Desafíos del modelo de negocios de la industria automotriz

¿Cómo la tecnología del siglo 21 le permitió a la industria automovilística cambiar su modelo de negocio?

Desde principios del siglo 21 los nuevos participantes del sector de la tecnología y comunicación han entrado a la industria de la movilidad y han cambiado drásticamente su cadena de valor y modelo de negocio tradicional. Los principales segmentos que fueron alterados fueron la producción, experiencia de ventas, key partner, producto, innovación y R&D.  Hoy en día las compañías que no están al frente de la industria tienen una chance de saltar adelante y aquellas que están al frente pueden quedarse atrás si su modelo de negocio no es flexible.

1)     Transición de la producción de push a pull y modular

En los últimos años se vio esta transición de la producción en variadas industrias.  Sin embargo Dell es la primera que viene a la mente cuando hablamos de producción modular.  La industria automotriz adoptó en una etapa tardía avances tecnológicos que surgen en otras industrias.  La industria pasó a ofrecer productos con atributos seleccionados por los clientes.  A veces pedidos a través de internet y entregados en los primer 15 días después de la orden; un ejemplo es el Toyota upstart Scion.

2)    Cambios en la experiencia de venta y compra

Las concesionarias como puntos de venta están siendo desplazados en algunos países como EEUU como lo es para las marcas Tesla y BMW.  BMW cambia la experiencia de compra introduciendo a los ‘BMW product genius’ quienes educan al cliente sobre todas las gamas de productos.   La motivación para la introducción del ‘BMW product genius’ no es vender (no ganan comisiones por ventas) sino construir la lealtad del cliente.  Ciertamente recuerda al servicio ofrecido en los Apple Store.  En cuanto al Tesla S1 eléctrico vendido directamente a los clientes es más agresivo y reprimido por las concesionarias.  No por convertirse en un competidor directo (las ventas de Tesla representan el 0,1% en EEUU) sino porque otras marcas podrían seguirlo.

La tecnología ha irrumpido en la forma en que las personas toman sus decisiones de compra.  Usualmente las personas emplean diferentes plataformas o blogs para decidir a quién confiar o qué comprar.  Sobre todo, los consumidores aprecian la innovación en los automóviles.  Quieren comprar de aquellas marcas que perciben que traen tecnología primeros al mercado.

3)    Innovación en producto y R&D: sustentabilidad, autos eléctrico y autónomos

En el  ‘2016 EU Industrial R&D Investment Scoreboard[1]’ 6 productores de la industria automotriz están entre el top 30 y el número de patentes en la industria aumenta.  VW era la empresa con la mayor inversión en R&D hasta que tuvo que hacer recortes para poder afrontar las multas por haber falsificado protocolos de pruebas de emisiones.   La innovación es una de las prioridades más grandes para las empresas de la industria.  Hoy en día hay al menos 50 modelos híbridos en el mercado mientras que en el 2001 había sólo 2.

Enfocarse sólo en reducir los motores de combustión y aumentar la eficiencia del combustible puede significar que un futuro estas compañías queden atrás.  Los cambios en los productos tiene  que estar medidos para que ganen la aceptación del público.

Los productos cambian de mecánicos a híbridos a eléctro a parte – autónomos lo que cambia el motto de ‘rápido, resistente’ a ‘sustentable, innovador’.

4)    Economía compartido

Yendo un paso más lejos ‘Car2Go’ por Daimler y ‘DriveNow’ por BMW sugieren servicios donde no hay propiedad particular.   Otro ejemplo diferente es ‘Autolib’ un servicio que corre a cuenta del gobierno y la compañía que provee el auto es desconocida por el público.

Recapitulando, los cambios en tecnología e innovación producen más que meros cambios en el producto en sí.  Sino que permiten nuevos modelos de negocio y se replantean las relaciones entre los diferentes actores.  La cadena de valor y el modelo de negocio va a seguir cambiando a medida que nuevos actores de otras industrias imparten sus avances en electrónica, comunicación, combustibles alternativos y materiales sobre la industria automotriz.

REFERENCIAS:

[1] https://www.iriweb.org/sites/default/files/2016GlobalR%26DFundingForecast_2.pdf

FUENTES:

Ø  www.forbes.com

Ø  www.bcgperspectives.com

Ø  www.bain.com

Ø  www.bloomberg.com

Ø  www.economist.com

Ø  www.kpmg.com

Ø  www.ibm.com

Ø  https://www.iriweb.org/sites/default/files/2016GlobalR%26DFundingForecast_2.pdf

Me gradué… y, ¿ahora qué?

