SABF Author

Ana Paula Valacco

Blog Team 2017

Archivo

Bitcoin en boca de todos

El pasado miércoles 9 de mayo se llevó a cabo la primera jornada del ciclo de charlas pre-SABF, destinadas a la comunidad y abiertas al público. El tema central fue el Bitcoin y su importancia en la actualidad como elemento disruptivo en distintos órdenes: el tecnológico, el económico y el geopolítico. Este tema tiene una muy cercana relación al tópico central de la conferencia de este año: la colaboración. Si estás interesado en participar en la 10ma edición del foro y todavía no pudiste inspirarte, quizás este resumen de lo que fue la Jornada Bitcon te dé una mano.

 

El Bitcoin

JornadaBitcoin 1La primera disertación estuvo a cargo de Manuel Aráoz, quien actualmente trabaja como desarrollador de BitPay, una plataforma líder de pagos online que utiliza esta moneda en transacciones en línea o personales. Aráoz presentó a un público nutrido y heterogéneo el quid de la cuestión dura del Bitcoin: ¿qué soluciona? ¿para qué sirve? ¿por qué es seguro?

Las características principales que Aráoz enunció dicen mucho acerca de la revolución que impulsa el Bitcoin. Funciona como un “efectivo digital o electrónico”, utilizando tecnología open source y emitida de manera descentralizada. Es decir, no responde a una entidad central de emisión, sino que se legitima en el trabajo en red: cada nodo o computadora almacena toda la cadena de transacciones hechas en la historia de la moneda (unos jóvenes cinco años), y así, puede y debe verificar de manera simultánea la trayectoria que permite cada nueva transacción. Continuar leyendo…

5 días de colaboración pura en torno a la Educación

edicatonLas soluciones generadas en común por algún motivo son superadoras: cuando uno piensa, opina y analiza, primero lo hace desde su subjetividad; y subjetividades, como personas y experiencias, hay infinitas. Sólo en el encuentro entre varios puntos de vista podemos asegurar que existe  una complejidad mínima que asegura la diversidad e, idealmente, un acercamiento más exhaustivo a la solución.

Siguiendo esta línea, la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) en su capítulo argentino, llevó a cabo en la semana del 31 de marzo al 4 de abril el Educatón, una instancia de participación y debate enteramente online en torno a soluciones educativas que involucren a la tecnología. Fue organizado en el marco del Proyecto en Educación y Nuevas Tecnologías (PENT) y en asociación con el portal educativo de la Organización de Estados Americanos (OEA). Continuar leyendo…

Turismo lado B

Un  corto viaje a Río de Janeiro, la capital del Carnaval, me permitió conocer a una comunidad cuya imagen es objeto de múltiples prejuicios, y simultáneamente, una interesante perspectiva de negocios

Jon Lee Anderson, maestro de periodistas, asegura que no puede creer cómo la mayoría de los reporteros brasileros no conocen la favela, siendo que ésta es una parte tan importante y central de la sociedad del país. No fue a causa de su consejo que lo hice, pero sin dudas puedo  confirmar la relevancia de la experiencia para quien pueda aprovecharla: vivir en una favela en Río de Janeiro es una de las mejores maneras de sumergirse en la idiosincrasia latina.

Mi llegada al barrio fue de cierta manera azarosa, sin mucha premeditación. Pude contactarme de casualidad con Elliot Rosenberg, un norteamericano de Los Ángeles que gentilmente me ofreció a mí y a un amigo alojamiento en su hogar.  Una única salvedad: este quedaba en la favela, y no en cualquiera, sino en Rocinha.

Rocinha3.jpgEs la más grande de la ciudad carioca, esa meca del turismo que ofrece playas, cultura e infinitas oportunidades, a la vez que un panorama certero de la bipolaridad del Brasil. La calle que atraviesa toda Rocinha, Estrada da Gávea, comienza en el exclusivo barrio del mismo nombre y culmina en la entrada de São Conrado, otro vecindario que ostenta departamentos de lujo y hasta un centro comercial de nivel internacional. Pero la favela se impone desde lo alto, como un gigante agazapado que observa atento el frenesí de la ciudad desde la ladera del morro. Aunque, en realidad, ahí dentro el tiempo discurre de una manera también agitada pero totalmente diferente al del centro urbano donde está la mayoría de las atracciones turísticas.

El ritmo es otro: el funk, ese sonido cortado que desde la favela se fue expandiendo en las preferencias de fiesta de gran parte de la sociedad, reina inmanente las 24 horas. Cuando no se escucha, se siente. Su beat se asemeja al marcapasos invisible de la comunidad. Fue prohibido por ley y, por supuesto, volvió y con fuerza. O nunca se fue, en realidad. Continuar leyendo…

Entre los datos y la web 2.0.

Durante algún tiempo nos hemos preguntado si se puede construir ciudadanía desde una computadora conectada a internet. Las nuevas tecnologías junto a las redes sociales facilitaron la formación de un terreno extremadamente fértil para el debate político y lo acercaron al ciudadano medio, que generalmente se demuestra apático o desafectado hacia la actividad tradicional. El anonimato, sin embargo, siempre generó suspicacias al momento de plantear que este tipo de participación era viable o siquiera fortalecía la democracia y los canales de comunicación entre los gobernantes y los gobernados.

 

2014-03-01 11.32.02Esta desconfianza ha menguado con el avance de las plataformas 2.0 y el surgimiento de nuevas oportunidades de interacción que sí demuestran ser útiles. Los gobiernos, por un lado, están admitiendo el poder de las redes y la importancia de brindar información, como un requisito indispensable para la transparencia de sus actos y la rendición de cuentas. Los portales de datos abiertos y otras apuestas en innovación pública son respuestas cada vez más comunes a las demandas de una ciudadanía que exige esa conversión y reconocimiento.

 

Por otro lado, el periodismo también tuvo que adaptarse, aunque su transición fue más paulatina. Tanto en su vertiente ciudadana, alentada por las redes sociales y los nuevos gadgets, o en el uso de la big data por parte de periodistas incluso veteranos, la tecnología aparece como un elemento disruptivo y revolucionario. Ahora, demandas clásicas de participación ciudadana y hacia el gobierno encuentran nuevos canales para ser satisfechas. Continuar leyendo…