SABF Author

Juan Martin Maffi

Coord. Gral. - SABF Blog

Archivo

10 años de agradecer

Estimada Comunidad:

Hace una semana finalizó el período de inscripciones a la 10ma edición del South American Business Forum. ElEquipo Organizador está muy feliz de anunciar que se han recibido más de 600 textos de opinión, provenientes de 132 países. Un grupo de jurados de excelente formación y experiencia está evaluando en este momento el desempeño de cada uno. En las próximas semanas se darán a conocer los resultados. ¡Les deseamos mucha suerte a todos!

En conjunto con el Equipo, no queremos dejar pasar la oportunidad para agradecer a todos aquellos colaboradores que han participado en la difusión de esta nueva edición del foro: Representantes, Embajadores, ex-organizadores, ex-participantes, el programa radial Jóvenes en Acción (Radio Cultura), las autoridades del ITBA y AGITBA que nos acompañan desde hace diez años, las instituciones que nos apoyan, los organizadores de foros afines, los redactores de este mismo blog, amigos y familiares… Una gran comunidad para ayudar a que esta 10ma edición pueda concretarse de la mejor manera.

debatePersonalmente, quisiera felicitar y agradecer a todos aquellos jóvenes que completaron el proceso de aplicación (con el envío de
su texto de opinión) para intentar aportar un granito de arena al desarrollo actual de la región de cada uno. Sostengo que el intercambio de ideas, de creencias y la generación de valor agregado a través de ideas innovadoras son las bases para lograr un cambio sostenible que combata los problemas actuales de la sociedad – aunque sea empezando por el barrio de cada uno. Cada vez más jóvenes intentan involucrarse en los problemas que observan en su realidad cotidiana, lo que me trae alegría, motivación y esperanza. Espero que muchos participen de encuentros de debate, como los que propone esta organización, para poder prender el mismo espíritu en otros estudiantes.

En el año 2009, quienes lo recordarán, se recibieron textos de opinión de jóvenes de más de 60 países. Hoy, de más del doble. Esto me marca que estudiantes de todas partes del mundo están cada vez más interesados en juntarse con otros, para intentar proponer, escuchar, opinar, destrabar problemas… innovar. Este hecho aislado ya cumple un objetivo, y mi deseo es que se siga sosteniendo hasta que nuestra forma de pensar y hacer haya cambiado los paradigmas actuales, para mejor.

A todos aquellos aspirantes a participar del SABF 2014 en agosto próximo, vayan mis deseos de éxito durante el proceso de selección de los 100 participantes. Al Equipo Organizador, todas las energías  – positivas, por su puesto – para el tramo final del año.

Hasta agosto.

Somos todos unos mal-educados

Hace unos días, Cristian Tenuta reflexionaba en este mismo blog sobre el estado actual del sistema educativo y del cambio de paradigma que empieza a necesitarse. Cada vez más estudiantes sienten una incomodidad al aprender,… una piedra en la zapatilla con la que corren su carrera universitaria, una especie de incoherencia sistémica que no pueden entender.  Lo mismo puede extrapolarse a las aulas del nivel primario y secundario. Sin embargo, este pequeño fenómeno social de preguntas y reflexiones sobre el estado actual de la educación, ¿es natural? ¿Por qué sentimos que esto ya no da para más?

Continuando con uno de los ejes temáticos que se abordarán en esta 10ma edición del South American Business Forum – la RFC1educación y el aprendizaje creativo – hoy quisiera compartir la nutrida entrevista que tuve la oportunidad de realizarle a Rosana Fernandez Coto, Directora de la Asociación de Neuroaprendizaje Cognitivo (Buenos Aires). Como Neuropsicoeducadora, y con un máster en Programación Neuro-Lingüística,  la entrevistada ahondó en temas que hoy preocupan en el ámbito educacional. Pero no desde un punto de vista social, o político… desde uno mucho más biológico: nuestro cerebro y su rol en nuestra forma de aprender.

