La costumbre mata sueños

Hoy por hoy nos vemos sumergidos en un mundo insaciable. Cada día que pasa el mundo profesional se vuelve más frío y más exigente. La inserción laboral que preocupa a tantos jóvenes se vuelve más difícil y para poder superar ese estándar no hay actividad que sea suficiente. ¿Qué logramos con esto? En el mundo hay millones de personas extremadamente capacitadas que probablemente se vean sumergidas en una rutina que no sea grata, cómoda, o peor: que no sea lo que soñaban. ¿Qué pasa con estos sueños? La rutina mata sueños. Eso es lo que pasa. Lo peor que podés hacer es acostumbrarte a algo. Se pierde el misterio, la emoción, esa sensación de novedad y el gustito a “no sé qué va a pasar hoy”.

De pequeños siempre nos motivan a soñar, a dejar nuestra imaginación libre y darle cuerda.  A medida que uno crece, muchos ya no lo hacen; piensan que es infantil, dicen que “hay que madurar”. Yo me pregunto seriamente quién fue la persona que dijo que uno madura o crece en el momento que se deja de soñar. Eso simplemente te deshumaniza. La sociedad cambió tanto estos últimos años, para bien y para mal. Teniendo en cuenta las cosas buenas que este nuevo siglo nos ofrece, no es acaso el mejor momento para liberar nuestra creatividad e imaginación? Las mejores ideas e inventos tienen su origen en dos lugares: accidentes o sueños. Seamos honestos, la segunda es más divertida. Si puedo pensarlo, ¿por qué no hacerlo?

Siempre creí que las metas enormes y lejanas son las mejores que uno puede tener. Si uno está realmente entusiasmado y cree que es la correcta, cosas maravillosas e inesperadas pasan. Esto creo que sucede porque cada individuo va tomando decisiones que piensa que pueden acercarlo más a ella, y ahí es cuando la magia ocurre. Entre decisión y decisión se va creando la experiencia de vida, y sobre todo, se va cambiando y creciendo a medida que todo esto ocurre.

Otra cosa que muchas veces pasa desapercibido y es fundamental, es aprovechar a quienes te rodean mientras vas construyendo tu camino. A lo largo de él seguro que hay un común denominador que puede ser tu familia, tus amigos, tu pareja. Sin embargo, es también vital no pasar de largo a las personas nuevas que se cruzan. El mundo está lleno de personas inspiradoras y de quienes se puede aprender muchísimo, y es por eso que insisto en siempre intentar conocer la historia de vida de las personas que te rodean en los distintos momentos de tu vida. Nunca se sabe cómo puede inspirarte alguien. Eso es lo bello.

Mi consejo: atrévanse a soñar en grande y a intentar alcanzar lo que se propongan por más grande que sea. Lo que puede suceder en el medio es tan poco predecible, que hace que cada día valga la pena despertarse simplemente para ver qué pasará hoy.

Quiero concluir recomendando el siguiente corto: “El empleo”. En él se logra la representación exacta de una sociedad conformista. Para meditar y hacer introspectiva, me encantaría saber qué opinan.

10 Responses

  1. Hernán Suris 02/06/2014 at 16:42

    Totalmente de acuerdo!

    “Aprovechar a quienes te rodean mientras vas construyendo tu camino. Es también vital no pasar de largo a las personas nuevas que se cruzan”

  2. Susana bertolo 02/06/2014 at 19:57

    Totalmente de acuerdo!!!!!!

