tiene que ser más que solamente el mismo.

Laszlo comentó sobre la diferencia entre crecimiento y desarrollo, y dijo que el desarrollo es la posibilidad de hacer más con menos. Mencionó a los nuevos índices que miden el progreso: el “Genuine Progress Indicator”, el “Gross National Happiness Index”, “The Happy Planet Index” y el “Civilization Level Index”. Sin embargo, Laszlo se cuestiona: ¿es el mundo un lugar mejor? ¿Hay más tiempo de esparcimiento? ¿Tenemos más control sobre las cosas? ¿Son más estables las naciones desarrolladas? ¿Vive mejor la gente?

Según el orador, el mundo pasó del modelo de 1950, donde se valoraban los negocios efectivos de carácter autista, a un mundo en 1990 donde reinaba el conocimiento empresarial competitivo basado en el egocentrismo, para mutar finalmente en el período entre el 2000 y la actualidad a un conocimiento empresarial evolucionado. Esto significa que hoy: “un ser humano no está tratando de salvar la selva, sino que es parte de la selva tratando de salvarse a sí misma”.

Nos estamos moviendo en una Comunidad de Sintonía. ¿Cómo se pasa de la crisis a la oportunidad? Lo hacemos a través del aprendizaje evolutivo.

2da plenaria: Rick Dow

Rick Dow compartió sus investigaciones en torno a la Economía Colaborativa, un fenómeno creciente y que está cambiando eldow modo de entender el sistema económico. Pese a ser un concepto relativamente nuevo, la Economía Compartida o Colaborativa ya se ha expandido a los distintos rubros que abarcan nuestras necesidades: Objetos (Ebay), Servicios (Task Rabbit), Transporte (Flightcar), Financiamiento (Lending Club) e incluso nuestros propios Hogares (Airbnb).

En todos los casos, es importante entender el alcance de este nuevo fenómeno, ya que como lo mencionó el orador, la Economía Colaborativa, no es un tipo de negocio sino un Ecosistema Económico. Un sistema que prioriza el principio de acceso por sobre el principio de propiedad: ¿Por qué debo ser dueño de un auto, si lo puedo alquilar en las 2 o 3 hs que lo necesito?. En este nuevo enfoque de la economía, todo lo que se queda sin utilidad, es una pérdida de valor.

Dow no se refiere sólo a futuro. La economía colaborativa es un suceso que ya tiene una magnitud significativa hoy día, y continúa creciendo a nivel exponenciales. Para tomar una referencia, Airbnb es actualmente la red más grande de habitaciones del mundo: cuenta con 800.000 habitaciones distribuidas en 190 países, más que el InterContinental, que tiene 720.000 habitaciones en 100 países).

A la hora de entender porqué cada vez más gente se está sumando a este modo de relacionarse, los principales motivos que resaltan los usuarios no son tanto por cuestiones de conveniencia sino que la prioridad está en los valores éticos: La Sustentabilidad, La Comunidad y El Compartir. Sin lugar a dudas, nada de esto podría ocurrir sin el principio guía del respeto y la confianza, ya que, como lo sugirió Dow: “Así como la economía del siglo XX estaba gobernada por corporaciones, la economía del siglo XXI va a estar gobernada por personas”.

La fruta prohibida

Estás en un mercado. A la derecha una manzana de color rojo reluciente,  con la dureza justa y que a todas luces asoma ser de un dulzor ideal. A la izquierda, una manzana más bien amarillenta, con dejos de tierra, y que en ciertos sectores da la sensación de estar más bien paposa. Obviamente estás allí porque, en plena moda naturista, querés cortar el día con algo dulce… ¿Cuál elegís? ((Ah, me faltó hablar del precio. La manzana roja reluciente está $4, la que es medio amarillenta cuesta $7)).

Claro, si no estuvieras sospechando “¿dónde está la trampa?”, no tengo dudas de que, en la verdulería, todos elegiríamos la manzana roja, que no sólo luce mejor sino que también es la más barata. Podríamos decir entonces -algo vagamente por cierto- que los dos factores que priorizamos cuando estamos por consumir algo son: 1-el grado de satisfacción de nuestras necesidades, 2-el grado de satisfacción de nuestro bolsillo.

