¿Y si hacemos que todo el mundo ande en pijamas por la calle?

Entrevista a Augusto Mustafá, creador de Elepants

 

Después de un día agotador en el trabajo o en la facultad, llegas a casa con ganas de lanzarte en tu cama, encender el televisor, agarrar algo fresco de la heladera y tirar lejos tu ropa para ponerte tu prenda favorita. La pregunta es, ¿por qué esperar hasta terminar el día para estar cómodo cuando podrías estarlo cuando quieras?

Esto mismo se planteó Augusto Mustafá, creador de Elepants, una empresa argentina de pantalones escoceses o tipo pijama. Él utilizaba este estilo de pantalón cuando se le antojaba sin importar la actividad u hora del día, ya fuera después de sus prácticas de rugby o cuando salía de fiesta por las noches. Muchas veces recibió críticas por parte de sus pares. Lo tildaban de “ridículo” y fue esto lo que lo motivó a llevar este estilo al siguiente nivel. “Haré que todo el mundo los use”, fue su respuesta. IMG-20160718-WA0021.jpg

 

“No quiero el negocio familiar, quiero algo propio”

Después de terminar el colegio, Augusto (23) empezó a trabajar en la empresa de su familia, pero esto no llenaba al cien por ciento sus días. “Yo quería hacer algo personal, que me conocieran por mérito propio. Quería romper el estereotipo de lo que hay que usar o no en la calle”, cuenta. Fue así como a sus 19 años, sin conocimiento alguno de vestuario ni ventas, consiguió telas y talleres para confeccionar sus famosos pantalones a cuadrados. Comenzó vendiendo a sus amigos y conocidos a través de las redes sociales y usando su casa como tienda, pero al poco tiempo esta moda se expandió a otros sectores y la demanda aumentó. Al año y medio de esto, se asoció con un amigo y junto a un empleado fundaron “Elepants”. “Trabajábamos de ocho de la mañana hasta las diez de la noche de lunes a lunes. Tenía ganas de darle vida a esto ya que tenía una muy buena respuesta, pero se necesitaba de mucha dedicación para lograrlo”, comenta Augusto o “Tito” como lo llaman sus amigos.

 

¿Cómo pensar en grande siendo tan chicos?

Como el negocio iba viento en popa, el equipo de trabajo también se amplió. La base del emprendimiento es ser una empresa de jóvenes para jóvenes, siendo 27 años el promedio de edad de los empleados. Con el tiempo fueron aprendiendo a responder acorde a las exigencias de lo que supone ser una marca de moda y le dieron la importancia de reunirse una vez a la semana con objetivos por equipo y área, con distintas metodologías de organización y, por sobre todo, que cada sector fuera dueño de sus proyectos. “Tuve que aprender a delegar, a no tener que estar en todos lados y a liderar equipos con gente profesional y más capacitada que yo”, indica Augusto.IMG-20160718-WA0022.jpg

Actualmente, Elepants cuenta con 43 empleados y 100 puntos de venta en todo Argentina, y este año se abrió al mercado paraguayo. En total hay alrededor de 200.000 “Elepants” dando vueltas por el mundo. La empresa se está acomodando y armando equipos para expandirse internacionalmente. “Una persona que tiene voluntad y ganas, puede lograr todo lo que quiera. Hay que preguntar, averiguar, equivocarse siempre, aprender de los errores… el problema es cuando uno tropieza con la misma piedra”, agrega Augusto.

¿Quién está detrás de los pantalones a cuadros?

Augusto es el único varón de una familia de 7 hermanos. Su experiencia en el colegio con Historia no fue positiva ya que, según cuenta, le cuesta sentarse a leer y estudiar. Se describe como “una persona inquieta y proactiva”. No terminó la carrera de Publicidad: la facultad no le estaba dando las herramientas que necesitaba implementar para Elepants.

Actualmente está cursando un Postgrado en Gestión de Pequeñas y Medianas Empresas en el IAE y es el representante del Hotel Palazzo Versace de Dubai en los Emiratos Árabes. Además, es el primer orador confirmado de TEDxRecoleta, el próximo octubre. “Sigo intentando crear cosas, tengo muchos proyectos dando vueltas en mi cabeza. Me junto bastante con emprendedores y me mantengo activo, siempre capacitándome más en lo que pueda”, declara. Además añade: “Mis días son muy largos pero disfruto cada paso porque todo esfuerzo ha dado su fruto y la gente te reconoce tu trabajo y dedicación”.

 

– Son las 6 de la tarde y ya terminó tu horario laboral, ¿qué pasó durante el día que hizo que fuera increíble?

“Me divierte mucho hablar con la gente que trabaja en la empresa. Me gusta saber qué les produce trabajar aquí. Mi objetivo es generar diversión, armonía de trabajo, que nos divirtamos pero que trabajemos. No ponemos límites, no decimos qué hay que hacer, sólo el objetivo que buscamos y damos las herramientas y el apoyo que necesiten. Así da gusto trabajar”.

Así como Mac desafió al PC o Dove atacó “el mito de belleza”, ¿a quién desafía Elepants?

“Desafiamos a la moda y rompemos con el paradigma de lo establecido. Lo que para algunos les puede parecer fuera de lo común usar, nosotros le decimos a la persona que tiene ganas de hacerlo que puede estar cómodo con lo que quiera. Somos distintos y tenemos un mensaje diferente para transmitir a todos quienes quieran usar nuestros pantalones”.

-¿Alguna vez te viste con tantos problemas que pensaste en dejarlo todo?

“Tengo bajo mi responsabilidad a más de 800 personas que viven de este proyecto, entre los empleados, talleres, locales, etc. Todos dependen de mí y me ponen a prueba diariamente. Muchas veces me dan ganas de decir ¡basta!, pero ahí está el desafío de capacitarme, hablar con todos en la empresa para que estén contentos. Lo importante es entenderlos y decir ‘esto es lo que amo, esto lo creé yo y voy a poner todo de mí para seguir adelante’”.

-¿Qué consejos les darías a quiénes están empezando a crear su primera empresa?

“Que no tengan miedo a equivocarse, miedo de que les irá mal. Anímense, intenten, asesórense y escuchen a quienes ya lo hicieron. No hay nada mas lindo que trabajar para uno. Es mucho sacrificio pero hay que juntarse con la gente correcta, no necesariamente que piense igual que uno pero que tengan el mismo objetivo. Nunca hay que sentirse el más realizado dentro del grupo. Lo importante es no estancarse. Satisfacción tengo, estoy contento, soy feliz pero no me quedo en eso, siempre trato de superarme y ayudar al resto”.

Leave a Reply