Existen varios tipos de crisis en este mundo y todos hemos experimentado alguna en nuestras vidas. Está el síndrome del nido vacío que sufren los padres al ver a sus hijos partir, está la crisis nerviosa que te da esperando saber la nota de tu último final, también hemos vivido como sociedad crisis políticas, socioeconómicas, financieras y hasta algunas más personales, las crisis existenciales. Pero nadie te anticipa la crisis que vas a vivir cuando ya pasaste la mitad de tus veinte… llegando a los 30.

Estamos determinados a seguir un patrón establecido de cumplimiento de etapas a medida que nos vamos desarrollando. Tenemos una guía desde nuestra infancia que nos va diciendo cuál es la siguiente fase que debemos superar. Pero, ¿qué pasa cuando ya terminas el ciclo por el que todos nos vemos inmersos?

Saber el rumbo, esa es la cuestión

Luego de mucho esfuerzo, tazas de café y noches en vela, terminas la carrera que te hicieron escoger a la temprana edad de 18. Consigues trabajo, te independizas y vives tu día a día. Suena como que has llegado a la cima, pero la verdad es que recién te estás empezando a conocer. Ya no hay más patrón que seguir. Estás tú. Solo tú y tus decisiones.

En mi caso personal, sufrí a los 26 un replanteo muy fuerte en mi vida. Me gradué y me vine a vivir a Buenos Aires a los 23. El irte de tu país y dejarlo todo, hace que vivas más intensamente en qué deparará tu vida. Si bien estaba estable con un buen trabajo y un departamento temporal donde vivir, mis actividades con amigos y uno que otro paseo de vez en cuando, me sentía profundamente vacía. Ahí es cuando viene la inminente pregunta… ¿hacia dónde voy? Y es que el fin de la adolescencia eterna te golpea fuerte. Según el Dr. Ricardo Rubinstein, Psicoanalista de la Asociación Psicoanalítica Argentina, “vivimos en épocas caracterizadas por quemar etapas y la urgencia. Hay una presión social de lograr todo ya”. Después de pasar varias semanas encerrada y haberme terminado casi las 10 temporadas de Friends en una sentada, decidí que tenía que hacer un cambio. Ese cambio iba a depender de mí y solo de mí.

Las preguntas del millón

Antes de cualquier decisión hay que saber ordenarse y priorizar. ¿Qué me apasiona?, ¿cuál es mi talento?, ¿en qué estoy invirtiendo tanto mi dinero como mi tiempo?, ¿qué me hace feliz?. Éstas fueron algunas de las interrogantes que me planteé para empezar este nuevo camino. Suena muy cliché, pero si no empezamos a cuestionarnos esto es difícil llegar a un objetivo.

En mi caso sentía una fuerte necesidad por aprender cosas nuevas y me di cuenta que ya no era tan sencillo como lo era en el pasado. Me metí a clases de ukelele que, a pesar de que soy pésima, me distrajeron de mis obligaciones y pude exponer mi cerebro a actividades que requerían una atención distinta. Al finalizar cada clase me sentía exhausta lo que  era de esperar ya que tocar música es para el cerebro el equivalente a un entrenamiento físico completo.

Dentro de mi aventura para innovarme, me metí a clases de UX Design. Me intrigaba aprender a programar y sabía que para llegar a eso, tenía que empezar desde lo más básico. Aún sigo en proceso de alcanzar ese objetivo, pero ponerse pequeñas metas a corto plazo facilita no perderse en el camino.

Como no todo es uno y quería ayudar dentro de lo que estuviera a mi alcance a mi comunidad, decidí meterme en el mundo de TED. Saqué la licencia para organizar TEDxRecoleta y con un grupo de amigos llevamos a cabo la primer edición de este evento. Esto me mantuvo siete meses ocupada en una actividad completamente extraprogramática con el fin de traerle algo positivo a mi entorno. Pudimos organizar un evento para 100 personas que fue un exitazo y la satisfacción que se siente luego de haberlo logrado es indescriptible (¡mira las charlas aquí!).

Como me apasiona viajar decidí conocer al menos 3 lugares nuevos por año. No tenían por qué ser lejanos, solo destinos que jamás hubiera visitado antes. En algunos paseos estuve sola y en otros acompañada, pero jamás dejé de lado lo que me hace vibrar que es viajar. En esta etapa también cambié de trabajo y ahora me desempeño en una área completamente distinta de la que venía acostumbrada. Tengo desafíos constantes que me ponen a prueba en todas mis capacidades y me ha ayudado a conocerme en facetas que jamás había experimentado.

