¿Y si hacemos que todo el mundo ande en pijamas por la calle?

Entrevista a Augusto Mustafá, creador de Elepants

 

Después de un día agotador en el trabajo o en la facultad, llegas a casa con ganas de lanzarte en tu cama, encender el televisor, agarrar algo fresco de la heladera y tirar lejos tu ropa para ponerte tu prenda favorita. La pregunta es, ¿por qué esperar hasta terminar el día para estar cómodo cuando podrías estarlo cuando quieras?

Esto mismo se planteó Augusto Mustafá, creador de Elepants, una empresa argentina de pantalones escoceses o tipo pijama. Él utilizaba este estilo de pantalón cuando se le antojaba sin importar la actividad u hora del día, ya fuera después de sus prácticas de rugby o cuando salía de fiesta por las noches. Muchas veces recibió críticas por parte de sus pares. Lo tildaban de “ridículo” y fue esto lo que lo motivó a llevar este estilo al siguiente nivel. “Haré que todo el mundo los use”, fue su respuesta. IMG-20160718-WA0021.jpg

 

“No quiero el negocio familiar, quiero algo propio”

Después de terminar el colegio, Augusto (23) empezó a trabajar en la empresa de su familia, pero esto no llenaba al cien por ciento sus días. “Yo quería hacer algo personal, que me conocieran por mérito propio. Quería romper el estereotipo de lo que hay que usar o no en la calle”, cuenta. Fue así como a sus 19 años, sin conocimiento alguno de vestuario ni ventas, consiguió telas y talleres para confeccionar sus famosos pantalones a cuadrados. Comenzó vendiendo a sus amigos y conocidos a través de las redes sociales y usando su casa como tienda, pero al poco tiempo esta moda se expandió a otros sectores y la demanda aumentó. Al año y medio de esto, se asoció con un amigo y junto a un empleado fundaron “Elepants”. “Trabajábamos de ocho de la mañana hasta las diez de la noche de lunes a lunes. Tenía ganas de darle vida a esto ya que tenía una muy buena respuesta, pero se necesitaba de mucha dedicación para lograrlo”, comenta Augusto o “Tito” como lo llaman sus amigos.

 

¿Cómo pensar en grande siendo tan chicos?

Como el negocio iba viento en popa, el equipo de trabajo también se amplió. La base del emprendimiento es ser una empresa de jóvenes para jóvenes, siendo 27 años el promedio de edad de los empleados. Con el tiempo fueron aprendiendo a responder acorde a las exigencias de lo que supone ser una marca de moda y le dieron la importancia de reunirse una vez a la semana con objetivos por equipo y área, con distintas metodologías de organización y, por sobre todo, que cada sector fuera dueño de sus proyectos. “Tuve que aprender a delegar, a no tener que estar en todos lados y a liderar equipos con gente profesional y más capacitada que yo”, indica Augusto.IMG-20160718-WA0022.jpg

Actualmente, Elepants cuenta con 43 empleados y 100 puntos de venta en todo Argentina, y este año se abrió al mercado paraguayo. En total hay alrededor de 200.000 “Elepants” dando vueltas por el mundo. La empresa se está acomodando y armando equipos para expandirse internacionalmente. “Una persona que tiene voluntad y ganas, puede lograr todo lo que quiera. Hay que preguntar, averiguar, equivocarse siempre, aprender de los errores… el problema es cuando uno tropieza con la misma piedra”, agrega Augusto.

Continue reading…

¿Qué pasó con las potencias emergentes? El caso de los BRICS.

El caso de los BRICS:

¿Qué pasó con las potencias emergentes?

Las potencias emergentes de este siglo parecen estar viviendo una etapa difícil. Los BRICS están atravesando el desafío que determinará su status como potencias emergentes o se transformarán en potencias ‘sumergentes’. ¿Deberán poner en orden sus casas para salir a jugar?

Desde inicios de este siglo parece existir un consenso generalizado de que el mundo se encuentra en una etapa en donde el poder está más desconcentrado, pero que no llega a ser un mundo multipolar. Ciertos países están en mejores condiciones para ascender a una categoría de poder superior a la que tuvieron en décadas anteriores.