Tomando como punto de vista lo que ocurre en el aula día a día, ¿cómo evaluaría la situación actual de la educación en Argentina?

– “La ciencia que se enseña en la escuela da respuestas poco interesantes a preguntas que nadie se hizo”. Osborne.

Estimo que esta cita ilustra con veracidad la enseñanza que se brinda en la escuela tradicional, que no capacita para proaccionar, desarrollando los procedimientos, sino a reaccionar respondiendo con “contenidos aprendidos”. Sin embargo, creo que hay una nueva generación de docentes que está saliendo de la zona de confort, aquella en la que evitaban ver nuevas alternativas y se conformaban con el saber enciclopédico.

La explosión tecnológica de la década del ’90 ha afectado, en la mayoría de los casos, positivamente a muchas áreas, entre ellas a la educación. Los formadores, de a poco, están tomando conciencia de que es fundamental comprender cómo aprende el cerebro, ya que éste es el órgano del aprendizaje. Según L. Hart: “Enseñar sin saber cómo funciona el cerebro es como querer diseñar un guante sin nunca haber visto una mano.” Esta realidad se está haciendo “visible” para muchos educadores.

¿Cuáles son las principales dificultades que afronta un maestro/profesor a la hora de darle clases a una generación cada vez más digitalizada?

– Una de las principales dificultades es, sin duda, el hecho de que los alumnos son nativos digitales y la mayoría de los docentes son inmigrantes digitales, o sea que, en general, los educandos superan las capacidades del educador en esta área. Por otro lado, muchos docentes aún sienten resistencia a salir de esa zona de confort ya mencionada y adquirir estas nuevas capacidades.

La falta de recursos es también una desventaja para lograr clases “más digitalizadas”.

– En el formato y estructura actuales de la escuela (división por edad, currícula fija, enseñanza por dictado, etc…), ¿están dadas las condiciones para un aprendizaje eficiente de parte de los alumnos? ¿Cuál es la posición de la neurociencia?

– Lo ideal sería construir aulas-talleres donde los alumnos dejen de ser aprendices superficiales y se conviertan en alumnos estratégicos, que aprendan cómo resolver desafíos de distintos tipos desarrollando sus talentos innatos y adquiriendo nuevas capacidades, donde el docente sea sólo una guía, un facilitador y en donde los alumnos aprendan haciendo. El modelo de alumno-profesor es también muy bien visto por las neurociencias ya que aprendemos realmente cuando podemos enseñar, cuando podemos preguntar en forma inteligente.

– ¿Cómo se entiende que el criterio principal para formar un grupo de aprendizaje sea la edad de sus miembros? (típicamente vemos “Salita de 3, de  4, de 5, primer grado (6 años), segundo grado (7 años), etc.). Ciertamente hay intereses compartidos en función del rango etario, pero… ¿qué tan capaz es nuestro cerebro de aprender en un grupo de edades diferentes?

– Cada cerebro es único y cada cerebro tiene un estilo de aprendizaje individual (compuesto de distintas inteligencias múltiples, canales de representación sensorial preferidos, distintas formas de resolver desafíos según la predominancia hemisférica: en forma secuencial, literal, analítica, verbal lógica o en forma global, intuitiva, no verbal, etc.). El estilo de aprendizaje también depende de nuestro género: niños y niñas no aprenden de igual forma, la actividad de sus cerebros depende, en gran parte, del sistema endocrino-hormonal.

Si bien los grupos etarios comparten ciertos intereses, motivaciones, maduración etc., la separación estricta en edades responde casi completamente a fines prácticos.

Un niño puede adquirir la lecto-escritura a los 8 años y ser “más inteligente” que otro que lo logró a las 6, entendiendo por inteligencia la capacidad para resolver desafíos de distintos tipos. Recordemos que los tests que miden el CI sólo miden la inteligencia general y no las habilidades particulares.

El mundo se está tornando cada vez más comunitario y colaborativo y nuevas formas de aprender se están gestando. ¿Hay un fundamento neurológico/biológico de estos cambios?