Este mes fui a una Caminata de Mentoreo de Vital Voices Global Partnership, que se desarrolla en forma simultánea en más de 80 ciudades del mundo. La iniciativa consiste en el trabajo de duplas conformadas por mujeres jóvenes con potencial de liderazgo y líderes destacadas de diversos ámbitos, en la que ambas se involucran en la reflexión sobre sus desafíos profesionales y personales. Una experiencia única donde pude compartir con mi mentora las problemáticas que tengo actualmente en todo ámbito de mi vida. Fue ella quien me metió en mi disco duro mental una nueva interrogante que será mi pregunta del 2017… el para qué de las cosas que hago.

Es importante saber que hay años que hacen preguntas y años que dan las respuestas. Sólo se recupera el control si se empieza a vivir la vida más centrada a tus intereses y valores. Son las pequeñas metas que nos proponemos las que nos define y es necesario tener ese punto de inflexión para decidir qué rumbo se tomará. No tengamos miedo de haber perdido esa guía que tuvimos antes y aprovechemos cada oportunidad para reinventarnos cada día.

La revolución tecnológica: ¿Libertad o servidumbre?

Vivimos en la actualidad un periodo de aceleración del tiempo y complejización del espacio. Un momento de formación de un nuevo tipo de sociedad que se plasma en las transformaciones constantes tanto desde el punto de vista macro, a nivel estatal y del orden global, así como en lo micro, con actitudes o modos de hacer de la vida cotidiana de miles de millones de seres humanos.

La aplicación del avance tecnológico encierra múltiples ventajas pero asimismo varios desafíos. Dentro de lo primero podemos enumerar un sinfín de novedades que han simplificado, mejorado e incluso prolongado la vida humana. En cuanto a lo segundo los riesgos de esta cuarta revolución no son sólo desafiantes sino también peligrosos.

La aplicación de la revolución tecnológica al mercado laboral representa un serio desafío para la calidad de vida de millones de trabajadores como así para la concentración de la riqueza en manos de una minoría global. Hoy en día vivimos en un mundo estructuralmente desigual, donde un grupo de cien personas concentran el mismo porcentaje de riqueza que la mitad de la humanidad, es decir 3500 millones de personas.

Los desarrollos tecnológicos y sus beneficios concentrados en pocas manos no harán más que llevar al fin de la sociedad tal cual la conocemos ya que tales condiciones de inegualidad no podrán sostenerse en el mediano y largo plazo. La tecnología ha incrementado la brecha de forma sustantiva. Ha dejado a muchos fuera de los beneficios que produce ya que se concentran en pocas manos los frutos de la misma.

La concentración de la riqueza y los altos niveles de desigualdad son contrarios al estado liberal democrático vanagloriado en occidente. Pero esto no es lo único que afecta al Estado tal cual lo conocemos. Otro ejemplo de lo mismo es la tecnología aplicada a los negocios  que ha posibilitado el desarrollo de negocios de plataforma global que ven a los límites estatales como meras jurisdicciones donde se desempeñan.

El verdadero desafío de esta nueva revolución es considerar al hombre en el centro de la misma. El avance científico y el desarrollo de la tecnología no tiene sentido si no se encuentra al servicio del ser humano y si lo transforma en siervo.

Es por ello fundamental el rol que la gobernanza,tanto local como internacional, desempeñe para encauzar las transformaciones en beneficios de todos y así posibilitar el desarrollo sustentable a mediano y largo plazo. De ello depende el éxito de la transformación que vivimos.

Finalmente haciendo un análisis de nuestra situación actual y prospección somos poco alentadores en el corto plazo dado las estructuras globales y la efectividad del estado para la reasignación de recursos de forma eficiente. Quizás la complejidad del mundo actual y el resurgimiento de elementos antisistemas y extremistas pueden entenderse frente al agotamiento de un modelo que no da respuestas a las necesidades del hombre y su relación con el cambio constante producto de este proceso de aceleración de la historia que denominamos cuarta revolución. 

En las políticas que se adopten a nivel regional y global veremos si los desafíos se transforman en peligro o en oportunidades para vivir en un mundo no solo más eficiente sino también más justo. El fruto de la innovación es patrimonio de toda la humanidad.