  3. Todo muy lindo pero realmente parece sacado de un texto de autoayuda, y con todo respeto, esto no refleja la realidad.
    Es muy fácil hablar de soñar, de construir un camino grato, sorprendente, etc etc, la realidad en la que vivimos es otra. Coincido en que la rutina es lo peor que existe pero no entiendo cuando hablás del mundo profesional cuando en tus recién 19 años jamás trabajaste en serio, ni siquiera sé si alguna vez trabajaste pero lo dudo, y hablar desde una posición de clase media alta burguesa de Coghlan no es que no te autoriza a hablar sobre el tema, podés hacerlo, estás en tu derecho, pero carece de respaldo alguno con la realidad porque ni siquiera tuviste la experiencia. Carece de lógica alguna hablar de algo que no se vivió.
    Obviamente tampoco entiendo lo de experiencia de vida, cuando no sólo tenes apenas 19 sino que en toda tu vida viviste de arriba con todos los mimos posibles que te dieron, por suerte!, tus padres seguramente de haber trabajado mucho. Ahora, retomando, no me suena esto de vos hablando de “trabajar”, “mundo profesional”, “rutina”. Rutina no es levantarte ir a cursar a la facultad privada (que te mantienen tus viejos, no vos laburando) rutina es levantarte bien temprano, viajar como ganado porque no tenés guita para un auto, y romperte el lomo para mantener a tu familia y/o una carrera cursando de noche.
    Eso es rutina, no la de tener todo servido en bandeja. Tu caso, el mío, y el de la gente que te rodea no representa ni un ínfimo porcentaje del grueso de la población argentina. Me gustaría que le plantearas esto a un trabajador de Longchamps, si no se te cagase de risa y te dijese “nena, tengo mantener 2 pibes o sostener a mis viejos y estudiar, y tengo el laburo que puedo tener” es que sin dudas, estás en una realidad paralela.
    No todo el mundo tiene la suerte que tenés vos y unos muy pocos, de tener un excelente pasar económico familiar y la posibilidad de estudiar a piaccere.
    Quizás, madurar no sea dejar de soñar, sea empezar a ver que hay gente que no tiene la posibilidad de soñar porque en el día le preocupa más si le va a llevar un plato de comida a los hijos.
    En conclusión, estaría bueno salir un poco de la burbuja burguesa que te rodea. No sos una piba idiota, sabés de lo que hablo, y este texto suena muy lindo pero no tiene su correlato con la realidad, quizás la tenga en los países escandinavos pero estás en Argentina y las urgencias son otras.

    • Yo también lo veo en un libro de autoayuda pero no es algo que me resulte malo.
      Obviamente que en Argentina no se cumple esto. Eso es un problema. La necesidad de mantener a una familia se antepone ante todo y es lógico que se haya tiempo ni ganas de ponerse a “soñar”. Tener que llevar un plato de comida a los hijos, viajar como ganado y estudiar de noche, todo eso es rutina y estoy completamente de acuerdo con eso. Sin embargo, no entiendo por qué todo eso es excluyente.
      Planteo un punto de vista utópico, pero se sigue con lo que digo de que no hay que conformarse con algo. Si un trabajador de Longchamps me dijera eso, probablemente se me ría en la cara pero eso no quitaría que le contestara “y por que no podés”. Probablemente se me ría de nuevo, pero bueno.
      Sé que con 19 años no tiene sentido que hable ni de rutina, ni de trabajo, ni de experiencia de vida. En ningún momento dije que yo viviera en una. Yo lo que pienso es que siempre se puede apuntar un poco más alto. Tengo la suerte de conocer gente que así lo hizo. Y hablo de laburantes, no de burgueses.
      No te discutiría que el texto no se sigue con la realidad porque no lo hace, pero sí podría seguirse. Quizás no hoy y probablemente mañana tampoco, pero por qué en algún momento no? Las urgencias serán otras pero la realidad en la que vive Argentina no aguanta por mucho más. El hecho de que no veas que se puede mejorar quizás es algo para sentarte y meditarlo un rato, porque el tener que mantener hijos y viajar en un tren como en una lata de atún, te dejará cansado pero no te quita la posibilidad de progreso.

    • En primer lugar, me da mucha bronca que postees un comentario en Anónimo. Si tenés ganas de decir cosas, al menos permitinos llamarte por tu nombre. Acá no se publican los mails ni las direcciones ni los teléfonos ni tu declaración jurada… pero si vas a participar de un espacio de debate, tirar un comentario fuerte e irte, pierde todo el sentido la palabra “debate” si vas a hacerlo sin decir al menos tu nombre.