– Sin duda. En estos últimos 20 años se ha descubierto más sobre el funcionamiento del cerebro que en toda la historia de la humanidad. Sabemos que el cerebro es el órgano del aprendizaje y, como tal va a aprender aunque no le enseñemos, claro que la calidad de esos aprendizajes va a depender del entorno y de las experiencias a las cuales es expuesto.

El cerebro es social y desarrolla las capacidades emocionales personales (autoconocimiento, autorregulación, etc) y las sociales (empatía, liderazgo, influencia, trabajo en equipo, etc.) en relación con el otro.  La base cerebral del alfabetismo emocional son los lóbulos prefrontales, esta área del cerebro es la última que termina en madurar (alrededor de los 25 años).

Está en los padres y en los educadores brindar los recursos para que esta maduración mental (procesos mentales) sea acorde con la maduración cerebral. Por otro lado, la calidad de los desafíos que proponemos facilita (o no) la maduración de esta área.

– ¿Es viable una educación “hecha a medida”, desde un punto de vista social?

– Así es. El primer paso es comprender que no todos aprendemos de la misma manera y que, si alguien no aprende de la manera que le enseñamos es porque no le estamos enseñando de lo manera que él puede aprender. La Neuropedagogía capacita a los docentes para descubrir caminos para “llegar a todos los cerebros”.

– Se dice que una de las fuentes principales de aprendizaje eficiente es la motivación. ¿Dicho popular, o verdad científica comprobada?

– Totalmente científico. Estar motivado significa haber activado el sistema de recompensa cerebral que, en sus distintas etapas, activa distintos neurotransmisores (sustancias químicas que transmiten información): dopamina en un comienzo, cuando algo despierta curiosidad y se focaliza la atención, (nor)adrenalina cuando pasamos a la acción para comprenderlo y resolverlo y serotonina “el neurotransmisor de la satisfacción” cuando logramos el insight. Está en los educadores encontrar los medios para lograr activar este sistema.

– Las redes sociales y la web 2.0 están cambiando paradigmáticamente la forma de aprender, a través de plataformas comunes de información e intercambio. Sin embargo, la escuela “tradicional” no parece darse por enterada. ¿Cómo ve el avance de la neurociencia en el plano de la educación en los próximos años?

– Como directora de una asociación cuyo objetivo es capacitar docentes de todas las áreas y niveles en la neuropedagogía, tengo una mirada optimista. Creo que, a medida que se divulga más esta disciplina cada más son los docentes interesados en involucrarse con este nuevo paradigma educativo.

Es claro: lo que sentimos es natural. Hasta ahora nos han educado mal. HAY necesidad de un cambio paradigmático en la forma de enseñar, para poder aprender como a nuestro cerebro más le gusta. Pero primero, hay que transformar esta sensación en una verdadera exigencia social. Tenemos que aprender… a aprender bien. Y hasta que eso no nos entre, no podremos escapar de este sistema cada vez más obsoleto.

Contaminemos YA

Es hora de empezar a malgastar. Llevamos mucho tiempo cuidando de este planeta tan verde y respirable. Tanta eficiencia productiva me hace mal al alma. Así, no vamos a llegar a ningún lado… si no nos ponemos de acuerdo y todos juntos, bien organizaditos, no empezamos a contaminar este lugar, no vamos a aprovechar la vida.

 

 

Así podría arrancar una versión alternativa de la película canadiense Upside Down (Un monde à l’envers). Digo, porque es claro que la realidad nada se parece al párrafo anterior; todo lo contrario. Por supuesto, qué tanta importancia se le da al cuidado del medioambiente varía con cada pueblo y cultura. Qué tanto se cree en el verdadero impacto del cambio climático también depende de cada personalidad y entorno. Qué tan conscientes somos, sin embargo, de los efectos que genera nuestra propia vida y obra sobre esta Tierra, es independiente de la sociedad: somos poco conscientes.