Como ejemplo de estos países podemos encontrar al grupo BRICS. Esto nace como reacción a un estudio del grupo de inversión Goldman Sachs de 2001 sobre la capacidad económica, identificando a los mercados que, por su dimensión y crecimiento potencial, podrían lograr un influyente rol como motor de la economía global. Brasil, Rusia, India y China, actuaron como respuesta y vieron esta oportunidad para legitimar su pretensión de protagonismo en el sistema internacional, porque al ser considerados como los futuros motores de la economía mundial, ganaban un disparador para estructurar una estrategia de ascenso como potencias emergentes. Entonces el grupo BRICS surge en un sentido económico para luego transformarse en un foro informal de naciones que buscan incidir en los debates y decisiones de la gobernabilidad global. La incorporación de Sudáfrica, personificando la S del acrónimo BRICS, se da para ganar representatividad pero también obtener alcance político.

Los BRICS ganaron prestigio como las potencias emergentes del Siglo XXI. La atención inicial a sus capacidades reales como el territorio, la población y los recursos materiales, termina viéndose obnubilada por la actividad diplomática de sus funcionarios. Los discursos y análisis pecaron de optimismo sobre la proyección de ascenso de estos países como potencias emergentes. Hoy en día, a 15 años del estudio que dio nacimiento al grupo BRICS, poco se habla de este bloque y la realidad demuestra que cada uno de ellos está enfrentando retos propios y de coyuntura regional, que los llevan a enfocarse primordialmente en su esfera política interna.

Ascenso prematuro

Dentro de la estrategia de los BRICS por posicionarse como potencias emergentes y ser interlocutores válidos entre las ya consideradas potencias y países en desarrollo, se ve la necesidad de reafirmar la condición de ‘emergente’ a través de la construcción de una perspectiva que el resto del mundo tiene de estos países y su correlato en la propia imagen (1).

La mirada externa y la percepción propia construyen una retórica que se basó inicialmente en los recursos reales, pero que luego se transformó en una serie de promesas que no se tradujeron en verdaderas cuotas de poder. Esa tendencia a exagerar el poder, provocó que estas perspectivas proyecten el rol que debería ocupar el país en el futuro asumiendo una tendencia de crecimiento constante, generando la condición de ‘potencia prematura’ (2), sin tener en cuenta otras dimensiones como la política, la militar o la cultural. Continue reading…

Refugiados: la encrucijada europea

“La crisis de los refugiados puede llevar a Europa a redescubrir su alma o a perderla del todo”.
Paolo Gentiloni – Canciller italiano.

Estado de situación
Con la guerra en Libia y Siria y a partir del año 2010 la llegada masiva de refugiados e inmigrantes a través del Mediterráneo y los Balcanes desde África, Medio Oriente y Asia no hizo otra cosa que aumentar de manera extraordinaria. Sólo en 2015 se registró 1.005.504 de migrantes en Europa según los datos provistos por la Organización Internacional para las Migraciones y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los refugiados. Ello genera una ola de tensiones en una Europa sumida en crisis donde los extremismos encuentran terreno fértil para sembrar ideas anti-europeas y racistas. La Comisión Europea buscó imponer cuotas para los países miembros y así repartir el impacto en algunos de los socios como Alemania (“el dorado” de los recién llegados) pero muchos países del Este se negaron a aceptarlo, como fue el caso húngaro. Esto no es solamente una negativa a los migrantes sino al origen religioso de los mismos, que en su mayoría son musulmanes. Los problemas sociales y las minorías musulmanas son una realidad anterior al flujo de los migrantes. La llegada en masa de nuevos contingente de musulmanes no hace más que acrecentar el temor a su integración en el espacio comunitario. El crecimiento de la extrema derecha y el descreimiento en Europa son una clara señal de ello. Los atentados terroristas ocurridos en Madrid, Londres, Paris y Bruselas son vistos como una señal de alerta ante la amenaza del extremismo islámico en una Europa que se define laica pero cuyos hijos caen en manos del extremismo radical.
Todo esto genera un escenario de una gran complejidad donde encontramos la masiva llegada de personas que en gran parte son musulmanas en una Europa sumida en la crisis sin posibilidad de brindar nuevas oportunidades, y donde los extremismos, que parecían olvidados desde la constitución de la Unión, reaparecen. ¿Es quizás, la crisis de los refugiados, el mayor desafío al que se enfrenta la infraestructura comunitaria desde su nacimiento?