Ya con nuestra reluciente manzana en mano, volvemos a la universidad y nos ponemos a discutir con nuestros compañeros y amigos sobre sustentabilidad: “Las grandes corporaciones están arruinando el planeta. El grado de contaminación es insostenible, los empresarios –egoístas inescrupulosos- en vez de fijarse únicamente en sus intereses deberían velar por el cuidado de los recursos que son de todos”.

Si, el discurso es muy lindo, ¡bravo! Podés juntarte con los jóvenes que defienden la diversidad cultural, y los otros tantosfruta-prohibida-1 queatacan al capitalismo mientras se toman una cerveza Quilmes. Sin embargo me parece necesario advertir la inconsistencia entre a) elegir la manzana por apariencia/precio, y b) echarle la culpa a las grandes corporaciones. El punto es que no hay que menospreciar el rol de los consumidores, que somos quienes indirectamente le damos lugar a las corporaciones para que actúen de la manera en que lo hacen. ¿Qué lugar ocupa la variable “respeto por el medio ambiente” en tu decisión de consumo?

Alto precio y baja oferta van de la mano con poca demanda: el tema está en quién mueve primero.

Dejando a un costado a las que mienten sobre el origen de sus productos, lasotras tantas cuyas actividades atentan contra la salud de las comunidades locales, y los largosdebates acerca de las reglamentaciones vigentes,  me cuesta responsabilizar exclusivamente a las empresas por no producir productos más amigables con el medioambiente.

Si ahora un empresario se pusiera la bandera ecologista y afirmara: “Voy a producir manzanas de modo sustentable” sin dudas recibiría una gran ovación. Todos lo aplaudiríamos y diríamos que es un gran ejemplo para la sociedad. Sin embargo, al momento de ir al supermercado, me temo que muy pocos le comprarían sus manzanas. Veríamos que además de estar más amarillentas son vendidas a un mayor precio, por lo que confiadamente seguiríamos optando por las manzanas rojas que más se parecen a nuestra imagen mental de “la manzana en sí”. Es más, probablemente elegiríamos las manzanas orgánicas de la India, que llegan a la Argentina en bicicleta; o hasta nos quedaríamos con esas manzanas perfectas que, expuestas sobre una bandeja de telgopor y envuelta en papel film, dicen ser sustentables.

Luego, nuestro antiguo héroe defensor del medioambiente se vería obligado a cerrar sus puertas, dando lugar a que el sistema continúe exactamente de la misma manera: los empresarios maltratando el medio ambiente y nosotros consumiendo los mismos productos por los que tanto protestamos.

Ok, el tema es complejo, tiene varias aristas y múltiples enfoques. En este caso sólo quiero referirme a uno, el rol de consumidor, y decir lo siguiente: No puede haber productores responsables sin que haya consumidores responsables. Dicho lo cual, la próxima vez que un empresario se arriesgue por un camino realmente sustentable –aunque vaya a saber uno lo que eso signifique– ni nos gastemos en aplaudirlo o publicarlo en los cielos. Si realmente les parece que es el camino adecuado, simplemente demuéstrenlo al momento de consumir.

fruta-prohibida-2

¿Quién engañó a Roger Rabbit?

Escenario 1. Un grupo de expertos realizan un arduo trabajo de investigación, recabando numerosas fuentes de datos y utilizando complejas técnicas estadísticas. Tras un exhaustivo análisis llegan a la siguiente conclusión: Brasil tiene el 48,5%de probabilidades de ganar el mundial.

Escenario 2. El mismo grupo de expertos realiza un arduo trabajo de investigación, recabando numerosas fuentes de datos y utilizando las mismas (y complejas) técnicas estadísticas. Tras un exhaustivo análisis llegan a la siguiente conclusión: El precio del Oro será de $1,050.

Por algún suceso misterioso, que no logro descifrar, mientras que al escenario 1 lo miramos con desconfianza -o como si fuera un juego-, al escenario 2 lo tomamos en serio. Claro, me dirán, no se necesita ser un experto para decir que Brasil tiene muy altas chances de ganar el mundial (de hecho es lo que la mayoría espera); mientras que para pronosticar el precio del oro sí se requiere de un conocimiento especializado. Para quienes crean en este argumento, los invito a leer nuevamente el Escenario 1 y el Escenario 2.

Continue reading…