      Seguidamente, quiero recalcar querido/a Anónimo, que la intención de este post, según entiendo yo (Sofía corregime) no es describir realidades imposibles ni dejar de lado otras realidades. De hecho, nadie está hablando de realidades. Vos estás queriendo decir que la persona que se tiene que preocupar por darle de comer a su familia no sueña? No quiere algo mejor? Yo leo tus comentarios y me da la sensación de que estás aceptando que por vivir lejos, trabajar por menos plata, tener hijos que mantener y no haber podido ir a la universidad, ciertas personas ya no pueden atreverse a soñar.

      Completamente en desacuerdo con tu marginal comentario de “rutina”. Rutina tenemos todos. Y todos tenemos nuestros problemas. El que cursa, cursa, el que trabaja, trabaja. Y eso de “romperse el lomo” no tiene NADA que ver con la posición económica en la que se encuentra el trabajador. Muchísima gente laburante tiene un buen pasar económico, y lo tiene porque/gracias a que/independientemente de que alguien haya trabajado y ganado plata antes. Cada uno tiene su historia y “carece de lógica” que juzgues a los que trabajan por menos plata como “más laburantes y rompe-lomos” que los que trabajan con mejor pasar económico. Insisto: no tiene NADA que ver.

      Mi familia estuvo al borde de la calle y salió, porque es gente trabajadora y porque creía en algo: tenía un sueño. Y de eso se trata esto. De no bajar los brazos por conformarse. Si mi papá se hubiera conformado con vivir al borde de la calle, lleno de deudas hoy probablemente no podría estar escribiéndote. Vuelvo a repetirte: no creas que porque hay gente que tiene necesidades básicas menos cubiertas que otras, éstas no pueden soñar porque tienen que preocuparse por alimentarse. Desafortunadamente, mucha gente piensa como vos y cree que porque uno la tiene más difícil, tiene que conformarse con lo que le tocó y cree que soñar es para idiotas. Si soñar fuera para idiotas, hay miles de familias que no podrían haber nacido, y la humanidad se habría extinguido hace años.

      Vivir en una burbuja es justamente creer que no se puede salir de ella. Vos deberías tratar de ir y reventar la burbuja de aquellas personas que creen que, por vivir en Longchamps y tener familia que mantener, no pueden empezar a soñar en cambiar su vida.

      Pensalo.

  4. Virginia Amico 03/06/2014 at 0:48

    Me gustó mucho So!!

    Me siento muy identificada con la siguiente frase:
    “Otra cosa que muchas veces pasa desapercibido y es fundamental, es aprovechar a quienes te rodean mientras vas construyendo tu camino.” Mi forma preferida de aprender!!

    Creo que siendo jóvenes es cuando más hay que romper la rutina ya que eso significa crecer. Hay que probar cosas nuevas, salir de la zona de confort, atreverse y conocerse.

  5. CIntya Mendoza 03/06/2014 at 2:37

    absolutamente de acuerdo! … los sueños son nuestro motivo.

  6. Excelente! El derecho a soñar lo tenemos todos, más allá de la vida más o menos cómoda que a cada uno le tocó. Está lleno de casos de gente de clase humilde que se animó a creer que era posible cambiar su situación y con mucho trabajo lo logró. Pero antes que trabajar hay que escaparse un ratito de la rutina diaria y soñar que puede haber algo mejor. Y si estás realmente convencido, es casi imposible que no lo logres :)

  7. María de la Puerta 12/06/2014 at 22:14

    Me gustó mucho! Creo que cualquier persona, esté en la situación que esté, pasa varios minutos de su día soñando. No importa que en ese momento no puedas llegar a donde quisieras estar, pero te mantiene vivo el hecho de pensar que algún día podría pasar y, más importante, buscar que pase.

Leave a Reply