Sí, ya escucho a los ambientalistas gritarme “¡YO SI SOY!” a través de la pantalla. O a los escépticos cuestionarme “y total, ¿qué importa?”.

Indudablemente hay personas más conscientes que otras. Pero, ¿somos lo suficientemente conscientes? E indudablemente, hay razones para creer en la real necesidad de preocuparse. Pero, ¿nos las planteamos siquiera?

Me gustaría compartir con usted, señor lector – ambientalista o contaminador empedernido, preocupado a tope o nihilista al extremo, científico o artista, creyente o ateo – el siguiente corto video de animación, nominado al Oscar en el 2011 (Nota: el video está en inglés, pero pueden activarse los subtítulos en la opción “Captions”: por defecto están en inglés, pero luego se puede traducir a cualquier idioma).


El hombre es un ser complejo: logra que los desiertos florezcan – y que los lagos mueran.
Gil Scot-Heron

En este tono irónico y sobre-exagerado el autor nos propone reflexionar sobre el caso límite – extremo, sí – de nuestro comportamiento como consumidores y de nuestro nivel de conciencia ambiental.

En mi caso particular, que he tenido la suerte de conocer una cultura primermundista y otra del tercer mundo (vaya uno a saber por qué le seguimos llamando así), creo que mi nivel de consciencia sobre mi accionar es limitado, e independiente del país en el que viva. Lo que sí noté que ha cambiado drásticamente es el comportamiento que puedo tener como consumidor en un lugar o en otro. Las sociedades europeas incentivan un comportamiento “ecológico” en los ciudadanos de manera mucho más eficiente que las sociedades americanas (¡al menos las sud-americanas!). Y no porque un francés sepa más o mejor que un argentino qué tanto daño le está causando a su entorno… pero porque su ciudad (pequeña urbe o gran capitolio, da igual) ha sido preparada con los recursos básicos para fomentar este tipo de acciones: centros de reciclaje, campañas de separación de basura al origen, incentivo en transportes públicos eficientes, utilización de energías limpias en industria y hogar, una consciente planificación urbana…  Las opciones son variadas y están (más o menos) bien gerenciadas.

Del otro lado del agua, en el mismo planeta, mi accionar se ve más desalentado. Estos mecanismos están menos fomentados en estas tierras. Pero, un minuto… ¡yo sigo siendo igual de consciente! ¿Cómo puede ser?

No apunto a discutir las razones políticas de las condiciones del medioambiente en un lugar u otro. Más bien a entender nuestra forma de razonar frente a esta problemática. Creo que nuestro nivel de consciencia en estos temas está adormecido. Sabemos que hay acciones que ayudan al planeta y otras que no (¡no me vaya a decir que “separar la basura” le parece una idea sacada de una novela de Verne!). ¿Pero hasta qué punto? Si sabemos que hay cosas que no deberíamos estar haciendo ¿no correspondería dejar de hacerlas, independientemente del lugar donde vivimos? ¿O encontrarles una alternativa, como sociedad?

Tal vez debamos empezar a considerar al medioambiente como parte del bienestar colectivo, y tenerlo en cuenta en nuestro accionar egoísta (por si no entendiste a qué me refiero). Quizás sólo así logremos realmente conscientizarnos…

En cualquier caso, ¡contaminemos YA! Pero contaminemos bien… contaminemos ideas que ayuden a despertarnos.

Nuevo Equipo

Estimada Comunidad South American Business Forum:

 

Comienza este mes de marzo con muchas expectativas. Comienza con ganas, emociones y cambios. A partir de hoy, el contenido del blog de esta organización estará manejado íntegramente por un grupo de contribuyentes muy cercanos al SABF. Buscando darle un poco más de identidad a quienes redactan y generan publicaciones frecuentemente, se ha decidido crear un grupo de personas que, basado en un fuerte compromiso con la organización, se haga cargo del contenido que se publica por este medio.

