Juguemos juntos

Cuando era chica, me acuerdo que para un cumpleaños, el de siete u ocho años, fui a la juguetería con mamá y papá a elegir mi regalo. Eran esas épocas donde era aburrido que te regalen ropa, y nada superaba ese viaje a la juguetería y a esos pasillos interminables llenos de diversión en potencia.

Por esos años no sé si quería ser bióloga marina o científica loca (énfasis en la palabra “loca”, porque era la parte importante del título!), pero yo buscaba en ese viaje un microscopio. Mirando hacia atrás la juguetería no era el mejor lugar para encontrarlo! Recorriendo los pasillos finalmente lo encontré, pero como suele pasar con todo lo que uno encuentra en una juguetería, era un juguete.

Sin decepcionarme seguí mirando alrededor y lo encontré. El regalo perfecto. Una caja que era casi tan grande como yo y decía con letras grandes: QUÍMICA. Cuando lo compré me sentía gigante, me imaginaba transformando mi casa en un laboratorio increíble. Cada vez que jugué sentí que lo había logrado. Las horas que pasé con ese set de química son incontables.

Lo que en ese momento me pasó desapercibida, es que la caja además de decir QUÍMICA con colores brillantes y llamativos, tenía un decorado con todos elementos de laboratorios, nada más. Al costado, chiquito, tenía la edad a partir de la cual era recomendable jugar. El detalle, más allá del número, era que había una nena y un nene al lado del número.

A medida que fui creciendo y dejando atrás los juguetes empecé a prestarle más atención a los anuncios en sí. Las cocinitas, la caja registradora, la lavandería…el juguete que toda nena quiere para esta navidad. El taller mecánico, los autos, la caja de herramientas, infaltable para el hombrecito de la casa.

Uno a veces no se da cuenta el impacto que puede tener sobre los niños. Si desde tan chico le hacen creer que hay que jugar con algo porque es de “nena” o “nene”, ese niño después crece pensando que en la vida hay cosas de “nene” o “nena”. Pensando que sus decisiones tienen que estar tomadas desde la perspectiva que corresponda, incluyendo obviamente, qué estudiar luego del secundario.

Muchas veces la escuela no ayuda. Si a una chica le va bien matemáticas, “es impresionante” y si a un chico le cuesta literatura o lengua, “es natural”. Porque a los chicos generalmente les va bien en las ciencias y a las chicas en las materias más blandas. Si habré escuchado eso en conversaciones entre madres.

El mundo de la ciencia es percibido como un mundo de hombres, y si así lo fuera porque simplemente pasa, perfecto. Sin embargo, la realidad es que desde chicos, se ilustran las carreras científicas como difíciles, laboriosas, con habilidades manuales. En consecuencia, los más fomentados a seguirlas son chicos, porque es riesgoso para una chica.

Tomemos conciencia sobre el impacto que tenemos sobre los niños y pensemos antes de hablar. De lo contrario, seguimos criando futuros adultos que piensan que el lugar natural de una mujer es la cocina mientras que es encantador que un chico cocine. Seguimos alimentando una sociedad donde es “sorprendente” que una mujer siga una carrera en las ciencias. Y aún más importante, los condicionamos desde chicos sobre qué está bien para ellos aspirar.

Me gustaría que el día de mañana si tengo hijos, crezcan en un mundo donde no se sientan una minoría por ser mujer en un aula llena de hombres o viceversa. Me gustaría que si algún día tengo una hija y decide estudiar ingeniería como la madre, la primera pregunta que le hagan no sea: “Ah, está lleno de chicos! ¿Para cuando el novio?”.

Ese cambio arranca en los hogares y lo continuamos todos como sociedad. Jugando ellos aprenden. Aprendamos a dejarlos jugar.

 

Leave a Reply