Lo cierto es que los refugiados gozan de la protección internacional al tratarse de migrantes forzados y que más allá del impacto que significan para Europa hay países (1) como Turquía (con casi 3 millones de refugiados), Líbano (con más de 1.070.000 refugiados, un 20% de su población) y Jordania (con más de 650.000, 1/13 de su población) donde el impacto es mucho mayor. El pacto celebrado entre la Unión Europea y Turquía no sólo viola los fundamentos de la protección internacional de los refugiados sino que es contrario a la esencia por la cual se constituyó la Unión. El régimen de protección para los refugiados que data de 1951 (Convención Sobre el Estatuto de los Refugiados) y 1967 (su protocolo) muestra serios problemas en su aplicación, reflejando la necesidad de readaptar la infraestructura internacional en estas cuestiones. ¿Acaso un justo reparto entre todos los miembros de Naciones Unidas según sus capacidades no sería una manera efectiva y equitativa para enfrentar una crisis como la actual?
Del número total de migrantes en 2015 en Europa cerca del 70 por ciento (2) se explica solamente por dos países: Siria y Afganistán, más de la mitad sólamente por Siria. Nada hace no suponer que una mejora en la situación de Siria haría descender bruscamente la cantidad de migrantes provenientes de ese país como así gestionar el retorno de aquellos que se encuentran en Europa y así lo requieran. La situación en Siria no es nada simple ante la presencia de los grupos rebeldes, el Estado Islámico, los kurdos y el gobierno de Bashar Al-Assad. La pacificación de la región es determinante para el cese de expulsión de población. La viabilidad de una tregua entre los mencionados actores no parece posible por lo que la partición del territorio sirio no debería dejar de ser una opción a analizar en las negociaciones. La entrada de tropas internacionales en el conflicto no haría más que generar un campo de pólvora listo para explotar agravando la situación no sólo en Siria sino en una región ya dificil. Y teniendo como consecuencia directa un recrudecimiento en la ola de migrantes buscando llegar a Europa o terceros países.

Desafío y oportunidad
Si bien la crisis de los refugiados pone a prueba el funcionamiento de Europa como unión, puede asimismo significar una oportunidad para un continente donde el crecimiento y la innovación han visto mejores tiempos en el pasado. El caso alemán es el más significativo, ya que las previsiones auguran que su población va a decrecer de 81 millones en 2015 a 76 millones en 2050 (3). La necesidad de mano de obra y una historia reciente de incorporación de millones de desplazados luego de la Segunda Guerra lo hacen un caso promisorio. El gran desafío consistirá en transformar en alemanes plenos a los recién llegados y no generar nuevos guettos como los ya existentes con los alemanes de origen turco que varias décadas atrás arribaron como mano de obra en búsqueda de una mejor calidad de vida.
Asimismo existen dentro de todos los países de la Unión una enorme cantidad de pueblos y ciudades pequeñas que han sido expulsores de población autóctona durante décadas. La llegada bien direccionada de los refugiados a determinadas regiones y localidades pueden ser un elemento revitalizador y un remedio al peligro de que finalicen en las periferias de las grandes áreas suburbanas condenados a la miseria y la exclusión.
La solución de la crisis siria y de los refugiados están intrínsecamente interconectadas. El desafío para Europa ya está planteado. O vuelve a los viejos temores y divisiones o continúa con el proceso de unión en cuyas bases la dignidad humana es un pilar. Europa tiene la oportunidad una vez más de estar a la vanguardia de la humanidad y sentar precedente a nivel global. La generosidad europea puede ser la clave para su dinamismo y renacimiento. Su mezquindad la causa de la pérdida de los principios fundacionales y de su alma.

 


  1. https://www.amnesty.org/es/latest/news/2016/02/syrias-refugee-crisis-in-numbers/
  2. http://frontex.europa.eu/assets/Publications/Risk_Analysis/Annual_Risk_Analysis_2015.pdf
  3. http://elbucare.com/2015/09/francia-tendra-mas-de-70-millones-de-habitantes-en-2050/