 

Como muchos lo sabrán, hasta la edición pasada se contaba con un largo conjunto de colaboradores (ex-participantes en su gran mayoría) que le daban vida y gracia a este blog, a través de una red de redactores y un grupo de editores. A todos ellos les agradecemos enormemente su contribución, ganas, ideas, preguntas, respuestas y comentarios que han aportado con tanto éxito. En esta nueva etapa, queremos invitarlos abiertamente a seguir aportando contenido cuándo y cómo más lo deseen. Sin duda, la Comunidad misma ha sido quien permitió seguir creando más Comunidad, generando reflexiones y lecturas más que interesantes.

 

Más, al ser un año de cambios y de nuevas metas, este año el contenido del blog será coordinado por un grupo más condensado de personas; lo que no significa – y reitero – que todo aquél que esté interesado en seguir escribiendo ya no pueda hacerlo. ¡Al contrario!

 

Este grupo estará formado por:

 

–        Nicolás Berneman, participante del SABF 2010

–        Ana Paula Valacco, participante del SABF 2013

–        Facundo Calvo, participante del SABF 2011

–        Cristian Tenuta, participante del SABF 2011 y SABF 2012

 

Vaya a ellos mi especial agradecimiento por haber aceptado este desafío.

 

Como Coordinador General de este blog, invito a toda la Comunidad (y a todos aquellos que quieran sumarse) a visitar periódicamente este medio, para lograr generar un espacio de debate e ida-y-vuelta sobre temas de actualidad argentina, sudamericana y mundial. Y en especial, a ser partícipes de uno de los foros para estudiantes más atractivos de Sudamérica, aplicando hasta el 4 de mayo de 2014.

 

Todo aquél interesado en acercarse al Equipo a cargo de este blog, no dude en escribir a prensa@sabf.org.ar y ponerse en contacto con nosotros.

Un fuerte saludo a toda la Comunidad.

Juan M. Maffi

Coordinador General – SABF Blog

Primera jornada de orientación para delegados de Argentina

El pasado sábado 28 de marzo se llevó a cabo la Primera Jornada de Orientación para los Delegados de Argentina del South American Business Forum. En un encuentro muy cálido, 12 delegados argentinos de distintas universidades de la ciudad de Buenos Aires, y 12 miembros del equipo organizador del SABF compartieron una tarde llena de actividades, diversión y buen clima.blog

La Jornada, que fue albergada en el Instituto Tecnológico de Buenos Aires, empezó con un entretenido juego de presentación para que delegados y organizadores comenzaran a conocerse entre ellos. Las risas no faltaron en lo que fue un desafío para la memoria y la creatividad. Una vez presentados todos, se sucedieron una serie de actividades cuyos objetivos eran dos: divertirse y dejar un mensaje en quienes son considerados los más valiosos colaboradores del SABF, siendo ellos quienes representan los valores y visión del Foro en sus respectivas universidades.

Con un fin meramente lúdico, delegados y organizadores se dividieron en dos grupos para competir – amistosamente – en las actividades propuestas por el Departamento de Student Relations. Entre los juegos desarrollados se encuentran: un juego de preguntas y respuestas relacionadas con características particulares del Foro, el conocido y bien llamado “teléfono descompuesto”, y un pictionary basado enteramente en el SABF. Cada actividad había sido planeada con propósitos particulares, pero la Jornada entera tenía un objetivo principal: pasarla bien y generar un encuentro agradable entre quienes organizan y quienes ayudan a difundir el South American Business Forum.

Gracias a la excelente disposición y ganas que todos llevaron consigo, la actividad resultó muy entretenida y amena. Desde el Departamento de Student Relations queremos agradecer a todos los delegados que estuvieron allí e hicieron de la Primera Jornada de Orientación un encuentro digno de repetirse. ¡Por lo tanto, muchas gracias a María Alustiza, Juan Martín Pagella, Pablo Artusi, Victoria Puricelli, Analía Gómez Vidal, Luciano Colos, Aluén Burna, Osvaldo Sosa-Echanis, Juan Rodriguez Bensi, Agustín Taberner, Damián Baldini y Guillermina Müller!